Jaquet Droz Grande Seconde Skelet-One Tourbillon

Jaquet Droz anuncia el Grande Seconde Skelet-One Tourbillon, una espectacular y vanguardista obra de arte mecánica de pulsera.

\\ WT REF 77740 Se lee en 2' 25''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Hace apenas tres semanas publicábamos un artículo sobre el Grande Seconde Skelet-One Tourbillon Only Watch 2021. Casi de inmediato, siguiendo un proceso inverso a lo habitual, Jaquet Droz anuncia la versión de producción de este reloj. La versión del Grande Seconde Skelet-One Tourbillon creada para la subasta benéfica monegasca presentaba un raro y exquisito esmalte «plique-à-jour» creado específicamente para la ocasión. Paradójicamente, dicho esmalte ofuscaba la condición de esqueleto de este tourbillon.

Jaquet Droz Grande Seconde Skelet-One Tourbillon - front

La versión «convencional» que ahora nos presenta Jaquet Droz prescinde de cualquier añadido en su esfera y por tanto ofrece en todo su esplendor la transparencia de este reloj esqueleto de carácter decididamente contemporáneo.

Obviamente, tanto el esquema técnico como la estética de este Grande Seconde Skelet-One Tourbillon de producción regular son los mismos que los de la versión del Only Watch. Así, también presenta la misma paradoja de ser oficialmente un «Grande Seconde» que en realidad no lo es. Como ya comente en el artículo citado, este reloj invierte lo que ubican sus dos diales. Ahora el tourbillon y el segundero se trasladan a la parte superior de la esfera y se intercambian con el dial del tiempo que pasa a ocupar el gran dial de la paret inferior. Por tanto, lo que ahora es «grande» es el dial que os muestra horas y minutos, mientras que el segundero se convierte en «petite».

Jaquet Droz Grande Seconde Skelet-One Tourbillon - dial 1

La ausencia de las placas de esmalte permite optimizar la gran transparencia que se crea entre los finos puentes del Grande Seconde Skelet-One Tourbillon. También permite apreciar el cristal de zafiro con el que está realizada la base de los dos diales, una solución optima para implementar los necesarios índices sin interferir en la transparencia que es el objetivo final de este tourbillon.

El mismo oro rosa que se utiliza para elaborar la caja, también se emplea en los índices de horas, minutos y segundos, así como en las tres agujas que los recorren. Por tanto, estamos ante un reloj bi-tono absoluto; todo es dorado y negro. La única excepción es el tono metálico de las ruedas del movimiento.

Jaquet Droz Grande Seconde Skelet-One Tourbillon - dial 2

Una vista posterior del Grande Seconde Skelet-One Tourbillon nos permite apreciar otra de sus características más especiales. Rápidamente veremos que estamos ante un reloj mecánico de carga automática que es capaz de solucionar el inconveniente que ello conlleva en un reloj esqueleto. Es obvio que la finalidad de un reloj de este tipo es obtener la máxima transparencia, algo que dificulta enormemente la masa oscilante de un reloj automático.

La solución de Jaquet Droz es tan evidente como elegante, implementando una masa oscilante también esqueletizada, donde solo su eje y el perímetro del segmento circular son sólidos. Tanto por motivos estéticos como técnicos, dada su elevada masa e inercia, la masa oscilante realizada totalmente en oro rosa.

Jaquet Droz Grande Seconde Skelet-One Tourbillon 2

La base de todo este esquema técnico se basa en el calibre Jaquet Droz 2625SQ, que recurre al silicio para la espiral y los cuernos del áncora. La jaula del tourbillon esta realizada en titanio, la frecuencia oscilación de su volante es de 21.600 alternancias por hora y su único barrilete genera una impresionante reserva de marcha de 7 días.

Afortunadamente no se menciona la condición de «numerus clausus», lo que implica que el Grande Seconde Skelet-One Tourbillon pasa a formar parte del catálogo de producción regular de Jaquet Droz y por tanto no está sujeto a limitación en su producción.

\\ WT REF 77740
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 15 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad y fiable. Con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta