La relación de DeWitt con la subasta Only Watch siempre ha coincidido con años impares. Fundada por Jérôme de Witt, la firma lanzó en 2003 su primer modelo, el Presy Grande Complication, y después de haber participado en el evento del 2005, 2007 y en 2011 con el X-Watch, este año dona el Twenty-8-Eight Skeleton Tourbillon High Jewelry.

Este guardatiempos con referencia T8.TH.021, muestra sutiles diferencias respecto al ya conocido Twenty-8-Eight Skeleton Tourbillon 009 presentado el año pasado. Recordemos que el primer Twenty-8-Eight Tourbillón, lanzado en 2010, supuso un punto de inflexión para la marca gracias a su Calibre DW8028, el primer movimiento Tourbillon totalmente desarrollado y producido en la Manufactura.

La arquitectura de la caja de 43 mm en oro blanco nos delata rápidamente su orígen gracias a las columnas imperiales que decoran la carrura, una característica típica presente en la práctica totalidad de las obras de DeWitt, esta vez bajo unas formas más suaves y discretas que las de la colección Academia, más marcadas y agresivas. El bisel exterior presenta un engastado de 36 diamantes talla baguette y 96 de talla brillante, que rodean un bisel interior decorado con las geométricas formas de media columna. El conjunto de los diamantes alcanza los 3,7 quilates.

130824-02

El carácter tan marcado y particular que imprime DeWitt en sus creaciones conlleva que su acogida se sitúen en dos polos opuestos y sin término medio: o lo amas, o lo odias. Por suerte, las formas más suavizadas del Twenty-8-Eight ofrecen una buena alternativa a los amantes de la relojería que no se sienten atraídos por la dura geometría de los Academia o Furtive. A pesar de ello, lo que no varía es la contundencia que DeWitt propone en sus referencias: con un grosor de 10,78 mm resulta un reloj de imagen fuerte y robusta.

130824-03Mientras la colección Twenty-8-Eight Tourbillon presenta esferas de diseño art déco, la configuración de este esqueleto resulta un sutil juego de curvas, círculos y líneas rectas que culminan en el logo W esqueletizado a las 9 horas, todo ello acabado con un bello tono blanco nacarado. Este color lo diferencia del color negro del T8.TH.009 ya existente, y junto a la restricción del uso de oro amarillo al volante y rueda de escape le otorgan esa individualidad única necesaria para formar parte de la subasta Only Watch.

En esta minimalista esfera destacan en idéntica proporción visual el tourbillon a las 6 horas y el barrilete, también esqueletizado, a las 12 horas, aunque la dinámica visión de la rotación del tourbillon capte inmediatamente toda nuestra atención.

Otorgando una gran profundidad a la esfera, un anillo inclinado perimetral rodea todo el movimiento y lo “conecta” con el bisel. Realizado también en oro blanco, presenta un tratamiento superficial de ennegrecido con un alto contraste, ya sea con el blanco del movimiento al que enmarca, o con el bisel de diamantes. Dicho anillo está decorado con cuatro logos “W” situados en los cuatro puntos cardinales, acompañados por ocho diamantes de talla brillante engastados en las posiciones horarias restantes. Aunque no soy un gran amante de los engastados, cabe reconocer que tal profusión diamantífera resulta hasta cierto punto discreta, sobretodo gracias al uso del oro blanco en la fabricación de la caja que consigue atenuar la fuerte presencia y contraste de dichas piedras preciosas.

Como es habitual en los guardatiempos donados por las diferentes firmas, en el anillo de la trasera lleva grabado el motivo de ser de esta pieza: “Only Watch 2013”. A través del zafiro que enmarca podemos admirar el reverso del movimiento: el Calibre DW8028 es un movimiento mecánico tourbillon de remonte manual con unas medidas de 33 mm de diámetro y 6,1 mm de grosor. Fuertemente esqueletizado y formado por 185 componentes, presenta una reserva de marcha de 72 horas y late a 18.000 alternancias por hora (2,5 Hz).

Los acabados, tal como nos acostumbra la marca, son de muy alta calidad; la platina, puentes e incluso tornillos están biselados y pulidos. Especialmente llamativa es la alternancia de acabado pulido y satinado en las columnas que rodean la luneta de zafiro. Otro aspecto que merece que destaquemos es un hecho habitual en los guardatiempos manufacturados por DeWitt: cada reloj es montado por completo, ajustado y probado por un maestro relojero. En la subasta, se espera que alcance un precio de entre 250.000 y 300.000 euros.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.