El Grande Seconde es el modelo de Jaquet Droz en el que se han aplicado más variedad de complicaciones, desde el más simple de horas minutos y segundos, hasta la repetición de minutos, pasando por complicaciones medias como son el calendario o la indicación de reserva de marcha. Otra variante original es el “décentrée” del que os hablaba en un artículo del 19 de mayo. A todas estas variantes en cuanto a complicaciones hay que sumarle las que se basan en esferas realizadas con materiales poco comunes, como es el caso que nos ocupa en esta nueva colección denominada Minerals.

Las cajas de los relojes Jaquet Droz son realmente elegantes y exquisitas, al igual que los son los calibres que encierran. Pero sin duda el rasgo distintivo de la firma de La Chaux-de-Fonds son sus inimitables esferas. El ADN de dichas esferas es la originalidad de las indicaciones, su limpieza y elegancia, pero también los materiales que para ellas emplea. En estas nuevas variantes “Minerals” encontramos la Broncita, el Lapislázuli, el Ágata Musgo Rojo, la Jadeita y la Astorita, minerales que podríamos denominar de preciosos y sin duda de “raros”.

Estos minerales se emplean como base de la esfera y en todos ellos se emplea el nácar para el fondo del dial de horas y minutos, así como para el gran segundero. Además, los modelos con Jadeita y Astorita añaden el engaste con diamantes, en el bisel que enmarca los diales en el primero, a lo que el segundo añade engastado en el bisel de la caja y en sus asas.
Otra característica genérica de Jaquet Droz es que la inmensa mayoría de sus relojes cuentan con lo que la marca denomina “Numerus Clausus”, termino latino que se puede traducir como edición limitada y numerada. Aparte del 1, en Jaquet Droz todas las producciones limitadas se basan en el número ocho: 8, 88 y 888. El motivo es el mismo que os comentaba en el reciente artículo sobre el Excalibur de Roger Dubuis: la buena fortuna que representa dicha cifra en muchas culturas orientales.

En esta nueva colección tenemos tres tipos de limitaciones, 88 ejemplares para los modelos con esfera en Broncita y Lapislázuli, 8 para la variante Ágata Musgo Rojo y ejemplares únicos en el caso de los engastados con diamantes. Ya sabéis que no soy muy partidario de la oleada de ediciones limitadas que continuamente nos presentan la mayoría de marcas, pero en este caso me parece que esta característica está justificada y es coherente. Justificada por la rareza de los materiales empleados. Coherente porque las producciones están limitadas a cifras realmente bajas, como siempre debería ser.

A pesar de que la indudable protagonista de estos relojes es su esfera, no podemos olvidar ni dejar de lado sus mecanismos. De una ejecución y acabados dignos del término “Alta Relojería”, el calibre 2663 que equipa estos relojes destaca por las generosas 68 horas de reserva de marcha que nos proporciona. Para conseguirlo sin incidir negativamente en la regularidad de la amplitud de oscilación de su volante, Jaquet Droz recurre a un sistema de doble barrilete. Es de destacar que todo ello se alberga en una caja de 41 mm de diámetro realizada en oro rojo y de grosor contenido. Dos aspectos innegociables para un reloj con aspiraciones de elegancia, cualidad que estos Jaquet Droz cumplen sobradamente.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

1 comentario

    Dejar una Respuesta

    ¿Te apasionan los relojes?

    ¿Te apasionan los relojes?

    A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

    ¡Genial! Ahora, revisa tu email.