Según avanzábamos en el artículo general sobre las novedades de A. Lange & Söhne en esta edición del SIHH, éstas han sido pocas pero significativas. En concreto han sido cinco los guardatiempos presentados, entre ellos el Datograph Up/Down sobre el cual ya publicamos el artículo correspondiente hace algunos días.

De los cuatro restantes, tres son variaciones sobre relojes existentes con anterioridad en la colección de la manufactura germana: el Gran Lange 1, el Lange 1 Time Zone y el Saxonia Thin presentado el pasado año y que en esta edición ve la luz en oro blanco.

El quinto, que por tratarse de una novedad absoluta sería el primero de la lista, es el Lange 1 Tourbillon Calendario Perpetuo. Hablemos un poco sobre él y sus características.

Lo que sin duda alguna, sorprende de entrada, son las dos grandes complicaciones que aúna este guardatiempos. Aunque no es el mero hecho de combinarlas lo que hace particularmente atractivo, sino la manera de implementarlas y las indicaciones del calendario perpetuo.
Dada la nitidez, legibilidad y sobriedad del dial de este Lange 1, a primera vista poco podríamos pensar que se trata de un reloj que incorpora un tourbillon y un calendario perpetuo.Por lo que respecta al tourbillon de 1 minuto, únicamente un pequeño detalle nos revela su existencia en el dial: la rúbrica que podemos encontrar justo debajo debajo del índice de las 12 horas en el subdial de la hora. Para contemplarlo en todo su esplendor deberemos darle la vuelta al reloj y sólo entonces se hace visible a través del fondo de cristal de zafiro. De este modo, Lange, en mi opinión muy acertadamente, renuncia a la ostentosidad de mostrar esta complicación en el dial en beneficio de la legibilidad del guardatiempos. Al fin y al cabo, el tourbillon es un mecanismo para compensar las desviaciones en la marcha del reloj debidas a la fuerza de gravedad pero no aporta ninguna información útil sobre la hora. El propietario no precisa verlo constantemente y, con esta configuración, queda reservado para el disfrute en privado de su poseedor.
Siguiendo la premisa de respetar la máxima legibilidad del reloj, que al mismo tiempo aporta elegancia y discreción a su dial, la configuración del calendario perpetuo es totalmente innovadora y renuncia a los típicos subdiales de indicación que, por norma general, suelen impedir una lectura clara de la información aportada. Cierto es que, en este caso, la disposición descentrada de la esfera del Lange 1 ha sido la base ideal para integrar el calendario perpetuo de manera novedosa y sin que ello interrumpa de ningún modo la lectura de la hora.

La gran fecha típica de la manufactura se ubica a la altura de entre las 10 y las 11 del dial mediante dos ventanas enmarcadas en el mismo material de la caja, una para las decenas y otra para las unidades, a través de las cuales se muestran los dígitos de generosas dimensiones. El día de la semana se muestra mediante una aguja de funcionamiento retrógrado apuntando hacia las indicaciones ubicadas de manera que siguen la curvatura exterior del dial en su parte izquierda entre las 8 y las 10.

Quizás la integración e indicación más sorprendente de este nuevo calendario perpetuo es la correspondiente al mes. Los meses del año se han dispuesto en un anillo giratorio en la zona más exterior del dial de manera que podemos leer el mes correspondiente a las 6 en punto. Una pequeña flecha aplicada en el mismo material de la caja y por debajo de la pequeña ventana indicadora del año bisiesto, nos ayuda en la interpretación de esta lectura.
La indicación correspondiente a las fases de la luna, que sólo debe ser corregida una vez cada 122 años, la podemos encontrar en un pequeño subdial, que sirve al mismo tiempo para implementar el pequeño segundero, ubicado a la altura de las 7.
Un punto más a favor de este guardatiempos es el hecho de que la totalidad de las indicaciones del calendario perpetuo avanzan en forma de salto y no de manera progresiva, ayudando a que su lectura resulte inequívoca y no dé lugar a confusión alguna en ningún momento. Adicionalmente, el mecanismo correspondiente al calendario perpetuo se ha construido de manera que sólo deberá avanzarse un día el 1 de marzo del año secular 2100. Dichas correcciones se pueden realizar de manera sencilla, una por una o todas de manera simultánea, gracias al pulsador encastrado en la carrura de la caja.
La última de las indicaciones que nos ofrece el Lange 1 Tourbillon Calendario Perpetuo es la indicación día/noche que se muestra de manera discreta sustituyendo el índice de las 6 en punto en el subdial destinado a la indicación de horas y minutos.

Obviamente y puesto que se trata de un guardatiempos completamente nuevo, su desarrollo ha requerido de un nuevo calibre que, como no podía ser de otro modo, es manufactura. El calibre automático L082.1 late a 21.600 alternancias por hora (3 Hz) e incorpora el mecanismo de parada de segundero, ideal para los que, como en mi caso, deseamos sincronizar de manera exacta y precisa nuestro reloj.

Importante detalle que ratifica el arte relojero de Lange son las dimensiones de este calibre, 34,1 mm de diámetro y 7,8 mm de altura, de manera que se adapta a la perfección a la caja que lo contiene y evita, de este modo, la desagradable impresión que ofrecen los calibres de diámetro reducido en cajas relativamente grandes.

El rotor central está fabricado en oro de 21K y lleva rubricada la firma de la manufactura mientras que la masa oscilante, situada en el borde exterior, está fabricada en platino de manera que aporta mayor inercia al movimiento de remonte gracias a su mayor densidad. La reserva de marcha aportada al movimiento es de unas ideales 50 horas que nos permiten que el reloj no esté en nuestra muñeca durante algo más de 2 días.

El Lange 1 Tourbillon Calendario Perpetuo se presenta en dos versiones, ambas con una caja de contenidas dimensiones de 41,9 mm de diámetro y altura 12,2 mm, considerando las complicaciones que incorpora.
La primera versión corresponde a la referencia 720.032 y corresponde a una caja de oro rojo, agujas también en oro rojo y esfera en plata maciza plateada. La correa es de piel de cocodrilo en tono rojizo con cierre desplegable en oro rojo.
La segunda versión corresponde a la referencia 720.025 y se trata de una edición limitada a 100 piezas en caja de platino con esfera de plata maciza rodiada y agujas en oro rodiado. La correa es de piel de cocodrilo negra con cierre desplegable en platino.
Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

3 comentarios

    Dejar una Respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.