Como ocurre cada año, Chopard lanza al mercado un Mille Miglia en edición limitada, en esta ocasión se trata concretamente del Migle Miglia GMT Chrono 2012. En la reciente presentación del Grand Prix de Monaco Historique Chronograph 2012, os comentaba que los Monaco representaban la vertiente más clásica de los relojes que componen dicha colección. Más numerosos, los Mille Miglia, normalmente adquieren un diseño más contemporáneo, algo que podéis apreciar en el reciente test de Jordi sobre el Mille Miglia GT XL Chrono Speed Silver.  Este nuevo Mille Miglia 2012 rompe dicha tendencia, ya que tanto por su tamaño como por el diseño de pulsadores y de esfera, se acerca más a los Monaco que a la mayoría de modelos Mille Miglia.
Como es habitual en la edición especial anual Mille Miglia, se trata de una edición limitada. En este caso se producirán 2012 ejemplares en acero y 250 en oro rosa. La caja es el primer elemento que delata el carácter más conservador de la edición 2012, ya que sus 42,4 milímetros de diámetro, mismo tamaño que el Monaco, se alejan bastante de los 44 milímetros de la edición 2012. También siguiendo la estela del Monaco, los pulsadores del cronógrafo son cilíndricos, desmarcándose del habitual diseño rectangular de sus predecesores.

 

En la esfera desaparecen los números 12 y 6 impresos en el cristal de otros Mille Miglia. Probablemente esta original solución estética es la que infunde más carácter propio a estos relojes, pero también la que resulta más chocante a los clientes más discretos. Con ello se pierde un tanto la imagen de reloj deportivo extremo y se gama versatilidad.
El detalle más diferenciador de la esfera del Migle Miglia GMT Chrono 2012 es el diseño de los contadores del cronógrafo. Ubicados como es habitual a las 12 y a las 6 horas, estos contadores mantienen el gran tamaño habitual, pero adoptan un diseño ciertamente original y poco corriente.
Sin normalmente los índices ocupan el perímetro más externo de los contadores, en este caso se ubican en su zona central. En el caso del contador de 30 minutos emplazado a las 12, apreciamos las cifras 10, 20 y 30 en la zona más externa rodeando los índices rectangulares. Los correspondientes a los minutos 5, 15 y 25 se extienden hasta el mismo borde del contador, diferenciándose claramente de los demás. para el contador de 12 horas ubicado a las 6 se utiliza la misma solución, pero con su escala correspondiente. Sin duda, es probable que en una primera impresión este particular diseño nos resulte chocante, pero también me da la impresión que, una vez habituados, nos proporcione una rapidez y precisión de lectura mayor que la habitual.
En el perímetro más externo de la esfera encontramos la escala taquimétrica típica de la mayoría de cronógrafos. En el bisel se ubica la escala de 245 horas, correspondiente al segundo huso horario de su función GMT, que se indica mediante una aguja central terminada en una gran punta de color blanco.
El fondo de la caja de este Migle Miglia GMT Chrono 2012 es opaco y lleva la acostumbrada inscripción 1000 MIGLIA, así como el número individual de cada reloj. En este fondo es donde encontramos otro detalle estético que se aparta de cualquier reloj que yo conozca. Una segmento importante de su perímetro esta decorado con estilo perlado. Este tipo de acabado lo encontramos en prácticamente todos los relojes de gama alta, pero no aplicado en algún elemento externo, sino en la platina de su movimiento. Una solución ciertamente asombrosa y sin duda original.
Como es habitual en todos los relojes Chopard de su linea Sport, el mecanismo que los equipa no es ningún prestigioso L.U.C., calibre que la firma reserva para su colección más elitista. Chopard no menciona el origen de este movimiento, pero conociendo a sus predecesores y dadas sus características báscias de 28.800 alternancias/hora y 48 horas de reserva de marcha, lo más probable es que se trate de un Valjoux (ahora ETA) 7750 con un módulo GMT añadido.

En resumen, este nuevo Mille Miglia 2012 se caracteriza por su neutralidad estética, ubicándose a medio camino entre los Monaco y los Mille Miglia habituales. Su aspecto visual no es el de un cronógrafo deportivo extremo, pero tampoco es el de un cronógrafo clásico con reminiscencias “vintage”. Esta neutralidad le aporta una versatilidad de uso muy a valorar, sin olvidar esos detalles estéticos que le confieren una originalidad funcional exenta de cualquier extravagancia.

Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

AYÚDANOS A MEJORAR. VALORA ESTE ARTÍCULO.
[Total: 0 Valoración: 0]

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.