Blancpain

Jean-Jacques Blancpain fundó Blancpain en 1735, creando su primer taller en el piso superior de su casa en Villeret, en el actual Jura Bernés. En 1815, su bisnieto Frédéric-Louis modernizó los métodos de producción y transformó el tradicional taller artesanal en una empresa industrial capaz de producir en serie los relojes Blancpain.

El año 1932 vio el fin de la gestión familiar de la empresa a la muerte de Frédéric-Emile Blancpain. Al año siguiente, los dos miembros del personal que habían estado más cerca de Frédéric-Emile, Betty Fiechter y André Léal, compraron el negocio, pasándose a llamar «Rayville S.A., succ. De Blancpain”. Entre los relojes Blancpain más exitosos figura el Fifty Fathoms, lanzado en 1953 y que se fabricaba a la medida de los submarinistas del ejército francés.

Después de integrarse a finales de los 50 en la Société suisse pour l’industrie horlogère (SSIH), futuro grupo Swatch, la firma fue comprada en 1983 por Jacques Piguet, hijo de Frédéric Piguet y director de la compañía de ese nombre, y Jean-Claude Biver, entonces empleado por el SSIH. La empresa se instaló en Le Brassus y desde entonces se comercializó bajo el nombre de Blancpain SA. En 2010 se fusiona con Frédéric Piguet. Marc Hayek, el nieto del fundador y presidente del Swatch Group, Nicolas Hayek, es el CEO de la compañía desde 2002.

Desde 1735 Blancpain crea relojes mecánicos de referencia. Al mismo tiempo que actúa como adalid de la tradición relojera, busca sorprender a través del espíritu innovador y el gusto por la provocación. El respeto de la propia tradición relojera no supone un freno a la hora de innovar, sino al contrario: el pasado de la Manufactura de Le Brassus es una fuente inagotable de ideas.

1 2 3 5