Audemars Piguet celebra el 25 aniversario del lanzamiento el Royal Oak Offshore con una casi exacta reedición del modelo original.

En los últimos cincuenta años de la historia de Audemars Piguet hay dos efemérides marcadas al fuego: los nacimientos de los legendarios Royal Oak en 1972 y Royal Oak Offshore veintiun años más tarde, en 1993. Si el Royal Oak diseñado por Gerald Genta simplemente revolucionó el concepto del reloj de lujo, su evolución deportiva creó una tendencia que luego se extendería por el resto de la industria. Para celebrar el 25 aniversario de este icono moderno, la firma de Le Brassus presenta, como avance al SIHH que se celebrará el próximo mes de enero, dos nuevos modelos del ROO:  la reedición del Royal Oak Offshore Selfwinding Chronograph original, así como un nuevo Royal Oak Offshore Tourbillon Chronograph, con una esfera de diseño contemporáneo, desarrollado en dos versiones. Hoy nos encargaremos del primero, mientras reservamos el vanguardista tourbillon para otro artículo que publicaremos en breve.

Audemars Piguet Royal Oak Offshore 25º aniversario

Audemars Piguet Royal Oak Offshore 25º aniversario

Los orígenes: Royal Oak – 1972

Para entender al ROO debemos retroceder veinte años. Cuando Audemars Piguet presentó por primera vez el Royal Oak 5402ST supuso toda una revolución. En la década de 1970 la idea de un reloj de lujo, incluso para Audemars, era un reloj pequeño y delgado, con caja de oro y generalmente con las funciones básicas de horas y minutos, a excepción de un número muy bajo de piezas complejas. Este noble metal transmitía la elegancia, lujo y clase a raudales que reflejaban el elevado status social de su poseedor. Pero el oro tiene una propiedad fantástica que a la vez es su debilidad: posee una alta maleabilidad, o sea,  una gran capacidad de deformarse. Esto implica que un reloj de oro tiene muchos números de rayarse al mínimo roce. Así pues, los relojes de lujo no eran los más apropiados para actividades físicas como el deporte. La gran virtud del Royal Oak fue llenar ese vacío al escoger el acero como materia prima y utilizar un diseño geométrico marcadamente deportivo y totalmente alejado de los cánones que marcaban la estética de los relojes de lujo de principios de los setenta.

Audemars Piguet Royal Oak 1972

Audemars Piguet Royal Oak – 1972 – Ref. 5402ST

Con su deportiva caja fabricada en acero, un bisel octogonal como actor principal, una pulsera integrada, y un precio demencial, el Royal Oak causó un gran estruendo. Audemars Piguet presentó el Royal Oak en la feria de Basilea de 1972 y comenzó su producción con una serie de 1.000 piezas. Si no acertaban con su apuesta, la continuidad de la manufactura de Le Brassus nacida en 1875 quedaría amenazada. Era arriesgado: ¿un reloj de lujo en acero, y encima no han sido capaces de esconder los tornillos?. Además, con un precio de 3.200 dólares, era exageradamente caro, sobretodo si lo comparamos con otra leyenda como el Rolex Submariner, que se vendía por 270 dólares.

Sin embargo, a pesar de lo atrevido de este concepto y de que el mercado tardó algún tiempo en adoptar esta idea de “reloj deportivo de lujo”, el 5402ST se ha convertido en uno de los iconos más importantes de la historia de la relojería. El éxito de ventas y la certeza de que el Royal Oak había abierto un nuevo espacio dentro de la relojería mundial, forzó a los competidores de Audemars Piguet a diseñar sus propios relojes deportivos de lujo en acero: Patek con el Nautilus, Vacheron con el Overseas e IWC con el Ingenieur.

Nace el Royal Oak Offshore – 1993

A principios de la década de 1990, la industria relojera se estaba recuperando lentamente de la crisis del cuarzo, y los relojes producidos seguían siendo bastante discretos. El regreso del reloj mecánico estaba cobrando impulso y la gran mayoría de los relojes de gama alta en el mercado, con la excepción de algunos relojes deportivos, todavía tenían un diseño clásico y eran relativamente pequeños de tamaño. Sin embargo, en 1993, Audemars Piguet volvió a atacar con el lanzamiento del Royal Oak Offshore (ref. 25721ST), un cronógrafo automático de 42 mm que era la versión vitaminada del Royal Oak. La primera idea de la firma de Le Brassus era presentarlo para conmemorar el 20 aniversario del Royal Oak, pero varios atrasos atribuibles a elementos innovadores y a ciertas reticencias internas sobre su éxito, demoraron su salida un año: no todo el mundo tenía claro que un reloj de ese tamaño y contundencia recibiera una buena aceptación del público. En Baselworld 1993, muchos coleccionistas y connaisseurs (incluido Genta) se sintieron decepcionados cuando se presentó el nuevo modelo diseñado por un jovencísimo Emmanuel Gueit, aunque pronto se convirtió en un gran éxito.

Audemars Piguet Royal Oak Offshore 25º aniversario

Audemars Piguet Royal Oak Offshore – 1993 – Ref. 25721ST

Su medidas de 42 mm de diámetro y 15 mm de grosor eran enormes para los estándares de principios de la década de los 90, tanto que algunos lo apodaron “la bestia”. Bajo un número de referencia 25721ST,  el nuevo Royal Oak Offshore mantenía la mayoría de elementos diferenciales del Royal Oak, es decir, la forma general de la caja de acero con un bisel octogonal elevado y ocho tornillo hexagonales, la  esfera con guilloche “tapisserie” y un brazalete integrado. A pesar de ello, el aspecto del Royal Oak Offshore resultaba más robusto, contundente y avasallador gracias a su tamaño. Además, la mezcla de metal y caucho extremaba aún más su look deportivo.

Más de 120 versiones han visto la luz en estos 25 años, incluyendo diferentes complicaciones y una gran variedad de materiales que van desde el básico acero hasta metales tan raros como el tantalio, pasando por la cerámica, el carbono forjado o el caucho. Cronógrafos, sólo hora, diver, tourbillon, esqueletados o calendarios perpétuos… diámetros de 37, 42 o 44 mm… multitud de combinaciones cromáticas… En total más de 120 versiones han visto la luz en estos 25 años, incluyendo los dos restylings en 2006 y 2014 (ver el análisis en este artículo).
Dejando de lado preferencias y gustos personales, no hay discusión posible sobre el significativo impacto e influencia que ha tenido el Royal Oak Offshore en el diseño de los relojes deportivos posteriores, siendo un modelo en el que se han inspirado muchas marcas en su intento por captar parte del éxito de Audemars Piguet. Curiosamente (o no), vemos como se repite el mismo efecto que causó el Royal Oak en 1972.

Continua leyendo este artículo. Páginas: 1 2

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

2 comentarios

    Dejar una Respuesta

    ¿Te apasionan los relojes?

    ¿Te apasionan los relojes?

    A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

    ¡Genial! Ahora, revisa tu email.