Armin Strom Lady Beat. El System 78 femenino

Con el nuevo Armin Strom Lady Beat, la vanguardista manufactura suiza expande su System 78 a la relojería femenina.

\\ WT REF 71160 Se lee en 5' 25''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

El Armin Strom Lady Beat es una inteligente novedad que nos presenta la firma de Biel/Bienne. La califico de inteligente porque, como se desprende de su nombre, el Lady Beat está diseñado con el público femenino, que a nadie se le escapa es el sector con mayor margen de crecimiento en la relojería de alto nivel.

Armin Strom Lady Beat - system 78 collection

Este Armin Strom Lady Beat se puede calificar también como la versión femenina del fascinante Gravity Equal Force, un innovador y vanguardista reloj que tratamos a fondo en este artículo. En este sentido, Armin Strom demuestra una vez más que le gustan las cosas bien hechas. Mientras muchas marcas se limitan a reducir el diámetro de un reloj masculino cuando quieren lanzar su versión femenina, Armin Strom deja claro que el lady Beat no es un sub-producto sino un reloj co personalidad propia.

Obviamente, el Lady Beat conserva los genes del Gravity Equal Force y del concepto System 78 que ambos relojes comparten. El Lady Beat reduce en 3 milímetros su diámetro con respecto al Gravity, pasando de 41 a 38 mm. También aplica una decoración diferenciada a su esfera para distinguirla de la del Gravity Equal Force masculino.

Armin Strom Lady Beat - white dial

Hasta aquí podríamos pensar que estamos de nuevo ante la típica fórmula que transforma un reloj masculino en uno femenino. Pero no es así. Armin Strom se toma la molestia de rediseñar la caja del Lady Beat e incluso de desarrollar un nuevo movimiento para él; el calibre ALA20.

La geometría de la caja caja sigue basándose en una forma circular, pero en la zona donde se une con la correa no se parece en nada a la del Gravity Equal Force. Mientras que en este encontramos unas modernas asas que parten y sobresalen de la carrura, en el Lady Beat las asas, como tales, desaparecen. No busquemos este clásico elemento externo en este reloj femenino porque no lo encontraremos, por lo menos en su concepto convencional.

Si observamos atentamente la zona superior e inferior de la caja del Lady Beat, apreciaremos que no es estrictamente redonda sino que adquiere una discreta forma ovalada en estos dos puntos. Ello es suficiente para crear el espacio donde se integra la correa

Armin Strom Lady Beat - caseback

Aquí, el termino integrar es real y merecido. En la vista superior, que nos muestra el reverso del reloj, se aprecia que no queda el más mínimo espacio entre la correa y la caja, algo que se reproduce en el anverso del reloj. El efecto estético resultante es sumamente elegante y otorga personalidad propia la Lady Beat.

No obstante, refiriéndome a la correa, por primera vez debo efectuar una crítica sobre un reloj Armin Strom. Observando esta imagen del reverso del Lady Beat, no se aprecia ninguna apertura en la correa que deje al aire un pivote que permita extraerla cómodamente. Por contra deberemos utilizar una herramienta de relojero para introducirla entre el extremo de la correa y la caja para presionar el pasador que las une. Este sistema tiene dos inconvenientes. El primero es que «arrugaremos» la correa. El segundo es que inevitablemente arañaremos la caja.

Se puede argumentar que normalmente cuando extraemos una correa es porque está deteriorada y queremos sustituirla. También es lícito argumentar que un arañazo en al cara interna de esta zona de la caja carece de importancia porque no se ve. Ambos son argumentos aceptables, pero la solución del pivote al aire es tan simple y práctica que no tiene excusa el no implementarla. También puedo pensar que estas imágenes, al tratarse de renders realizados con software, no reflejan exactamente el producto final. De todos modos, se trata de un problema extremadamente fácil de resolver ya que solo afecta a la correa en sí misma y al pasador.

