Audemars Piguet presentó en el pasado SIHH dos modelos esqueletizados para celebrar el 40ª aniversario de la aparición del Royal Oak. El primero ya os lo presentamos el pasado noviembre, el Royal Oak Esqueleto 40ª Aniversario Extra-plano. El otro, sobre el que hoy hablaremos, es el Royal Oak Esqueleto Tourbillon 40ª Aniversario Extra-plano, una edición limitada a 40 unidades, bajo la referencia 26511PT.
Realizada en platino, esta pieza aniversario presenta una caja de 41 mm de diámetro, el nuevo tamaño que tendrán muchos de los nuevos modelos de la gama Royal Oak a partir de este año.
Como no podía ser de otro modo, esta caja sigue conservando los rasgos característicos de este icónico modelo, con el bisel octogonal y sus ocho tornillos hexagonales pulidos y sujetos por el fondo con ocho tuercas. El contraste ente el acabado cepillado general y los cantos pulidos me sigue pareciendo realmente espectacular, conformando una de las mejores cajas que podemos encontrar en el panorama relojero actual.
120227-2
Asimismo, el brazalete sigue con su diseño integrado en la caja y construido “en caída”, con eslabones de ancho decreciente y totalmente distintos entre ellos. La nueva hebilla desplegable, igualmente de platino, se caracteriza por un sistema de cierre de doble seguridad. Con una hermeticidad de 50 metros, dispone de un cristal y fondo de zafiro con tratamiento antirreflejos.
Así como el anterior esqueleto adolece de evidentes problemas de legibilidad, el Royal Oak Tourbillón tiene una lectura bastante clara, gracias a la estructura minimalista de dicho dial esqueletizado. Sus líneas curvas conforman un entramado con un acertado diseño ligero y moderno, de un color gris antracita que contrasta con el gris de los aceros y el oro del barrilete, volante y ruedas. Los índices y agujas están realizadas en oro blanco, con aplicaciones de material luminiscente. Además, el calibre agrupa sus componentes en la parte derecha de la esfera, dejando la zona izquierda totalmente libre, aumentando la sensación de “vacío” y profundidad.
El tourbillon lo encontramos dispuesto a las 6 horas. Recordemos que Audemars Piguet fue la primera manufactura en integrar este mecanismo en un reloj de pulsera fabricado en serie el año 1986.
120227-3
Este Royal Oak alberga el nuevo calibre manufactura 2924 de carga manual, latiendo a una frecuencia de 21.600 alternancias por hora (3 Hz). Sus escasos 4,46 mm de altura lo hacen merecedor, sin lugar a dudas, del calificativo de extra-plano, permitiendo a este modelo lucir un reducido grosor de 8,85 mm. Una característica importante a destacar es su elevada reserva de marcha de 70 horas.
No soy demasiado entusiasta de los relojes esqueleto ni del tourbillon, pero con este Royal Oak, la manufactura de Le Brassus ha logrado, en mi opinión, un diseño realmente acertado.

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

1 comentario

    Dejar una Respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.