El nuevo Worldtimer de IWC es uno de los guardatiempos sobre los que os hablé de manera breve en la review publicada sobre la línea clásica incluida en la nueva colección de Relojes de Aviador de la manufactura de Schaffhausen para este 2012. Este modelo es el llamado a reemplazar al anterior Reloj de Aviador UTC.

Aunque el objetivo primordial de nuestros artículos es el de haceros llegar toda la información posible y nuestra opinión acerca de los distintos guardatiempos, no deja de ser muy interesante el aprovechar las distintas funciones o complicaciones que estos implementan para hacer un poco de historia sobre ellas y los motivos que las originaron. Hablemos brevemente de las indicaciones de segundos husos horarios en un reloj mecánico de pulsera.



El Tiempo Universal Coordinado (UTC).
No todos los retos técnicos que aparecen a lo largo de la historia requieren los mismos esfuerzos para ser solucionados. Debido a distintos motivos los hay que precisan de períodos relativamente largos de tiempo para llegar a buen puerto. La introducción del Tiempo Universal Coordinado (UTC – del inglés Universal Time Coordinated) es uno de ellos.

A mediados del siglo XVIII, la hora local de Greenwich (Londres) se convierte en el patrón de medida en el mundo de la navegación. Unos cien años más tarde, en 1884, con ocasión de una conferencia internacional sobre el primer meridiano, la Tierra es dividida en 24 husos horarios siendo el punto de partida el meridiano cero que atraviesa el observatorio astronómico de Greenwich.

El tiempo medio de Greenwich (denominado por sus siglas en inglés GMT) se convierte entonces en la hora estándar y obligatoria. Resulta curioso que, debido a que los astrónomos trabajan de noche y son reacios a cambiar de fecha mientras que realizan sus cálculos, cada nuevo día se inicie a las 12 del mediodía.
Sin embargo, la mayoría de las personas prefieren el inicio de un nuevo día en el modo convencional, es decir, a las 12 de la noche. Finalmente, en 1972, tras haber probado con distintas escalas de tiempo se adoptó el Tiempo Universal Coordinado (UTC).
El Worldtimer.
El primer reloj de IWC en presentar dos husos horarios distintos fue el Reloj de Aviador UTC en el año 1998. Este modelo implementaba la indicación del segundo huso horario a través de una ventanilla con indicación de 24 horas, es decir, se asimilaría a lo que conocemos como función GMT.

Uno de los principales cambios que presenta el nuevo Worldtimer es precisamente la manera de indicar este segundo huso horario. En esta ocasión, IWC abandona la ventanilla de 24 horas por un anillo perimetral al estilo que podemos identificar con la función de horas mundiales. De todos modos, aunque el sistema de indicación sea distinto en su representación y en su mecánica, se trata en ambos casos de la indicación de un segundo huso horario.

El anillo exterior está formado por dos partes. La primera de ellas corresponde a un anillo que bordea el dial en su mismo plano e incorpora la indicación de 24 horas dotada de una ayuda visual para identificar de manera fácil y rápida entre el día y la noche ya que está dividido en una zona blanca con los números en negro (día) y otra negra con los números en blanco (noche). La segunda parte de este anillo se extiende desde el bisel del reloj hasta el borde exterior del anterior en ángulo decreciente y destinado a contener los nombres de las 24 ciudades que representan todos y cada uno de los 24 husos horarios. En este anillo de ciudades, las inscripciones en rojo que indican la zona UTC y la línea de cambio de fecha (Date Line) suponen una facilidad añadida a la orientación.

 

El dial es en mi opinión de una óptima legibilidad tanto por su nitidez como por el acertado contraste de los colores utilizados en él. La indicación principal corresponde a la hora local actual (horas, minutos y segundero central). La segunda indicación, obviando la correspondiente al segundo huso horario, es la que corresponde a la fecha y que podemos encontrar a la altura de las 3. La manera de implementar esta indicación es nueva y renuncia a la típica ventanilla cuadrada que permite observar únicamente la fecha actual, por una ventanilla en forma de arco que muestra tanto la fecha actual (señalada por una flecha roja) como la inmediatamente anterior y posterior.

Inicialmente la hora principal indicada gracias a las agujas del reloj corresponde al lugar en el que nos encontramos dejando la indicada por el segundo huso horario para la hora del lugar de donde venimos o “home time”. Al cambiar de huso horario durante un viaje es posible adelantar o atrasar la hora mediante la corona a intervalos de una hora, incluso más allá de la línea de cambio de fecha. La fecha correcta es arrastrada por la aguja de las horas en sus saltos al ser modificada. El proceso de cambio no afecta a la marcha normal del guardatiempos.

La caja del nuevo Worldtimer está fabricada en acero y tiene unas dimensiones de 45 mm de diámetro por 13,5 mm de grosor. No estamos ante un reloj que podamos considerar como plano ni de dimensiones contenidas ya que es habitual que la integración de la función de horas mundiales requiera de diámetros mayores que posibiliten la ubicación de los anillos perimetrales. Acertada la decisión de dotar al guardatiempos de una caja interior de hierro dulce antimagnética. La hermeticidad del conjunto es de 6 bar (60 metros), más que suficiente si no tenemos pensado realizar actividades acuáticas con el reloj.

El calibre que monta el Worldtimer es el 30750 que late a 28.800 alternancias por hora (4 Hz), de remonte automático y con una reserva de marcha de 42 horas. Se trata de un calibre base ETA 2892 modificado, uno de los pocos que permanecen en la manufactura de Schaffhausen que no son propios. Dada la política seguida por IWC durante los últimos años, no creo que tarde mucho a ser reemplazado por un calibre “in-house”.
En conjunto estamos hablando de un reloj atractivo y equilibrado con una buena mecánica interior. Por poner un pero quizás esos 45 mm de caja están al límite de lo adecuado para muñecas que se puedan considerar convencionales. De todos modos el tipo de reloj lo permite, incluso me atrevería a decir que lo exige dada la legibilidad que se le requiere. Probablemente conocer el peso del reloj ayudaría a determinar la comodidad de este ya que, aunque sus dimensiones sean relativamente grandes, un peso adecuado aumentaría el confort en su uso.
Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.