Si la anorexia es una grave enfermedad provocada por absurdas tendencias sociales, aplicada a un reloj constituye uno de los mayores retos de la Alta Relojería mecánica. Se podría afirmar que los tres campos de batalla de la relojería desde sus inicios han sido: conseguir la mayor complicación, desarrollar el reloj más preciso y construir el reloj más plano. Los dos primeros retos son ampliamente reconocidos y admirados por los aficionados. El último, el del reloj ultra-plano, no se suele valorar en su justa medida aunque representa un esfuerzo igual o mayor que los anteriores.

Complicación casi abandonada en las últimas décadas, parece que ha renacido en los años más recientes. Así, hemos visto a los especialistas históricos como son Vacheron Constantin, Piaget y Jaeger-LeCoultre presentar diversos relojes de este tipo. Precisamente Jaeger-LeCoultre, con motivo del reciente SIHH y en conmemoración a sus 180 años de historia, acaba de conseguir un nuevo hito construyendo el reloj de pulsera mecánico más plano de la historia: el Master Ultra Thin Jubilee.

La tradición de Jaeger-LeCoultre con los relojes ultra-planos se remonta a 1907, con el reloj de bolsillo Lépine, que equipado con el calibre Calibre LeCoultre 145, de tan solo 1,38 milímetros de grosor, se convirtió en el más plano del mundo, título que increíblemente conserva hasta hoy en su categoría.

Este nuevo Ultra Thin utiliza el mismo movimiento de carga manual, el calibre 849, que equipa el Ultra Thin de 38 milímetros que Jaeger-LeCoultre presentó en el 2008. En consecuencia, y tal como nos confirmaron los responsables de Jaeger en el SIHH, la diferencia se centra exclusivamente en un nuevo diseño de la caja.

Si observamos la imagen superior, veremos que efectivamente la nueva caja del Ultra Thin Jubilee (izquierda) se parece en poco o nada a las del modelo de producción regular actual (derecha). Se aprecia claramente que las asas del Jubilee son de geometría recta y que su bisel es más plano. Por otra parte, sigue conservando la hermeticidad de 5 bares, una cifra espectacular para un reloj ultra-plano.

¿Como consigue entonces Jaeger disminuir el grosor hasta los estratosféricos 4.05 milímetros? La información que nos proporciona Jaeger-LeCoultre no dice nada al respecto, pero leyendo la nota de prensa del Jubilee y la del modelo del 2008, creo deducir el principal responsable de este adelgazamiento. Mientras en el modelo del 2008 se menciona que el fondo de la caja es visto, mediante el típico cristal de zafiro, en el caso del Jubilee no se menciona nada al respecto, que es lo mismo que decir que su fondo es opaco.

Este aspecto no lo pudimos comprobar en vivo durante el salón ginebrino, ya que mientras Jaeger nos dejó amablemente todas las novedades para que las pudiéramos tocar y fotografiar, el triunvirato correspondiente a la serie Jubilee no salió de su escaparate. Como podéis ver en la imagen, los tres relojes estaban situados frontalmente, y el hecho de que estas vitrinas estuviesen empotradas en la pared del stand impedía cualquier visión del fondo de los relojes.

De todos modos, por los motivos antes explicados y porque no veo otra forma de adelgazar notablemente un reloj equipando el mismo calibre, no me cabe duda de que el máximo responsable de este record es la ausencia de cristal de zafiro en el fondo de la caja. Hay que tener en cuenta que para mantener una cierta hermeticidad con un fondo de caja visto, el grosor del cristal debe ser bastante superior al del acero de un fondo opaco.

Un detalle a tener en cuenta y muy visible en las imágenes, es el diminuto tamaño de su corona. En relojes ultra-planos, además de un equilibrio estético con el tamaño del reloj, es prácticamente una obligación, ya que si la corona superase la altura de la caja rozaría con la piel de su usuario y podría llegar a molestar. El tributo a pagar por ello es la dificulta al dar cuerda al reloj, puesto que dicha operación siempre se hace con la corona sin extraer, lo que incremente la dificultad de asirla. La operación de ajustar la hora no representa mayor problema ya que se hace con la corona extraída lo que permite sujetarla con bastante facilidad.

