En un artículo pre-SIHH os hablamos del nuevo Deep Sea Vintage Chronograph Vintage. En otro artículo, solo tres días después, ya en pleno salón ginebrino, os comentamos la doble sorpresa al respecto. Por una parte, que el citado Vintage  era una edición especial que solo se vendería en las boutiques oficiales de Jaeger-LeCoultre. Por otra, la presentación no esperada de un segundo Deep Sea Chronograph, esta vez sin el apelativo Vintage.

Lo curioso de este segundo reloj, es que ni se mencionaba en el material que Jaeger-LeCoultre puso a disposición de la prensa. Ahora, por sopresa y sin previo aviso, el Deep Sea Chronograph ya aparece en la web de la firma suiza. En mi opinión, de las novedades presentadas por Jaeger-LeCoultre en el SIHH, el Deep Sea Chronograph, en cualquiera de sus dos versiones, es el más interesante y el que probablemente tendrá más aceptación y demanda por parte de los aficionados.

Como ocurre casi siempre en los salones y ferias, hay muy poco tiempo para dedicar a cada reloj y además las unidades que se presentan suelen ser de pre-producción y no funcionales. Por todo ello, en este artículo me limitaré a comentar las diferencias visibles entre ambos modelos y dejaré para más adelante un test en profundidad cuando estos relojes estén disponibles en su versión definitiva.

Deep Sea Chonograph Deep Sea Vintage Chonograph

El diseño de la caja es idéntico en ambos modelos, pero el nuevo “no Vintage” crece hasta los 42 mm, 1,5 mm más que el Chronographe Vintage. El elemento externo que difiere en funcionalidad y diseño es el bisel, que en la variante Vintage es fijo, presenta cuatro índices luminiscentes y el resto de las horas indicadas mediante números. En el segundo modelo, el bisel es más acorde con el standard de reloj de buceo: giratorio unidireccional, índices rectilíneos, único marcador luminiscente para indicar la hora límite y los preceptivos indicadores de los primeros 15 minutos.

Las diferencias más notables se deben a las indicaciones y por tanto a su disposición en la esfera. El Deep Sea Vintage presenta una configuración de cronógrafo bi-compax un tanto atípica, con un totalizador de 30 minutos del cronógrafo a las 3 horas y uno de 12 horas ubicado a las 9. La configuración tri-compax de la variante no Vintage, añade un pequeño segundero situado a las 6 horas.

La sorpresa de la variante no Vintage la encontramos en una pequeña apertura circular ubicada a las 12 horas. Según Jaeger-LeCoultre se trata de un indicador de estado del cronógrafo y textualmente la explicación que da es la siguiente:

Está compuesto por dos discos, uno blanco y otro rojo, los que proporcionan la información necesaria sobre el estado del cronógrafo, sin el más mínimo margen de error. Cuando la indicación es blanca, el cronógrafo está listo para ser activado y empezar la medición de un intervalo temporal. Una vez activado, la ventanilla de indicación luce simultáneamente los dos colores, el rojo y el blanco, para indicar que está efectuando una medición. Por último, cuando se para el cronógrafo, la ventanilla sólo muestra el disco rojo en la ventanilla para indicar que la medición efectuada puede ser consultada antes de la puesta en cero del cronógrafo.

En mi opinión, y a falta de probar un reloj de producción definitiva, me parece una indicación innecesaria y extravagante.  El estado de funcionamiento de cualquier cronógrafo siempre es más que evidente. Si la aguja trotadora central y el o los contadores indican todos ellos el punto de partida (12 horas) el cronógrafo no está en funcionamiento. Si la trotadora central está en movimiento es evidente que el cronógrafo esta en funcionamiento y midiendo un tiempo. Si los contadores indican cualquier punto que no sea el de partida y la trotadora está detenida, también es evidente que hemos detenido la medición y que aun no hemos puesto a cero el cronógrafo. Además, todas estas indicaciones son más visibles que el diminuto disco que ha inventado Jaeger-leCoultre.

Dejando al margen esta “originalidad”, sigo pensando que ambos Deep Sea Chronograph son sumamente atractivos desde el punto de vista estético y acertados en cuanto a sus dimensiones. Sin olvidar la maravilla de su calibre, manufacturado enteramente por Jaeger-LeCoultre, gobernado por rueda de pilares y con una más que notable reserva de marcha de 65 horas.

Como ya he comentado anteriormente, prometo un test en condiciones cuando pueda analizar con detalle el modelo definitivo, lo que además implicará que también conoceremos su precio.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

1 comentario

  1. Desde la aparición de la reedición del Deep Sea Polaris…esta saga me tiene enamorado.
    Cualquiera de ellos me parecen arrebatadores.

    Lástima de tamaño…que pese a ser más fiel a sus origines, me resultan muy pequeños.

    Esos Euros…que me ahorro, por otro lado!
    🙂

    Gracias!

    Nacho Martínez

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.