Hublot Big Bang MP-11 SAXEM

Hublot da otra vuelta de tuerca a su concepto fusión con el Big Bang MP-11 SAXEM, un reloj cuya caja está realizada con un material inédito.

\\ WT REF 61756 Se lee en 2' 32''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

El Hublot Big Bang MP-11 SAXEM es una nueva versión del impresionante reloj que la manufactura suiza de Nyon nos presentó en la feria de Baselworld 2018 y del que os hablamos en este artículo.

En aquella ocasión, con motivo de la presentación del Big Bang MP-11 se ofrecieron dos versiones: caja de Carbono 3D o caja de Zafiro. Más tarde se presentaron versiones con caja realizada con King Gold y con King Gold «Full Pavee» de diamantes. Como estaba casi cantado, ahora Hublot decide poner en marcha su concepto «Fusion» y presentar este MP-11 con una caja en un color inédito como es el verde.

Hublot Big Bang MP-11 SAXEM

Pero claro, en Hublot nada es sencillo, ni pretende serlo. La intención inicial era ofrecer una caja verde y transparente. La primera opción lógica era recurrir al mismo zafiro con el que se presentó inicialmente este reloj y conferirle la tonalidad verde. La «cromatización» del zafiro ya lo ha hecho anteriormente Hublot con muchas versiones del Big Bang. Así, hemos visto aparecer Big Bang con caja de zafiro roja, azul e incluso amarilla. pero, y aquí se establece la dificultad, por motivos técnicos parece que (de momento) no se ha conseguido conferir el tono verde al zafiro.

Naturalmente, y menos tratándose de materiales, nadie puede esperar que Hublot baje los brazos. Si no puedo obtener el color verde con el zafiro, buscaré otro material transparente que sí lo permita. Así de sencillo y de confiado es el esquema de pensamiento de Hublot. «Et voilà», así nace el primer reloj de la historia con una caja realizada en SAXEM.

Hublot Big Bang MP-11 SAXEM - carrura

El SAXEM es el acrónimo de los términos ingleses «Sapphire Aluminium oXide and rare Earth Mineral«. Se trata de un material ultra-técnico que entre otras aplicaciones se utiliza en algunos elementos de los satélites espaciales. Sus principales características son una gran dureza y un brillo extremo, lo que le asemeja al diamante.

Así, con el Big Bang MP-11 SAXEM, Hublot consigue ofrecer el tono «verde esmeralda» que buscaba en un material duro y transparente. El resultado estético es un auténtico espectáculo visual, lo que se incrementa si cabe por el contraste del brillo del verde con el negro mate con el que está realizado el movimiento y la correa de caucho de este reloj.

Hublot Big Bang MP-11 SAXEM - front

Los datos físicos de la caja no varían con respecto a los demás Big Bang MP-11: 45 mm de diámetro por 14,4 de grosor. Tampoco encontraremos diferencias en el también espectacular calibre HUB9011, un movimiento de carga manual que ofrece nada menos que 14 días de reserva de marcha.

Como ya conocéis, la principal característica técnica y estética de este reloj son los siete barriletes montados en serie que se dejan ver a través del anverso del reloj. Esta visualización la facilita el hecho de que el Big Bang MP-11 SAXEM, al igual que las demás versiones, carece de una esfera convencional lo que permite ver la práctica totalidad del anverso del movimiento.

Hublot Big Bang MP-11 SAXEM - back

El Big Bang MP-11 SAXEM se emitirá en formato de edición limitada, mucho más que la versión de zafiro transparente ya que en lugar de las 200 unidades de este, Hublot ha decidido limitar el SAXEM a tan solo 20 unidades. De momento Hublot no ha anunciado su precio aunque con toda seguridad sobrepasará los 106.000 EUR de la versión de zafiro.


Actualización 25.10.2019 – Diarsa, sociedad distribuidora de Hublot en España y Portugal nos acaba de  comunicar el precio oficial del Big Bang MP-11 SAXEM: 125.150 EUR. Se ha cumplido la previsión de que superaría el precio de la versión de zafiro, aunque menos de lo que esperaba.

\\ WT REF 61756
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

3 comentarios

  1. Mmm… Si mi memoria no me falla, me parece que Hublot, en su modelo de reloj «LaFerrari», ya mostró ese tipo de apilamiento de barriletes para lograr una altísima reserva de marcha, creo que ese modelo en particular, alcanzaba la casi inagotable reserva de marcha de 50 días o, ¿un poco menos quizá?
    Lo que me intriga un poco, acerca de este tipo de material utilizado para elaborar la caja, es su tenacidad, es decir, ciertamente su dureza es indiscutible, pero, ¿cuán tenaz es?, ¿resistirá una caída sobre un piso cerámico?, ¿resistirá nuestro corazón al verle caer?, o es mejor andar sobre algodones… Aunque, con esos precios, yo andaría con guardaespaldas, obviamente aquí en Lima, en Santiago o en cualquier capital sudamericana. 😮

    Saludos. 🙂

  2. Efectivamente Enric, por eso me resultó medianamente fácil el recordarlo. 🙂
    Recuerdo además que, cuando planteaste: «Mi única duda, teniendo en cuenta que su mecanismo es de carga manual, es el número de vueltas necesarias de su corona para cargar completamente los 11 barriletes», yo pensé en aquel entonces, que quizá, siendo el calibre del reloj «LaFerrari» la representación de un motor de combustión interna de Ferrari, entonces Hublot tal vez habría diseñado algún mecanismo de carga, semejante al sistema de arranque de un coche de Fórmula 1; pero creo que tal artilugio nunca se materializó o quizá no me enteré.
    Supongo que, en ausencia de ese mecanismo de carga, el tedio que habría significado el darle cuerda a ese reloj «La Ferrari», debe de haber sido insufrible; aunque, como dice el dicho «quien por su gusto padece, no son penas las que pasa».
    Por cierto, en aquel entonces el precio ese reloj «LaFerrari», bordeaba los 270 mil euros, precio inquietante pero razonable para un reloj desbordante de técnica y diseño inéditos; a colación, el reloj Opus XII de Harry Winston, una verdadera delicia de reloj, elaborado con una técnica de ensueño y un diseño simplemente espectacular, su precio frisaba los 260 o 270 mil dólares (si mi memoria no me falla), pero luego veo un reloj (a mi parecer, publicitario, normal y nada fuera de lo común) de Richard Mille como el RM 50-04 Tourbillon Split-Seconds Chronograph Kimi Räikkönen, cuyo precio se dispara hasta casi alcanzar el millón de euros, y entonces, eso me lleva a creer que, ese es un precio evidentemente antojadizo… Casi, como si Mille
    buscase y le regocijase, que se hable más del precio de su reloj, que del reloj mismo.
    En fin, son pareceres míos y absolutamente ajenos de toda objetividad.

    Saludos. 🙂

Dejar una Respuesta