Blancpain Fifty Fathoms No Rad

Tributo a uno de los Fifty Fathoms más icónicos de Blancpain, la firma lanza el nuevo No Radiations en edición limitada a 500 unidades.

\\ WT REF 73578 Se lee en 6' 29''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Nacido en 1953, el Blancpain Fifty Fathoms es uno de los relojes de buceo más legendarios de la historia y uno de los primeros diver profesionales. Una de sus versiones fabricada para los buzos de la Marina alemana se caracterizaba por estar marcado con el logo no radiations, indicando que Blancpain no utilizaba materiales luminiscentes con radio. Este signo distintivo en la esfera del reloj forjó su éxito; la pieza original y sus diferentes versiones actualmente se encuentran entre los modelos Fifty Fathoms más icónicos, a los cuales el nuevo Fifty Fathoms No Radiations hace honor.

Blancpain Fifty Fathoms No Radiations

Blancpain Fifty Fathoms, un icono de la relojería

Una fecha crucial en la historia de Blancpain tuvo lugar cuando Jean-Jacques Fiechter, un enamorado del buceo, tomó el timón de la firma en 1950 comenzando a trabajar en un instrumento fiable y robusto capaz de acompañarlo en su pasión subacuática. En su pensamiento estaba que los relojes de buceo, un género poco desarrollado en la época, debían ser cruciales en la medición de los tiempos de inmersión y la capacidad de cronometrar las diversas operaciones subacuáticas posibles.

Jean-Jacques Fiechter, CEO de Blancpain entre 1950 y 1980

Jean-Jacques Fiechter, CEO de Blancpain entre 1950 y 1980

Paralelamente, el Capitán Robert «Bob» Maloubier y el teniente Claude Riffaud, co-fundador de la unidad de élite de los «Nageurs de combat» de la Marina francesa, buscaban un reloj capaz de asegurar su exactitud y la legibilidad durante sus misiones subacuáticas. Como no encuentran en el mercado un modelo que cumpla sus expectativas, presentan el proyecto a Blancpain. Evidentemente, Jean-Jacques Fietcher acepta el desafío de presentarles un reloj de pulsera capaz de resistir la presión de las profundidades y con una garantía de fiabilidad absoluta, que debía ser crucial en la medición de los tiempos de inmersión y la capacidad de cronometrar las diversas operaciones subacuáticas posibles, garantizando la supervivencia de los buceadores.

Fue todo un desafío, pues en aquella época aún no existía ningún precedente relojero del que pudieran partir. Guiándose por sus propias experiencias, definió y desarrolló las especificaciones fundamentales que debía tener un reloj de buceo: agujas e índices luminiscentes que contrastaran con una esfera oscura, un bisel giratorio protegido, un movimiento automático, una perfecta estanquidad y una caja antimagnética. Estas «bondades» se han convertido en normativas en nuestra definición de reloj de buceo según la ISO 6425, pero en esos días todo lo que tenían como referencia era una hoja de papel en blanco.

Modelo original del Blancpain Fifty Fathoms, 1953

Modelo original del Blancpain Fifty Fathoms, 1953

¿Y de dónde proviene su nombre?. Sabiendo que la unidad tradicional de medición de la profundidad es la «braza» (fathoms en inglés), tiene origen en la técnica utilizada por los marineros consistente en lanzar al mar una cuerda con una plomada hasta el fondo marino, para recuperarla luego contando el número de brazadas. La profundidad máxima alcanzada por los buceadores en esa época era de unas 50 brazas (91,45 metros), por lo que las especificaciones presentadas por la Marina francesa concretaban que el reloj debía ser capaz de acompañar a sus buzos hasta esta profundidad. Un año más tarde, en 1953, Blancpain presenta el resultado: nace el Fifthy Fathoms.

Blancpain Fifty Fathoms No Rad

Blancpain Fifty Fathoms RPG1, años 60

Blancpain desarrolló a mediados de la década de 1960 un reloj para el ejército alemán, o Bundeswehr, el llamado modelo Fifty Fathoms RPG 1, o Bund No Rad. Este reloj equipó al Kampfschwimmer, la unidad de élite alemana de sus buceadores, hasta principios de la década de 1970. El atributo distintivo del RPG 1 fue el logotipo «No Radiations» que se encuentra a las 6 en punto en el dial.

Blancpain Fifty Fathoms No Radiations

Cuando llegó la década de 1960 y se hizo evidente lo peligroso que era el radio (y los efectos negativos para la salud que podría tener en quienes se exponían a él), Blancpain lo sustituyó por el menos nocivo tritio y presentó una de las versiones más icónicas del Fifty Fathoms, gracias a su esfera «No Radiations». Fue diseñada para identificar claramente que no utilizaba materiales radiactivos para fabricar la sustancia luminiscente en la esfera. Pero casi tan importante como el hecho es su comunicación, y Blancpain  lo hizo a lo grande: un gran log en vistosos rojo y amarillo, con una X cruzando el símbolo de radiación y el texto «No Radiations», que no da lugar a equivocaciones.

