François-Paul Journe apoyará, en modo de esponsorización, a su compatriota Jean Alesi en las míticas 500 millas de Indianápolis, donde pilotará con un Centigraphe Sport en su muñeca. De hecho apoyará tanto a Alesi como a su equipo, ya que su Lotus también lucirá el nombre F.P. Journe. Para ser más exactos, la inscripción que veremos en los laterales del Lotus y en sus alerones delantero y trasero será fpjourne.com S watches. Esta S mayúscula, de Sport, y el hecho de crear una web especial solo para este evento: www.fpjourne.com/indy500, son datos significativos por lo que parecen implicar en cuanto a la estrategia de producto de la firma ginebrina.

Ante la sorpresa de muchos, Journe lanzó ya hace más de un año, una nueva colección de relojes de caracter deportivo con el nombre Linesport. La sorpresa se debe al caracter indiscutiblemente clásico de todos los relojes que F.P. Journe había creado hasta la fecha. No sería exagerado afirmar que, entre los coleccionistas y entendidos, ya se considera a Journe como el más claro descendiente contemporaneo de firmas como Patek Philippe, Audemars Piguet o Vacheron Constantin. F.P. Journe comparte con ellas dos valores que fueron clave en sus inicios y en su éxito: innovación y clasicismo.

Centigraphe Sport

Por ello, después de haber conseguido en un tiempo record un reconocimiento unánime, no deja de ser un riesgo implantar una gama de relojes de caracter deportivo. Obviamente, esta decisión amplía enormemente el campo de negocio de F.P. Journe, pero ¿como lo percibirán sus clientes más apasionados?. La respuesta es difícil de predecir, pero creo que depende en gran medida de la estrategia que F.P. Journe siga con su Linesport.

Precisamente, las tres firmas mencionadas anteriormente, Patek, Audemars y Vacheron, en su momento tomaron la misma decisión, lanzando al mercado respectivamente sus Nautilus, Royal Oak y Overseas, tres relojes de caracter deportivo que se apartaban radicalmente de todo lo que habían creado. Es posible que François-Paul haya seguido este modelo, especialmente si tenemos en cuenta el resultado que tuvieron para las firmas que los crearon. El Nautilus y el Royal Oak, fueron y siguen siendo un éxito absoluto. El Overseas, a pesar de ser un gran reloj, nuca ha alcanzado el estatus legendario de los primeros, pero tampoco ha perjudicado la imagen de la marca.

Por tanto, la lógica dice que siguiendo este patrón el riesgo es mínimo, pero la imagen futura de la marca y de sus productos depende enteramente de como Journe decida evolucionarlos. En este aspecto, precisamente con el Nautilus y con el Royal Oak, tambien tenemos dos ejemplos perfectos  de dos políticas opuestas y de sus consecuencias.

A pesar de su éxito y de las interminables listas de espera, Patek Philippe decidió que el Nautilus era un producto complementario a su linea clásica, casi residual dentro de su catálogo. Un producto destinado a sus clientes fieles que demandaban un reloj de todo uso. Audemars Piguet siguió con el Royal Oak una política totalmente contraria, volcando sucesivamente y de forma incremental casi todos sus esfuerzos en esta colección, conquistando con ella a un perfil nuevo de cliente poco afín a los relojes clásicos. La consecuencia de ello, es que Patek Philippe sigue siendo percibida como el máximo exponente de los relojes clásicos y elegantes, mientras Audemars es percibida como el icono de los relojes deportivos de lujo. El precio que ha tenido que pagar Audemars por ello, es que prácticamente nadie la tiene en cuenta cuando decide adquirir un reloj clásico, complicado o no, de máximo nivel.

Jean Alesi con François-Paul Journe en su manufactura de Ginebra

Cuando Journe presentó su Linesport, pensé que sus motivos y su objetivo eran los mismos que llevaron a Patek Philippe a lanzar su Nautilus. Ahora, con este anuncio de esponsorización de un “embajador de marca”,  parece seguir más la linea de Audemars Piguet. Evidentemente, por este hecho (no se si puntual), no podemos afirmar contundentemente que la estrategia de Journe sea esta, por lo que habrá que esperar y confiar, como siempre, en el juez que nunca se equivoca… el tiempo


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.