Vistas las series Heritage y Technology correspondientes a la nueva Colección Ingenieur que IWC ha presentado para este 2013, es el momento de hablar de la única serie que resta pendiente: la Serie Racing. Al igual que la ya comentada Technology, esta serie está integrada por cuatro nuevos modelos de Ingenieur, entre ellos, el genuino que dio origen a esta larga y legendaria saga de la manufactura de Schaffhausen. Hablamos del conocido, simplemente, como Ingenieur Automatic.

Sin lugar a dudas, caso de tener que posicionarme en favor de alguno de los nueve modelos que constituyen la nueva Colección Ingenieur, este sería mi elegido por muchas razones obviando que, de manera adicional, se trata del modelo original, el que ha sobrevivido al implacable paso del tiempo y a las distintas versiones de este emblemático reloj que, a lo largo de los años de su existencia, han visto la luz.

Entre los distintos motivos que influyen en mi decisión, obviamente, los hay de subjetivos como su diseño sencillo, sobrio e intemporal que le confieren, en mi opinión, una versatilidad extrema; y otros completamente objetivos como sus dimensiones contenidas y la tan añorada caja interior de hierro dulce, ausente en el resto de la nueva colección y que supone el principal rasgo de identidad del Ingenieur.

La propia manufactura lo reconocía en su campaña publicitaria de 1964 encabezada por la pregunta “what does Ingenieur mean?” (¿Qué significa Ingenieur?). El primero de los atributos con los que IWC respondía a esta cuestión era, precisamente, la caja interior de hierro dulce que proporcionaba una protección anti-magnética al movimiento del reloj. En mi opinión es una verdadera lástima que en la inmensa mayoría de los nuevos modelos prime el diseño sobre las prestaciones y la funcionalidad.

De izquierda a derecha: primer Ingenieur Automatic, año 1955 (Ref.666) – Ingenieur SL (Ref.1832) – Ingenieur Automatic 500.000 Am (Ref.3508)

El nuevo modelo Ingenieur Automatic se producirá en tres versiones que, en completa coherencia con sus orígenes, presentarán una caja manufacturada en acero con acabado mate en todas sus superficies y con unas excelentes dimensiones de 40 mm de diámetro por 10 mm de altura. Comodidad y versatilidad con cierta dosis de elegancia son los atributos que este continente otorga al Ingenieur que, dicho sea de paso, quizás sea el guardatiempos del panorama actual que más similitudes tiene con los dos mayores exponentes por excelencia de la polivalencia: el Nautilus de Patek Philippe y el Royal Oak de Audemars Piguet. Este hecho no es fruto de una mera casualidad, dado que quien otorgó este caracter a las dos piezas anteriores, Gérald Genta, mucho tuvo que ver también en el diseño del Ingenieur como, por ejemplo, los cinco orificios practicados directamente en el bisel de la caja destinados a albergar los tornillos de fijación y que fueron incorporados en el legendario Ingenieur SL del año 1976.

Las nuevas referencias del Ingenieur Automatic. De izquierda a derecha: IW323902, IW323904 e IW323906.

Las tres versiones de las que os hablaba en el parrafo anterior se diferencian unas de otras en el color del dial y el material y acabado de cada una de las tres agujas que implementa el guardatiempos para las indicaciones de horas, minutos y segundero central. Estas tres versiones responden a las referencias IW323902 con dial negro y agujas y apliques rodinizados; la IW323904 con el dial en color plata y agujas y apliques rodinizados y, por último, la referencia IW323906 con el mismo dial plateado pero montando agujas y apliques de los índices en oro rosa. En los tres casos el reloj monta un brazalete en acero fino, al igual que la caja, con cierre desplegable, aunque previa petición y si se prefiere imprimir cierto aire más deportivo al reloj, este armis puede ser sustituido por una correa de caucho negra con cierre del tipo ardillón en acero.

La nueva versión del Ingenieur Automatic permanece fiel a sus origenes incluso en el calibre que alberga, ya que el movimiento 30110 es de los pocos que la manufactura de Schaffhausen conserva sin actualizar con alguno de sus nuevos mecanismos “in house”. Con una frecuencia de oscilación de 28.800 alternancias por hora (4Hz) y dotado de un sistema de remonte automático, presenta una autonomía de funcionamiento de 42 horas y dispone de ajuste rápido de la fecha, indicación mostrada en el dial por ventanilla a las 3, por medio de la corona y dispositivo de parada del segundero para facilitar la operación de sincronización del guardatiempos.

Las tres partes de la caja interior del Ingenieur – fondo, anillo y dial – están fabricados en hierro dulce proporcionando una protección contra los campos magnéticos de hasta 40.000 Amperios por metro, un valor de blindaje anti-magnético ocho veces superior al estipulado por la norma suiza para este tipo de relojes. El fondo de la caja principal del guardatiempos es también ciego y el conjunto presenta un valor de estanqueidad de 12 bar (120 metros).

Sencillez, sobriedad, diafanidad, legibilidad, polivalencia, funcionalidad y elegancia son algunos de los atributos con los que se puede definir al modelo original, genuino y legendario de los Ingenieur. Atributos que, en mi opinión, no resulta fácil reunir en un mismo guardatiempos y que lo convierten en una pieza apta para todas las ocasiones, desde su uso como reloj de diario hasta aquél que requiera de ciertos códigos de vestimenta.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

2 comentarios

    Dejar una Respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.