Jaeger-LeCoultre Deep Sea Vintage Chronograph

\\ WT REF 349 Se lee en 3' 45''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

A tan solo dos día de la inauguración del SIHH, se desvela por parte de Jaeger-LeCoultre una de los que pueden ser los platos fuertes de esta edición: el Memovox Deep Sea Vintage Chronograph. En el 2008 se presentó la reedición del Polaris de 1968 y en 2011 le toco el turno al Deep Sea de 1959. Así esta es la tercera entrega de los homenajes de Jaeger a su mítico reloj de buceo Memovox.

Es importante notar, que en este caso se omite el término Memovox, ya que este implica la función de alarma, de la cual carece este Deep Sea Vintage Chronograph. De hecho, no recuerdo ningún Deep Sea con función de cronógrafo en los años 50 o 60, por lo que esta pieza es más una continuación estética de la saga que una reedición fiel de algún modelo histórico.
Cuestiones de referencia histórica aparte, desde el punto de vista conceptual y estético este Deep Sea Chronograph es uno de los mayores aciertos de Jaeger en los últimos años. La caja y el bisel reproducen fielmente los del Deeps Sea de 1959. Este último no es giratorio, ya que esta característica, hoy obligatoria en los relojes profesionales de buceo, no se introdujo hasta bastantes años más tarde.
La caja de acero es de unos acertados 40,5 mm de diámetro y para cubrir la esfera se utiliza el plexiglas, material acrílico típico de la época ya que aun no existía el cristal de zafiro. En un reloj tipo vintage, como es el caso que nos ocupa, el plexiglas aporta un plus estético por el particular y atractivo modo en como refleja la luz. La parte negativa es que, al contrario que el cristal de zafiro, su dureza es baja y por tanto es bastante propenso a sufrir arañazos. De todos modos, este es un mal menor, ya que dichos arañazos se pueden reparar fácilmente en  casa con los productos destinados a ello.
Las indicaciones del cronógrafo siguen la configuración denominada bi-compax de una forma realmente particular. El gran atractivo de esta configuración es su limpieza de esfera, ya que en ella tan solo encontramos dos contadores: uno que es el segundero correspondiente a la función de hora normal y otro que totaliza los minutos del cronógrafo.  La parte negativa a nivel funcional es que carece de contador de horas del cronógrafo, por lo que solo pueden medirse tiempos iguales o inferiores a los 30 minutos. La solución del  Deep Sea Chronograph a este inconveniente es realmente original, ya que prescinde del contador de segundos y en su lugar implementa el contador de horas que solo encontramos en las configuraciones tri-compax. De este modo podemos cronometrar tiempos de hasta 12 horas de duración.

La parte negativa, y consecuencia inevitable de ello, es que carecemos del segundero correspondiente a la función básica de la hora. Una decisión que aplaudo ya que el resultado visual de la esfera del este Deep Sea es inmejorable. A ello también contribuye enormemente su acabado negro mate arenado, que evita los reflejos al tiempo que le confiere un sello muy personal. El tercer factor que influye en el encanto de esta pieza es el material utilizado en los indices luminiscentes. Para ser más preciso debería referirme concretamente a su tonalidad, ya que se trata del universalizado Superluminova, que en lugar del tono verdoso habitual, utiliza un color ligeramente anaranjado que emula el color que adquiría con el tiempo el compuesto de radio utilizado en los relojes de los años 50.

La hermeticidad de este Deep Sea es de 10 bares, una cifra más que notable si tenemos en cuenta que hay unos pulsadores no roscados para el cronógrafo y que utiliza plexiglas, dos características que influyen negativamente en la resistencia a la presión de un reloj.
El calibre que equipa este reloj es el 751G, originalmente de configuración tri-compax, es el mismo que ya se utiliza desde hace unos años en cronógrafos de la colección regular de Jaeger-LeCoultre, como son el Master Chronograph, el Master Compressor Chronograph (variante Diving incluida) y el AMVOX2. En ellos utiliza la denominación 751A/1, 751D y 751E respectivamente. Precisamente, estas variantes en la denominación hacen referencia a las distintas implementaciones del segundero que antes hemos mencionado, o al contador de horas que en el caso de los Compressor recurre a un disco giratorio en lugar de la típica aguja que se desplaza sobre un índice. La deducción es clara y nos indica que esta G final significa que prescinde del segundero original de este calibre y que la indicación del contador de horas es la convencional.
El fondo macizo del Deep Sea nos impide ver su mecanismo, pero hay que remarcar que las características técnicas de este calibre 751G son magníficas, especialmente por utilizar el control del cronógrafo mediante una rueda de pilares y por sus 65 horas de reserva de marcha obtenidas mediante dos barriletes.
A falta de que el próximo lunes pueda tener en mis manos este Deep Sea Chronograph, no le encuentro “pero” alguno. Tanto a nivel estético como técnico se acerca mucho a mi subjetiva interpretación de lo que debe ser un cronógrafo, y además, salvo omisión en la nota de prensa oficial, no se menciona que se trate de una edición limitada lo cual es otra gran noticia.
\\ WT REF 349
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

1 comentario

  1. Al igual que las últimas reediciones de piezas «históricas» de JLC, como el Polaris, o los Deep Sea Alarm presentados en años anteriores, este me parece igualmente arrebatador.

    Si se animaran a aumentar 1mm el diámetro de la caja…tendría verdaderas dificultades en resistirme a estas piezas, realmente fieles a su historia.

    Nacho Martinez

Dejar una Respuesta