Blancpain Fifty Fathoms No Rad

La nueva versión que hoy os presentamos casi clava las medidas del original, unos 40,30 mm de diámetro y 13,23 mm de grosor que se me antojan ideales para que un reloj de submarinismo sea perfectamente legible a la vez que cómodo de llevar. Recodemos que en 2010, Blancpain lanzó otra edición limitada a 500 unidades con el mismo diseño de esfera, aunque en esa ocasión era en caja de 45 mm.

Aunque mantiene el diseño, medidas y también está fabricado en acero, hay ciertas evidentes diferencias con el modelo de los 60. En primer lugar, el inserto del bisel unidireccional es de zafiro y tiene una geometría convexa que juega con el cristal también de zafiro y de estética vintage, un elemento que crea un efecto distorsionador en el perímetro de la esfera. Por su parte, la luminiscencia beige de su escala de 60 minutos mantiene el mismo aspecto patinado que los índices y el lume de la esfera. La caja ofrece una excelente hermeticidad de 300 metros, un dato grabado junto al número de edición limitada en el anillo de acero que rodea el fondo de zafiro.

Blancpain Fifty Fathoms No Rad

La caja está completamente pulida, un acabado que si bien coincide con el diseño habitual de los Fifty Fathoms actuales, hubiera sido genial ver este modelo en un acabado cepillado que reforzara su imagen instrumental. Otro detalle a comentar es el grabado lateral de Blancpain que no estaba presente en el original y que resulta totalmente prescindible.

El modelo de los años 60 tenía un perfil marcadamente diferente, sin los (discretos) protectores de corona, asas cónicas más largas y estrechas, y un inserto de bisel plano en baquelita con una escala en gris claro. Como vemos, el objetivo no es reeditar este reloj, sino capturar su espíritu manteniendo su diseño global pero adaptándolo a las líneas más modernas y actuales de la colección.

Sin embargo, la esfera es prácticamente idéntica. Sobre un uniforme fondo negro mate se dispone una minimalista escala circular de minutos/segundos perimetral en plateado (casi invisible si lo miramos en perpendicular debido a la distorsión que crea el zafiro), ocho grandes índices horarios redondos complementados por dos rectangulares a las 6 y 9 horas y el característico índice en forma de diamante a las 12 horas, todos ellos pintados en Super-LumiNova beige. La ventana de fecha a las tres horas implementa un ancho marco blanco y un fondo del mismo color. Naturalmente, el protagonismo absoluto es para el logo «No Radiations» a las 6 en punto. Por último, los nombre de Blancpain y Fifty Fathoms aparecen, serigrafiados, bajo las 12 horas.

Blancpain Fifty Fathoms No Rad

Las manecillas de horas y minutos son el elemento en la esfera que más difiere, si bien levemente, respecto al original: ahora tienen una forma completamente recta, mientras que el vintage su anchura aumentaba desde su eje hacia su extremo. Del mismo modo que la fina segundera, son de color blanco y están rellenas en Super-LumiNova beige.

El Blancpain Fifty Fathoms No Rad implementa el esperado calibre 1151, un mecanismo manufactura de remonte automático magníficamente decorado con Côtes de Genève y biselado pulido a lo largo de los puentes, así como un rotor de oro revestido con una aleación de platino para obtener un color más oscuro y una apertura en forma de cartucho. Según Blancpain, esto es «un guiño a algunos de los relojes históricos de la colección, incluido el primer Fifty Fathoms. Este detalle, ahora atípico, se utilizó anteriormente para aumentar la flexibilidad de la masa oscilante con el fin de salvaguardar el movimiento de posibles impactos »

Blancpain Fifty Fathoms No Rad

Dotado con un espiral de silicio y dos barriletes, el Calibre 1151 ofrece una enorme reserva de energía de 100 horas a una frecuencia 21.600 alternancias por hora. Aunque esta frecuencia más lenta que la media puede ser divisiva entre los entusiastas, la reserva de energía extendida es un gran beneficio y el aspecto de ritmo más lento agrega autenticidad a la sensación vintage del diseño.

Para completar el look vintage de inspiración militar, Blancpain combina el Fifty Fathoms No Rad con una clásica correa negra tropical. Hecha de goma flexible y perforada para facilitar la transpiración, es una opción casual versátil y resistente  sin dejar de ser fiel al original. Probablemente no sería mi primera elección, por lo que la anchura entre asas de 20 mm nos permitirá encontrar fácilmente una correa de cuero o NATO más adecuada a nuestros gustos. Por cierto, el práctico detalle de que las asas estén perforadas hará que la temida operación de cambio de correa sea rápida e indolora.

Limitado a 500 unidades, el precio del Blancpain Fifty Fathoms No RAdiations es de 13.180 €.

\\ WT REF 73578
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

Dejar una Respuesta