En cuanto a la caja, mencionar que se trata de una edición especial y limitada a 880 unidades que se emitirá únicamente en platino. Pero siguiendo con las atípicas labores detectivescas, me produce cierta esperanza un parrafo de la nota de prensa que cito textualmente:

“Para recordar el 180 aniversario de la Manufactura, la fecha 1833, situada bajo el logotipo, es la marca que ha sido reservada para la serie limitada de 880 ejemplares”

Si Jaeger afirma que la fecha 1833 de la esfera está reservada para esta edición especial, se desprende que su utilidad es distinguir esta edición limitada de otra que no lo sea. Como el Ultra Thin de producción regular no se parece en nada al nuevo Jubilee, deduzco que en un futuro cercano Jaeger nos presentará nuevas variantes de este modelo con diferentes materiales de caja. Que se pudieran confundir con la edición Jubilee de platino solo se me ocurre la posibilidad de una caja de oro blanco o de acero.

Si se da el primer caso, supuestamente de producción regular, sería una buena noticia ya que aumentaría la posibilidad de acceder a este reloj. Si se da el caso de la caja de acero, ya adelanto que en mi opinión sería un reloj casi imprescindible en cualquier colección seria de 3 o más relojes.

Aunque no tiene nada que ver con su extrema delgadez, la esfera del Ultra Thin Jubilee también ha sido totalmente rediseñada y en mi subjetiva opinión este nuevo diseño mejora y con mucho el anterior. El primer cambio lo encontramos en el fondo de dicha esfera, que pasa de un acabado soleado a uno granulado, heredado de los Duometre, a mi parecer mucho más elegante y apropiado para un reloj de claro corte elegante.

La segunda gran diferencia es el diseño de los índices horarios. En ellos se prescinde de cualquier número y además son de geometría totalmente recta y extremadamente fina. Una vez más un cambio en consonancia con la delgadez y la elegancia del este reloj. Si observamos los índice correspondiente a las 3, 6, 9 y 12 horas, veremos que son dobles, una configuración que me recuerda a los Piaget Altiplano, precisamente los grandes rivales históricos de los Ultra Thin en cuestiones de records de finura.

Como ya he comentado al inicio, el movimiento que equipa el Ultra Thin Jubilee es el ya legendario calibre 849. Se trata de un mecanismo de carga manual, que oscila a una frecuencia de 21.600 alternancias por hora y cuenta con una reserva de marcha de 35 horas. Estas prestaciones se pueden considerar de modestas en términos absolutos, pero hay que valorar y mucho que estamos hablando de un calibre de 1,85 mm de grosor, con lo que simplemente el hecho de que el reloj funcione ya se acerca a un milagro de la micro-mecánica. En este aspecto de la fiabilidad poco debemos preocuparnos ya que el calibre 849 lleva décadas funcionando sin problemas en diversos relojes de Jaeger-LeCoultre.

No puedo opinar sobre el nivel de acabados de este calibre en el nuevo Jubilee, ya que como he comentado no es visible por el fondo del reloj. Parto de la base de que como mínimo estará al nivel del que monta el Ultra Thin de producción regular, uno acabados que sin ser excepcionales se pueden considerar de muy alto nivel.

De momento desconocemos el precio del Ultra Thin Jubilee, por lo que omitiré puntuación en dicho apartado (que nadie la confunda con un 0!). Dejando este vital parámetro aparte, este nuevo Jubilee, aunque de apariencia simple, es en mi opinión una de las novedades más destacables del SIHH 2013. Mejora a su precedente en el diseño de la caja, en el diseño y equilibrio de la esfera y por si fuera poco bate el record absoluto de finura en un reloj mecánico.

Si nos la podemos permitir, esta edición Jubilee en platino es sumamente interesante y recomendable bajo cualquier parámetro que podamos analizar. Como reloj puramente “de vestir” pocos relojes se me ocurren que puedan competir con él. Además, es muy probable que todas sus virtudes unidas a la limitación de su producción lo conviertan en un coleccionable y que en un futuro incremente o como mínimo mantenga su valor. La única duda en este sentido es que a mi parecer 880 unidades son excesivas para una pieza conmemorativa tan especial. La visión optimista de ello es que puede facilitar el acceso a una de estas piezas. Si estáis tan convencidos como yo de las excelencias de este reloj, estoy seguro que aun hay tiempo de reservar un Ultra Thin Jubilee en alguno de los concesionarios oficiales de Jaeger-LeCoultre…

Actualización 06.02.2013

Jaeger-LeCoultre nos acaba de confirmar el precio del Master Ultra Thin Jubilee: 14.700 €. Admito que me he quedado realmente sorprendido, porque evidentemente, sin ser un reloj que se pueda calificar de barato (es Alta Relojería), por su calidad, su exclusividad y el platino de su caja, estaba convencido de que superaría sobradamente los 20.000 €. En definitiva: paso a puntuar su relación calidad/precio con un 9,5 porque reservo el 10 para cuando los regalen…


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

1 comentario

    Dejar una Respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.