En el año 2005 se inició la restauración del Teatro Bolshói de Moscú, notablemente deteriorado como consecuencia inevitable de los múltiples avatares que a sufrido a lo largo de sus 235 años de historia . La reapertura de este fastuoso recinto, una de los grandes iconos de la música clásica y muy especialmente del ballet, se ha celebrado el 20 de noviembre con la representación de “La Bella Durmiente” de Piotr Ilich Tchaikovsky.
Conmemorando este evento, Audemars Piguet ha lanzado una edición especial de su Jules Audemars Extraplano. Esta serie está limitada a 99 ejemplares, 50 en oro rosa y 49 en oro blanco. El pretexto de esta cifra, tan válido como cualquier otro, es la diferencia de edad entre ambas instituciones: El Bolshói inaugurado en 1780 y Audemars Piguet fundada en 1875.
Es innegable que el reloj elegido para esta ocasión es el más adecuado de la colección Audemars Piguet. Se trata de un Jules Audemars Extraplano equipado con el calibre 2120, cuya clase y elegancia encaja a la perfección con la imagen del Bolshói y de las obras que en el se representan. Se trata de un reloj extremadamente discreto y carente de complicaciones. Unicamente dos agujas que nos indican la hora y los minutos.
La particularidad de estas ediciones especiales la encontramos en su esfera de color antracita y en el propio mecanismo, concretamente en la masa oscilante esqueletizada del calibre 2120, que está gravada con la esfinge del Teatro.
Rompiendo mi norma habitual, debido al contraste de tonos, encuentro más atractiva la versión en oro rosa que la de oro blanco. Esta última, aunque indudablemente elegante y discreta, peca un tanto de monotonía por su coincidencia de tonos.
Si observáis la imagen oficial, a pesar de ser en color RGB parece haber sido editada en blanco y negro. De todos modos, tampoco nos pelearemos por una versión u otra, ya que como es habitual en este tipo de ediciones muy limitadas, seguro que todos los ejemplares ya están adjudicados.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

2 comentarios

  1. Precioso reloj, lastima que no llegue en forma de serie normal y ya si llegara en acero ni hablamos…
    Aunque en serie limitada parece que AP empieza a entender que no todo en la vida son Off Shore.

  2. Cierto. De hecho este modelo ya existe en producción normal, pero su esfera es mucho menos atractiva.

    En cuanto al acero, lo dudo mucho. Ya sabes que “los grandes” son poco propensos a elo, y menos en sus relojes clásicos.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.