Baume & Mercier era una de las pocas marcas que quedaban por presentar la habitual novedad pre-SIHH. Digo era, porque acaba de oficializar una nueva variante de su exitoso Capeland, que podremos ver en enero en el prestigioso salón ginebrino.

De hecho se trata de una novedad relativamente menor, ya que mantiene las dimensiones, diseño y mecánica del Capeland presentado en el SIHH 2011. La variación la encontramos en su esfera de color negro y en sus agujas y escala taquimétrica de color dorado.

El Capeland es un modelo inspirado en un cronógrafo Baume & Mercier de los años 40. Esta reinterpretación moderna ha mantenido con bastante fidelidad la estética y el esquema de las indicaciones del modelo histórico. Destaca especialmente por su doble escala: la telemétrica ubicada en el perímetro de la esfera y la taquimétrica situada en la zona central. La numeración de las horas, del tipo latino, respeta la tipografía original, lo que le aporta ese aire “vintage” tan característico.

 

El contador de minutos y el pequeño segundero incrementan notablemente su tamaño con respecto al original, beneficiando así su legibilidad. Un elemento propio se este modelo contemporáneo es el pequeño fechador ubicado entre las 4 y las 5 horas.

Su mecanismo es el calibre de carga automática La Joux-Perret 8147-2, con esquema bi-compax, que se puede observar a través del fondo de la caja de cristal de zafiro. Se trata de un movimiento con función de cronógrafo flyback, frecuencia de oscilación de 28.800 alternancias por hora y 42 horas de reserva de marcha. Este calibre está razonablemente acabado, con la platina perlada y los puentes y masa oscilante con la característica decoración Côtes de Genève

Esta nueva combinación de colores le aporta al Capeland un aspecto algo más retro, pero tengo alguna duda en cuanto a su legibilidad. Me da la sensación que el modelo original, con esfera blanca plateada y agujas azuladas, ofrece un contraste superior.

Preferencias estéticas aparte, el Capeland es un gran acierto por parte de Baume & Mercier. Su caja de acero, con 44 mm de diámetro, puede resultar excesivo para muñecas pequeñas, pero la imagen que transmite es muy polifacética. Encaja plenamente como reloj deportivo, al igual que lo hace como reloj “de vestir”. Una correa de piel de aligator sin los pespuntes blancos incrementaría aun más esta última utilidad.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.


 

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

1 comentario

    Dejar una Respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.