El fotógrafo Attila Hartwig nos ofrece una serie de fotografías de las novedades de Lange con esfera negra usando la arquitectura como lienzo de fondo.

Si hubo un denominador común en las novedades que A. Lange & Söhne nos presentó durante la pasada edición del ginebrino SIHH este fue el color negro aplicado a muchas de sus esferas. De todas ellas os hemos hablado en distintos artículos publicados en watch-test desde entonces.

Si bien es cierto, y los que nos seguís habitualmente sois perfectamente conocedores de ello, nos caracterizamos por ofreceros textos propios en nuestros artículos, esta es una de las pocas ocasiones en las que pensamos que el esfuerzo de intentar cambiar las palabras de la nota de prensa que nos facilita la manufactura no daría por fruto una mejor exposición del artículo. Así que vamos allá con la explicación que Lange nos ofrece de este experimento acompañada, inevitablemente, de las instantáneas obra de este fotógrafo afincado en Berlín.

El reloj como estructura arquitectónica.

Lange-Attila-Hartwig-1815-Saxonia-Moon-PhaseLa esfera claramente estructurada de un reloj Lange oculta un mecanismo muy complejo que se puede comparar fácilmente con la ubicación de la Ciudad de Las Nubes en Star Wars. El director de desarrollo de productos de A. Lange & Söhne, Anthony de Haas esbozó un escenario de ciencia ficción: “Si pudiéramos convertirnos en un movimiento multinivel de un reloj, estaríamos explorando un universo mecánico en el que todo está diseñado con una precisión arquitectónica y ubicada en el lugar preciso”. Empezando desde una cierta escala, el aparente caos se vuelve organizado, las estructuras son discernibles y el orden se establece.

“La pulcra esfera de un reloj de A. Lange & Söhne se asemeja a una elegante fachada de un edificio moderno” reflexiona Attila Hartwig. El fotógrafo afincado en Berlín retrató recientemente las novedades de este año: el Saxonia Moon Phase, el Saxonia Outsize Date y el 1815 Chronograph. Inspirado en su lúcido diseño de vocabulario, construyó fondos compuestos por paneles de Perspex en capas, prismas y espejos. La transparencia de materiales y superficies reflectoras produce una atmósfera diáfana de rigor arquitectónico.

Los principios de diseño e ingeniería de Lange.

Como resultado de un proceso que combina tecnología progresiva con una finura artesanal y una estética atemporal, los nuevos relojes de Lange reflejan el meticuloso acercamiento de los diseños: “Solo implementamos ajustes en proporciones menores” explica Anthony de Haas, “pero, por supuesto, estos detalles tienen un gran impacto en el atractivo estético de un reloj”.  Por lo tanto, solo un experto notaría que la visualización de la fecha del Saxonia Outsize Date es ligeramente más pequeña que la del Saxonia Moon Phase. Dado que el diámetro de la caja fue reducido de 40 a 38,5 milímetros, de Haas decidió reducir proporcionalmente la dimensión de la fecha panorámica, un 4% exactamente, con el fin de preservar el equilibrio visual.

Lange-Attila-Hartwig-Saxonia-Outsize-Date

La esfera del 1815 Chronograph fue minuciosamente analizada para mejorar su armonía. Debido a la implementación de una escala pulsométrica en la periferia del dial, el radio de la escala de minutos tuvo que reducirse. En consecuencia, las agujas acortaron su longitud y se estrecharon ligeramente.

El negro como elemento de conexión.

Lange-Attila-Hartwig-1815-Chronograph

El color negro de las esferas manufacturadas en plata maciza es el elemento de conexión entre las seis novedades objeto del ensayo de Hartwig. Los fondos oscuros forman un notable contraste con los índices horarios de oro y las inscripciones transferidas en blanco. “Las polaridades sutiles producen las composiciones más vívidas” dice Hartwig. Sus arreglos enfatizan la claridad de las esferas que contrastan deliberadamente con la compleja mecánica que conduce los movimientos de estos guardatiempos.

Lange-Attila-Hartwig-Saxonia-Outsize-Date-1

A pesar de que a primera vista los relojes de A.Lange & Söhne destilan funcionalidad y eficiencia, el proceso de diseño no se adhiere del todo a la doctrina “la forma sigue a la emoción”. Mientras la mayoría de los diseñadores intenta racionalizar sus enfoques y conceptos de modo que puedan justificarse más allá de las categorías estéticas, el equipo de Anthony de Haas elige una ruta diferente: “Por supuesto, la prioridad es siempre la experiencia emocional.”

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.