Dentro de las numerosas novedades que Jaeger-LeCoultre ha presentado en este SIHH, encontramos dos nuevos modelos de la gama Master Ultra Thin. De hecho, son lo que podríamos considerar novedades menores ya que se basan en modelos ya existentes, pero cuyas modificaciones son de gran importancia para coleccionistas y amante de Jaeger-LeCoultre.

Estos dos nuevos modelos son el Master Ultra Thin Réserve de Marche y el Master Ultra Thin Tourbillon. Ambos modelos también comportan un cambio de denominación con la adición del término Ultra Thin, que puede llevar a confusión con respecto a sus antecesores y que intentaremos aclarar.

Master Ultra Thin Réserve de Marche

Este reloj es lo que podríamos calificar como una modernización de un modelo ya existente. Su calibre, sus funciones y la distribución de las indicaciones en la esfera permanece invariable. Por tanto, las diferencias debemos buscarlas en la caja y en sutiles modificaciones de su esfera.
El anterior modelo, uno de los más antiguos de la gama Master, contaba con una caja de 37 milímetros de diámetro. La primera gran diferencia es, que en el nuevo Ultra Thin, este diámetro se incrementa hasta los 39 milímetros. Puede parecer poco, pero en un reloj de estas características 2 milímetros representan una gran diferencia, tanto física como visualmente. A mi parecer es un cambio sumamente acertado, ya que estos 39 mm son comedidos y apropiados para un reloj de vocación elegante, sin parecer exiguos e incluso de corte femenino como lo eran los 37 mm anteriores.

La forma de la caja es la que desde hace un par de años se viene incorporando paulatinamente a los relojes de la colección Master. En este caso concreto la diferencia estética se aprecia menos que en otros modelos, ya que la principal variación a nivel visual es el nuevo bisel más fino y estilizado, prácticamente idéntico al que ya utilizaba el antiguo Master Réserve de Marche. Donde si se aprecia positivamente el cambio es en la nueva corona, mucho más proporcionada y adecuada a un reloj de este tipo que la anterior, de una longitud más propia de relojes deportivos.

La disposición de las indicaciones en la esfera, el color azul de las agujas de las funciones, los índices y la forma de las agujas horaria y minutera no sufren variación alguna. El cambio, de nuevo positivo, es la desaparición de las cifras 12 y 9 que descompensaban totalmente el equilibrio estético del anterior modelo.

El calibre manufactura 938 no sufre variación alguna, ni en su denominación ni en sus características técnicas. Su grosor también sigue siendo de 4,9 milímetros. ¿Porque menciono el grosor del calibre? porque es el que condiciona el grosor final del reloj que lo alberga, y con la nueva denominación de Ultra Thin, puede llevar a confusión.

En este nuevo modelo se especifica que su grosor total es de 9,85 milímetros, dato que no constaba oficialmente en el modelo que sustituye. Pero viendo que el grosor del calibre es el mismo y que visualmente no aprecio diferencia en la altura de las cajas, no creo equivocarme si afirmo que este tampoco varía. En consecuencia, al nuevo modelo no se le denomina Ultra Thin porque sea más delgado que al anterior, sino porque Jaeger-LeCoultre considera (y estoy de acuerdo) que un reloj con las funciones adicionales de indicación de reserva de marcha y de fechador por aguja, con un grosor total de 9,85 mm, se puede calificar de ultra-plano. Este nuevo Ultra Thin Réserve de Marche se ofrece en caja de oro rosa o de acero, una gran opción esta última dado su precio y que en ningún caso implica una pérdida de elegancia.

Master Ultra Thin Tourbillon

Con este modelo nos adentramos en otro jeroglífico similar al anterior. La gama Master ya contaba con dos relojes con tourbillon, ambos con el calibre de denominación 978, pero ninguno de ellos parecía merecer la denominación Ultra Thin. El calibre que da vida a este nuevo Master Ultra Thin Tourbillon recibe la denominación 982. ¿Se trata por tanto de un nuevo calibre? … pues no lo se.

No lo se porque de momento no hay ninguna imagen oficial de este 982, pero comparando los datos técnicos del 978 y del 982 veo que son idénticos: 28.800 alternancias por hora, 48 horas de reserva de marcha y 33 rubíes. Lo único que varía es el número de componentes (302 en el 978 por 262 en el 982) y su grosor (7,05 contra 6,4 mm). Pero ambas diferencias se pueden explicar por la desaparición en el nuevo modelo de la función adicional de segundo huso horario del anterior modelo, una función que inevitablemente comporta un incremento de piezas y de grosor. Por tanto, y de forma un tanto aventurada, me atrevo a deducir que se trata del mismo calibre de base, en el que se ha eliminado la función GMT.
La consecuencia de toda esta elucubración es que aquí, la nueva denominación de Ultra Thin es más pertinente que en el modelo anterior, ya que el grosor total del reloj disminuye quedando en 11,3 milímetros. Su diámetro también disminuye de 41,5 a 40 milímetros. Al igual que en el caso del Reserva de Marcha, se adoptan la caja y la corona de nuevo diseño. De momento, la caja del Ultra Thin Tourbillon solo se ofrece en oro rosa, mientras que el anterior Master Tourbillon se podía elegir en acero, algo excepcional en esta complicación. Esperemos que el nuevo modelo, en este sentido, siga los pasos del antiguo.
Como ya he comentado en numerosos artículos, un reloj con carácter elegante inexcusablemente debe ser lo más fino posible. ¿Donde está la frontera entre delgado y normal? … es complicado de definir, ya que un reloj “solo hora” de 10 mm de grosor no se puede calificar de fino. Por contra, un tourbillon de 11,3 mm, como es este caso, si se puede considerar de delgado. Estamos pues ante una definición variable y relativa al número de complicaciones que albergue cada reloj. Lo que es indiscutible es que estos dos nuevos Master Ultra Thin mejoran sin discusión los anteriores, especialmente si buscamos un reloj que prime la elegancia y la discreción.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

2 comentarios

  1. JLC parece estar a otro nivel. Me encanta el reloj del artículo, aunque lo vea “pequeño” para mis habituales gustos relojeros.

    El aparente desorden del dial…me resulta curiosamente ordenado a la vista. Un conjunto de elementos que aparentemente “están en medio”, pero que en su conjunto parecen armonizar bien.

    Gracias

  2. En este reloj, las medidas objetivas pueden engañar. Ten en cuenta que sus 39mm junto con el bisel tan fino, hace que visualmente prácticamente todo sea esfera.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.