Glashütte Original

En el nombre de Glashütte Original se recoge la historia y el legado único de una pequeña población alemana. Durante siglos, el destino de Glashütte estuvo ligado a las minas de plata, cobre, plomo y mineral de hierro que escondían los conocidos como Montes Metálicos. Cuando el mineral se agotó, a principios del siglo XIX, los ciudadanos de Glashütte empezaron a buscar alternativas.

No parecía que hubiera ninguna oportunidad inminente, pero afortunadamente Glashütte se encuentra cerca de Dresde, la bella ciudad a orillas del Elba conocida como la Florencia del Norte. Como sede de una realeza sajona oculta, Dresde había cultivado desde hacía mucho tiempo el arte y la ciencia incipientes de medir el tiempo valiéndose de relojes de bolsillo, pared o sobremesa. Al mismo tiempo, la emoción de la revolución industrial cautivó la imaginación de arriesgados pensadores y empresarios de toda Europa. Sajonia no fue una excepción.

Fue este espíritu de empresario aventurero lo que lentamente convirtió al remoto pueblo de Glashütte en el centro de fabricación de relojes de primera calidad que se conoce hoy. Los primeros relojeros-empresarios de Glashütte optaron por construir una industria basada en el conocimiento. Las habilidades relojeras tradicionales se enseñaban de forma sistemática y se transmitían de una generación a la siguiente. Los avances de la ciencia y de las tecnologías de producción, así como las mejoras de la maquinaria para la fabricación de herramientas y moldes y la apasionada dedicación de los maestros relojeros fueron creando una cultura de excelencia que perdura hasta nuestros días.

Los relojes Glashütte Original conservan su historia como un legado muy valioso: el espíritu auténtico y original que vive hoy en la manufactura y en sus colecciones actuales como los Senator y los Pano.

1 2 3 6