Con este modelo llegamos a la última de las presentaciones de A. Lange & Söhne para este año 2012. No ha sido fortuito el hecho de que hayamos dejado el Saxonia Thin para el final, sino que ha sido debido a que la he considerado una novedad menor (si es que algo de lo que haga Lange se puede considerar menor).

Lo cierto es que el Saxonia Thin fue una de las novedades presentadas el pasado año 2011 y que, en este 2012, la única modificación a la que se ha visto sometido es el material de la caja disponible anteriormente solo en oro rojo y, a partir de ahora, también en oro blanco. Por mucho que las variaciones sean menores, es un verdadero placer observar, y tocar, una pieza de semejante elegancia y sobriedad.

De hecho, estamos hablando del guardatiempos más delgado de la manufactura germana con una altura de caja de 5,9 mm. El diámetro de 40 mm unido al fino bisel del reloj hacen que este parezca algo mayor de lo que es en realidad, pero sin llegar a dar la impresión de desproporcionado que anularía su elegancia implícita.

Todo en este guardatiempos está orientado a obtener la más exquisita sencillez. El dial, en plata maciza plateada, solo ve alterada su nitidez con las justas indicaciones necesarias: por un lado dos estilizadas agujas en forma de lanceta y fabricadas en oro rodiado, por otro, doce delgados índices de oro blanco aplicados en forma de bastón. La literatura que podemos encontrar en la esfera se limita a la rúbrica de la manufactura a las 12 y la típica inscripción “Glashütte I/SA” que la acompaña.

El calibre que late en el interior del Saxonia Thin es el manufactura de remonte manual L093.1 con una altura total de unos espectaculares 2,9 mm y un diámetro de 28 mm. El volante oscila a una frecuencia de 21.600 alternancias por hora (3 Hz) y ofrece una generosa reserva de marcha de 72 horas.

El artículo es tan sencillo como el reloj del que trata, lástima que el primero no consiga siquiera aproximarse a la exquisitez del segundo.

 


Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.