Breguet

Breguet debe su origen al relojero más importante de la historia, Abraham-Louis Breguet (1747-1823). En el haber de este relojero se encuentran algunas de la mas importantes innovaciones técnicas de la historia de la relojería, como puede ser el movimiento automático, la «espiral Breguet» o el sistema Antichoque. Su gran labor inventiva también ese extendió a la invención de nuevas complicaciones, de entre las que destaca el Tourbillon, su creación más emblemática.

Actualmente Breguet forma parte del Grupo Swatch y es considerada como su marca bandera. Sus relojes se fabrican en una moderna manufactura ubicada en la población de L’Orient sita en pleno Vallée de Joux suizo.

Los signos que forman parte del ADN de Breguet y que caracterizan estéticamente sus relojes son la decoración guilloché de sus esferas, la carrura acanalada de sus cajas, la firma secreta y las características agujas y números que en el mundo de la relojería se conocen por el nombre de «tipo Breguet».

La mayor parte de las colecciones que componen el catálogo actual de Breguet son de corte clásico aunque habría que hacer dos distinciones. La colección Tradition, que retomando la estética y el esquema técnico de los míticos relojes de suscripción concebidos por A.-L. Breguet, lo transforma en un reloj de carácter extremadamente vanguardista. La segunda excepción es la colección Type XX, un reloj diseñado en los años cincuenta para las fuerzas aeronavales francesas, que ha derivado en los Type XXI y Type XXII.

Breguet también produce relojes destinados al público femenino, entre los que encontramos su colección de relojes joya del más alto nivel y también su prestigiosa y original colección «Reine de Naples«, inspirada por un antiguo reloj de brazalete que A.-L. Breguet creó para la hermana de Bonaparte, Carolina, reina de Nápoles.