A principios de este año 2015, HYT nos sorprendió a todos con el lanzamiento de su nueva línea Skull, caracterizada, como bien apunta su nombre, por su esfera en forma de cráneo, que esconde el mecanismo habitualmente mostrado en los H1 y H2. En sus dos versiones, el Green Eye está fabricado en titanio con acabado DLC negro y líquido verde, y el Red Eye recurre a una combinación de titanio y oro rojo, con el líquido de este mismo color. Ahora, HYT nos presenta un nuevo modelo que se une a ambos y al Skull con engastado de diamante lanzado en marzo, el Skull Maori, una edición limitadísima de la que sólo se fabricarán quince unidades.

HYT Skull Maori

Empecemos por su motivo de inspiración. Los maorís son una etnia polinesia que llegó a las islas de Nueva Zelanda, en el océano Pacífico sur, posiblemente de islas más al norte. Uno de sus elementos más típicos es el moko, el tatuaje facial tradicional con el cual el maorí se distinguía y marcaba el clan al que pertenecía. El guerrero utilizaba el moko para contar su propia historia: cada signo indica un logro distinto en su historia personal propia.
HYT buscaba enfatizar aún más la forma del cráneo de los HYT Skull, por lo que un tatuaje tribal asociado generalmente con el cráneo, se ofrecía como una excelente a la vez que coherente manera de conseguirlo. El resultado es el que hoy os mostramos, el Skull Maorí, que implementa estos motivos tribales mediante el grabado manual del cráneo, y que se repiten en la correa de cuero marrón con que se entrega este guardatiempo. Adicionalmente, otro elemento que varía respecto a los HYT Skull Green o Red es la tipografía de los numerales horarios, que abandonan su habitual look vanguardista para adoptar un estilo más histórico que personalmente me parece que combina mejor con el protagonismo del espectacular grabado tribal.

HYT Skull Maori crop esfera

Siguiendo la línea marcada por los primeros Skull, este guardatiempo prescinde de cualquier indicación de minutos, con el consiguiente perjuicio que ello causa en la precisión de la lectura. Y no es cuestión de uno o dos minutos, sino que resulta difícil incluso discernir la hora con una tolerancia inferior a los 5 minutos. Además, cabe sumarle la incógnita sobre la exactitud de la indicación fluídrica horario, ya que el líquido que alberga está sujeto a cierto cambio de volumen en función de las variaciones de la temperatura, lo que provocaría que mostrara una desviación que resulta casi imposible de controlar y, por tanto, de corregir. Recordemos que la firma, consciente del problema, ya implementó en el HYT H2 un indicador de temperatura que muestra al usuario si dicho valor es óptimo o no respecto a dar la hora correcta.
Así pues, a la pregunta “¿qué hora es?”, nos veríamos obligados a responder, “aproximadamente, sobre las ocho y cinco u ocho y diez”. Como veis, el motivo de ser de un guardatiempo, dar la hora, pasa claramente a un segundo plano en beneficio del diseño y la estética de la esfera, que asume un protagonismo casi absoluto. Lo curioso es que implementa un pequeño segundero en el ojo izquierdo de la calavera. Y digo yo… ¿para qué?, si no conocemos ni los minutos. Si además le unimos que no dispone ni de una escala de segundos y que su movimiento de rotación resulta muy sutil debido a su diseño, la atrofia funcional global del reloj resulta evidente.
Eso no impide que el HYT Skull Maori sea un reloj que estéticamente me guste, gracias a su diseño espectacular y tremendamente impactante, con una gran caja de oro rojo y titanio, de nada más y nada menos que 51 mm de diámetro y 17,90 mm de grosor, rematada por la deslumbrante calavera de oro grabada. El color rojo del líquido y de los discos oculares, combina perfectamente con la tonalidad del oro 5N, mientras que la trabajada correa de cuero se ofrece como el complemento perfecto por su vistosidad, muy a juego con el alarde de suntuosidad que exhala la esfera.

HYT Skull Maori crop correa

“Espectacular, fastuoso, llamativo, opulento, exclusivo, ostentoso…”. Todos ellos son adjetivos a los que podemos recurrir para definir estéticamente el HYT Skull Maori, pero si debemos hacerlo bajo el prisma de si cumple la función primordial de todo reloj, o sea, un instrumento que sirve para medir el tiempo, el calificativo más adecuado sería el de “impreciso”. ¿Es una genialidad relojera y artística por su sistema fluídrico y su diseño?, ¿o más bien una boutade por su excentricidad y escasa precisión en su indicación?. Cada uno tendrá sus opiniones y preferencias, pero lo que es seguro es que el HYT Skull Maori no dejará a nadie indiferente.

HYT Skull Maori trasera

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.