Llega el turno del segundo, o el primero según cada cual lo quiera ver, de los Spitfire que vieron la luz en la pasada edición del SIHH: el Spitfire Calendario Perpetuo Digital Fecha-Mes.

De la historia y de los inicios de esta colección de IWC hablamos precisamente el pasado lunes cuando os presenté el modelo cronógrafo de esta línea. Dediquémonos pues en este artículo al guardatiempos en cuestión.

Calibre manufactura 89800.
En esta ocasión el calibre elegido para dar vida a este modelo es el manufactura de carga automática 89800, el mismo que late en el interior del Da Vinci Calendario Perpetuo Digital Fecha-Mes presentado en el año 2009. Su frecuencia de oscilación es de 28.800 alternancias por hora (4 Hz) y la reserva de marcha alcanza unas más que considerables 68 horas teniendo en cuenta las funciones a las que debe alimentar. La base de la caja fabricada en cristal de zafiro nos permite observar el movimiento al completo, incluida la masa oscilante del rotor que adquiere, para este modelo, la forma correspondiente a la silueta del famoso avión que da nombre al guardatiempos.

Las funciones de este calibre y su implementación sobre el dial en color pizarra y decoración “soleil” son y se distribuyen del modo en que paso a describiros.

Las indicaciones que constituyen el motivo principal, en teoría, de la adquisición de un reloj, es decir, las horas y minutos, se representan al estilo convencional mediante dos agujas centrales en el dial principal y con su zona interna en Superluminova aplicada.
Los segundos de este movimiento base los encontramos a las 6 en un dial subsidiario en ligero bajorrelieve e indicados por una aguja con el interior en color rojo. Este mismo subdial alberga, en la posición de las 6, una pequeña abertura en la que se muestra la indicación del año bisiesto, cuando procede, correspondiente al calendario perpetuo.
Aun a riesgo de ser demasiado insistente en este tema, me agrada remarcar que este pequeño segundero dispone de dispositivo de parada, ideal como ya sabéis para facilitar las tareas de sincronización del reloj. Parece un mecanismo sencillo de implementar, aunque os puedo asegurar que no todas las manufacturas, ni mucho menos, lo integran en sus movimientos.

Las dos indicaciones restantes del calendario perpetuo se muestran en modo digital y por medio de grandes dígitos a través de ventanas abiertas en el dial principal a ambos lados de este. A la izquierda, en la posición de las 9, nos encontramos con dos ventanas que muestran los dos numerales correspondientes a la fecha, en color blanco sobre fondo negro. A la derecha, alineadas con las anteriores y en la posición de las 3, dos ventanas de idénticas características nos indican el mes en curso.

Por debajo de cada uno de estos pares de ventanas, una pequeña placa contiene la leyenda correspondiente emulando a las aplicadas en los cockpits de los aviones: “date” a la izquierda, “month” a la derecha.
A todo esto quizás he obviado algo que no debiera y que se trata del hecho de que estamos ante el primer Reloj de Aviador de la manufactura de Schaffhausen con indicación digital de la fecha y del mes mediante el sistema Pallweber.

El hecho de que las representaciones del calendario perpetuo (echo en falta la indicación del día de la semana y del año, aunque realmente su inclusión hubiera alterado la perfecta distribución de la que goza el dial) se implementen en modo digital supone un elevado reto por lo que a la gestión y distribución de energía se refiere. Se debe tener en cuenta que, al final de cada mes son hasta cuatro los discos que se deberán mover de manera simultánea e instantánea. Si nos referimos al final del año, entonces son cinco ya que se debe avanzar el disco indicador de año bisiesto. Todos estos avances, de tipo instantáneo, deben funcionar de manera eficaz e independientemente del nivel de carga del muelle real, aunque éste sea mínimo, e incluso con el cronógrafo en marcha.

En este punto me gustaría hacer una aclaración al concepto de calendario perpetuo. Estamos habituados a que la mayoría de guardatiempos que integran esta complicación ofrecen las siguientes indicaciones en su dial: fecha, día de la semana, mes, año e indicación de año bisiesto. Es común el hecho de pensar, erróneamente, que el calendario perpetuo consiste en aquél guardatiempos que implementa todas estas indicaciones y que, además, no precisa de corrección manual alguna hasta que se altera el ciclo natural de cuatro años en los años bisiestos. Para que una complicación sea considerada como calendario perpetuo basta con la última condición, sean cuales sean las indicaciones ofrecidas, aunque éstas obviamente suelen ser abundantes. En el caso de este Spitfire la corrección será necesaria el 1 de marzo de 2100.
Por último, nos resta comentar una complicación que no aparece en la denominación que IWC proporciona a este reloj: la de cronógrafo con función flyback.

Mientras que la trotadora del crono la localizamos, en color blanco, con su centro en el centro del dial principal y extendiéndose hasta los límites de este hasta encontrar los índices de su perímetro, el contaje de minutos y horas se ubican y distribuyen de forma un tanto atípica, parcialmente debido a las numerosas indicaciones del dial.

Dos subdiales concéntricos a la altura de las 12 nos muestran ambas indicaciones gracias a dos agujas de igual morfología y construcción, aunque obviamente más pequeñas, que las correspondientes a las indicaciones de horas y minutos. El dial subsidiario interior se destina al contaje de las horas, hasta un máximo de doce, mientras que el exterior contiene el contaje de 60 minutos.
Quizás sea en este punto donde sea posible ponerle un “pero” a este guardatiempos ya que, en mi opinión, en cualquier indicación de horas y minutos que suponga ubicar una de las dos agujas, o ambas, entre las 11 y la 1, éstas quedarán situadas por encima de las indicaciones del crono obstaculizando su lectura. Un hecho similar puede darse en lo que se refiere a la superposición de la indicación de las horas y minutos a las ventanillas de fecha y mes.
La caja.
La caja del Spitfire Calendario Perpetuo Digital Fecha-Mes tiene un diámetro de 46 mm con un espesor de 17,5. Así pues no podemos considerarla ni contenida, respecto a la primera dimensión, ni extraplana respecto de la segunda, aunque dado el tipo de guardatiempos del que se trata, ni falta que hace. Su hermeticidad es de 6 bar (60 metros).

El material de esta caja es inédito para un reloj de aviador de la manufactura germana y, al igual que en el Spitfire Cronógrafo, se trata de oro de 18K aunque esta vez en oro rojo. Aunque no soy muy partidario del uso de este noble metal en ciertos tipos de reloj, debo admitir que el contraste con el dial pizarra y los distintos acabados que presenta la caja resulta notablemente atractivo. El bisel es pulido, mientras que el resto de la caja presenta un acabado cepillado excepto en sus aristas que son también pulidas.

La correa que permite asir este reloj a nuestra muñeca está confeccionada en piel de aligator marrón con cierre de tipo desplegable en el mismo material de la caja.
Sin duda alguna, se trata de una gran pieza de IWC que, aun utilizando el oro para la fabricación de la caja, no pierde polivalencia alguna en su uso.
Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

1 comentario

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.