El Montre Ecole de Greubel Forsey, la primera creación fruto de su proyecto Naissance d’une Montre, ha alcanzado la fabulosa cifra de 1.461.507 $ en la subasta de Christie’s en Hong-Kong, después de multiplicar su precio de salida de 450.000 $. Desde hace ya bastantes años, la automatización e industrialización aplicada a los diferentes procesos de fabricación en el mundo de la relojería resulta cada vez más importante debido a sus evidentes ventajas: elevar la productividad y los beneficios, disminuir costes de producción y laborales, etc. Pero esta misma lógica evolutiva conlleva intrínsecamente un nefasto efecto secundario: la progresiva desaparición de un buen número de técnicas y conocimientos ancestrales. Por suerte, algunos nombres importantes dentro de la escena relojera dedican sus esfuerzos a paliar este hecho. Entre ellos se encuentran Greubel Forsey y Philippe Dufour mediante su proyecto Le Garde Temps – Naissance d’une Montre, una aventura destinada a la ardua tarea de recopilar y transmitir el savoir faire del trabajo manual.

Greubel Forsey Montre Ecole 01

En 2007, Robert Greubel, Stephen Forsey y Philippe Dufour, tres de los miembros de la Fundación Time Æon, decidieron tomar cartas en el asunto y unir esfuerzos para instruir a un alumno y transmitirle su conocimiento. Este alumno debía aplicar las técnicas aprendidas para elaborar un guardatiempo utilizando únicamente sus manos y herramientas antiguas, y luego transmitir a su vez los conocimientos adquiridos a las generaciones venideras para rescatar de un olvido seguro una forma de entender la excelencia relojera.

schreyer_1500276

El elegido fue Michel Boulanger, profesor de relojería en el Instituto técnico Diderot de París. En 2009 se daba oficialmente el pistoletazo de salida al proyecto “Le Garde Temps – Naissance d’une Montre” en enero de 2012 con ocasión del Salón Internacional de la Alta Relojería de Ginebra (SIHH). Todos los meses, el profesor Michel, reconvertido en alumno, acudía a La Chaux-de-Fonds para recibir los consejos de Robert Greubel, Stephen Forsey y Philippe Dufour, así como de otros especialistas que trabajaban en Greubel Forsey. Entre las idas y venidas de Suiza a su taller de La Beauce, ha tardado seis años en realizar un guardatiempo excepcional, un reloj de pulsera  muy refinado, accionado por un movimiento de tres agujas de cuerda manual y dotado de un mecanismo de tourbillon. Con el objetivo de dar relevancia a los mecanismos de tourbillon, la arquitectura de este reloj se articula en torno a una esfera descentrada sobre la que evolucionan las horas y los minutos. El acabado de cada pieza, aunque no sea visible, reviste una importancia especial, ya que simboliza el concepto de la perfección extrema en el trabajo manual.

Greubel Forsey “Le Garde Temps - Naissance d’une Montre” 4Este guardatiempo es el primero de una serie de once piezas, y las ganancias de la subasta irán a la Fundación Time Æon para asegurar la transmisión de conocimientos de la relojería excelencia en los próximos años.

Greubel Forsey Montre Ecole 02

AYÚDANOS A MEJORAR. VALORA ESTE ARTÍCULO.
[Total: 1 Valoración: 5]

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.