Armin Strom Lady Beat - calibre white

Una primera impresión al  observar la esfera totalmente esqueletizada del Lady Beat es que es idéntica a la del Gravity Equal Force. De hecho, si dejamos ed lado el subdial del tiempo, lo que estamos observando es el movimiento y lo primero que salta a la vista son los tres puentes paralelos que ya forman parte del ADN de la colección System 78.

No obstante, una observación más detallada y el estudio de las características técnicas de este movimiento nos desvelarán que el calibre ALA20, creado para el Lady Beat, poco tiene que ver con el calibre ASB19 que equipa el Gravity y la lista de diferencias no es corta. Vamos a ver las principales:

  • Las dimensiones del ALA20 son distintas, más reducidas
  • Desaparece el sistema de fuerza constante
  • Se sustituye el micro-rotor del ASB19 por un rotor central
  • En la ubicación del micro-rotor ahora se ubica el volante
  • El ALA20 carece de indicador de segundos

Los motivos de estas diferencias son diversos, pero se concentran en los gustos estéticos de las mujeres (según estudio previo) y en sus necesidades prácticas. En este sentido, es evidente que un gran rotor central es más eficiente cargando el muelle motor que un rotor central. La eliminación del complejo sistema de fuerza constante permite disminuir el grosor del calibre y en consecuencia de reloj, lo que beneficia la feminidad del reloj.

Armin Strom Lady Beat - volante

El ubicar el volante donde antes estaba el micro-rotor, visible a través de la esfera, permite mantener un elemento dinámico de continuo movimiento, lo que siempre resulta atractivo. Además, ante la ausencia de segundero, el visualizar las oscilaciones del volante nos permiten comprobar que el reloj funciona.

En cuanto a prestaciones técnicas, las que ofrece el calibre ALA20, la frecuencia de oscilación de su volante es de 25.200 alternancias por hora (3,5 Hz) y ofrece una generosa reserva de marcha de 70 horas. Son cifras prácticamente idénticas a las del calibre ASB19 que solo se diferencian por las 2 horas suplementarias de reserva de marcha que ofrece este último.

En cuanto al tercio izquierdo del anverso del reloj, que de hecho es la parte más convencional de la esfera, sigue ubicando el dial del tiempo en la misma posición que en el Gravity, pero con importantes diferencias estéticas y funcionales. La más evidente es la ausencia de índice de minutos e incluso de horas, lo que parece insinuar que la exactitud no es un parámetro valorado por las mujeres, algo en lo que tengo que disentir. En el apartado estético, en esta zona apreciamos una decoración lineal, original pero no estridente, lo que también le aporta una buena dosis de personalidad al Lady Beat.

Armin Strom Lady Beat

Podemos concluir que el Armin Strom Lady Beat conserva todos los rasgos estilísticos e incluso genéticos del Gravity Equal Force pero adaptados al público femenino. El mérito es que la moderna manufactura suiza no se ha limitado a la típica reducción de un reloj masculino sino que ha partido totalmente de cero.

El Lady Beat conserva lo esencial Equal Force pero aporta todo lo necesario para convertirse en un reloj vanguardista con toque femenino, dos conceptos hasta ahora difíciles, sino imposibles, de ver en el mismo reloj. Y, lo más importante, Armin Strom ha prescindido de engastes de diamantes o de esferas de nácar para crear un reloj destinado a las mujeres, algo de lo que debería aprender la práctica totalidad de marcas del sector.

Armin Strom Lady Beat - duo

De momento, el Lady Beat se ofrece únicamente en acero y con unas dimensionas de 38 milímetros
de diámetro por 11.65 mm
de grosor. Como podemos apreciar en las imágenes, podemos elegir entre dos versiones que difieren en el negro o blanco de la esfera y de la correa. Armin Strom no menciona en el Lady Beat  la posibilidad de personalización que sí ofrece en el Gravity Equal Force, pero me sorprendería que no introdujese esta opción en breve. El precio del Lady Beat es de 16.900 CHF.

\\ WT REF 71160
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 15 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta