A finales de noviembre publicábamos un test sobre el nuevo Grande Reverso Ultra Thin. En él detallábamos la versión regular y las ediciones especiales Tribute, cuyas esferas emulaban, aunque con distintas interpretaciones, la original de este icónico reloj creado en 1931.

Siguiendo esta última linea, Jaeger-LeCoultre nos acaba de presentar en el SIHH dos nuevos modelos del Grande Reverso con esfera lacada que emulan las respectivas versiones creadas en los años 30.

El primero es el Grande Reverso 1931 Rouge. Como indica su nombre, su esfera es de color rojo. Este delicado proceso de lacado requiere más de 20 pasadas por el fuego a más de 800 grados de temperatura. Esta versión es un homenaje al reverso más transgresor de entre los distintos colores de esfera que se ofrecían a principios del siglo pasado. Las indicaciones de su esfera se muestran mediante índices plateados y aplicados, que al igual que las agujas contrastan magníficamente sobre la laca roja.
La caja de este Reverso 19331 Rouge está realizada en acero y sus dimensiones son de 46 x 27,5 mm, por tan solo 7,27 mm de grosor. No se rata de una edición limitada, pero si de una edición boutique, concretamente con motivo de la nueva boutique de la marca inaugurada en Milan, lo que implica que solo se podrá adquirir en dicho establecimiento.
El segundo modelo es el Grande Reverso Blue Enamel, cuya esfera es también lacada, pero en este caso de color azul. La forma de las indicaciones varía totalmente con respecto al modelo Rouge. Así, se utilizan números árabes en oro gris para indicar las horas, y los minutos se leen a través de un índice rectangular ubicado en la zona central de la esfera. La forma de espada de las agujas es menos pronunciada que en el modelo Rouge. En su esfera, además del nombre Reverso, encontramos la marca Jaeger-LeCoultre de la que carece el modelo Rouge.
Su caja es de oro gris pulido y sus dimensiones son de 48.5 x 30 mm, con un grosor de  10,24 milímetros. Esta no es una edición boutique pero si una edición limitada a tan solo 50 ejemplares.
Ambos ejemplares comparten el mismo mecanismo, concretamente el calibre de carga manual Jaeger-LeCoultre 822, que oscila a 21.600 alternancias por hora y ofrece una reserva de marcha de 45 horas.
Dos versiones sumamente atractivas, pero que lamentablemente dificultan su adquisición, bien por su limitado número de unidades o por su limitada disposición en un punto de venta concreto.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.