En nuestros artículos y análisis de relojes mecánicos, aparecen repetidamente términos como manufactura, rueda, piñón, volante, espiral, y otras muchas. Es inevitable referirse a ellos cuando describimos el mecanismo de un reloj, por cuanto sus diferentes tipos o implantaciones son los que diferencian un calibre de otro, e incluso una marca de otra.

Cuando se lleva un tiempo con esta afición se llega a comprender, aunque sea vagamente, lo que significa cada uno de estos términos. Lo que es difícil, casi imposible, es hacerse una idea de cual es el proceso de fabricación y manufactura de cada uno de ellos. Este proceso, es el que diferencia el grado de manufactura de las distintas marcas del sector.

Para el aficionado, visitar una manufactura de Alta Relojería es como “ver la luz”. Bastan un par de horas observando los múltiples procesos que en ellas se realizan para ver lo que intuíamos plasmado en la realidad. Por una vez, esta realidad supera ampliamente nuestra imaginación y abandonamos la manufactura con el convencimiento de que ese simple reloj mecánico, más caro que muchos automóviles, es incluso barato.

Visitar una manufactura relojera suiza o alemana no es sencillo. No todas permiten visitar sus instalaciones, y las que lo hacen, siempre es mediante grupos muy reducidos para no interferir en las tareas de sus especialistas, que requieren un elevado grado de concentración. Además, lógicamente, esta visitas solo se efectúan en días laborables, ya que deambular por una manufactura sin actividad no tiene ningún atractivo. Todos estos condicionantes, hacen muy difícil realizar este sueño para los no profesionales del sector.

Una imagen no supera la realidad, pero también es cierto el dicho de que una imagen vale más que mil palabras. En este artículo-reportaje, os mostramos alguno de los procesos que se realizan en una manufactura de Alta relojería, concretamente en la de Glashütte Original, que junto con A. Lange & Söhne son los máximos representantes de la relojería alemana de calidad. Dividiremos el reportaje en dos partes, porque aun y seleccionando las imágenes disponibles, supera con creces la longitud aconsejable para una buena asimilación y comprensión.

En esta primera parte veremos algunas partes del proceso de mecanización de las distintas piezas y de su posterior acabado y control de calidad. Todo ello previo al montaje de dichas piezas y a su calibrado y regulación, que dejamos para la segunda parte del artículo. El orden de la imágenes simula aproximadamente el orden cronológico del proceso, aunque algunas de estas operaciones se realizan simultáneamente por distintos técnicos y especialistas.

Departamento de diseño. Como en cualquier proceso moderno de fabricación, el primer paso es crear e imaginar un mecanismo, que luego, mediante software especializado, se afina y calcula hasta en sus mínimos detalles.

Mecanización CNC. A partir de los planos diseñados en la fase anterior, toda una serie de maquinas controladas numéricamente realizan el mecanizado de las distintas piezas.

Detalle de la fase anterior. Aquí vemos una manguera, que para evitar el sobrecalentamiento,  riega con aceite las piezas que se están convirtiendo en la platina de un calibre mecánico.

Otra maquina controlada numéricamente. En este caso un torno CNC. Nuevamente podemos observas las mangueras que refrigeran el proceso, al tiempo que eliminan a presión el material sobrante.

Perlado de una rueda y tornillos azulados mediante horno

Corte mediante un hilo del “cuello de cisne” que regulará el volante. Actualmente, este sistema de regulación es una marca de identidad de las manufacturas alemanas de Alta Relojería

Biselado manual de un “cuello de cisne”. Aquí entramos en una serie de procesos ejecutados manualmente que hacen que no existan dos mecanismos idénticos. Aparte de no existir ninguna maquinaria capaz de ejecutar esta operación con la misma precisión de un especialista,  la “imperfección” o la falta de homogeneidad absoluta de la pieza, forma parte de su condición de obra de arte.

Una vez mecanizada mediante maquinaria CNC, se eliminan manualmente las rebabas de los ángulos de lo que será la platina del movimiento.

Control de calidad intermedio de un proceso. Un técnico verifica las tolerancias y el calibre de los orificios realizados en la platina.

Perlado de la platina. El perlado es la típica decoración de la platina en la práctica totalidad de los calibres de Alta Relojería. El especialista desplaza manualmente con toda precisión la platina para que cada círculo quede gravado uniformemente a la misma distancia.

       Pulido manual del “cuello de cisne”                                    Gravado manual del puente del volante

    Control de acabados del áncora                                          Gravado de una platina esqueletizada

Ensamblaje de la masa oscilante                                        Montaje de los tornillos de un volante

 Ensamblado de la espiral en el volante

Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.