En el título de este artículo, he estado tentado de incluir un signo “?” después de “Grande Seconde”. No lo he hecho porque quedaría mal, y además provocaría un conflicto en los motores de búsqueda de esta página y de internet, pero hubiese sido coherente porque, aparte de sus maravillosas características, lo que más me ha llamado la atención de este Jaquet Droz es el nombre que le ha adjudicado la firma de La Chaux-de-Fonds.

Me explico; sobre el modelo “Grande Seconde” de Jaquet Droz he escrito en variadas ocasiones, básicamente porque me parece un reloj fascinante en su estética y desde luego en su técnica. El primer artículo fue en mayo del 2012 sobre el “Grande Seconde Décentrée Email“. Le siguieron el “Grande Seconde Minerals” en junio del 2012, el “Montre de Poche Email Ivoire” en octubre 2012 e incluso un reciente TEST del “Grande Seconde Quantième Ivory Enamel” en junio del 2014. Como es lógico, al ser variantes del mismo modelo, todos ellos comparten una característica propia y común: un sub-dial de horas y minutos ubicada en la zona superior de la esfera y otro sub-dial, de mayor tamaño, en la zona inferior, que es el índice de los segundos, y que da la lógica al nombre “Grande Seconde”.

JD GS Dead Beat_03

Pues bien, si observamos la esfera de este nuevo “Grande Seconde Deadbeat” puede parecer que sigue el esquema mencionado. Pero si la observación es detallada, veremos que no es así. El gran sub-dial que en los demás modelos es el segundero, en este es el índice de la fecha, que se indica por aguja. Por su parte, el segundero se indica mediante una gran índice petimetra que recorre toda la esfera. Evidentemente es un “gran segundero”, pero se aparta de lo que entendemos por ello cuando nos referimos a un Jaquet Droz con este nombre.

Dejando de lado esta, a mi parecer, incongruencia, el principal rasgo de este reloj es precisamente el segundero, que es del tipo “muerto”. Curiosamente, hace pocos días hemos publicado un extenso artículo sobre el Patek Philippe “Chiming Jump Hour“, que comporta esta misma complicación, pero a la que añade otras muchas que le convierten en una pieza de otra “galaxia”. Aplico el término curiosamente porque se trata de una complicación poco común y que a mí me parece fascinante, tanto desde el punto de vista estético como técnico.

Ver la aguja de los segundos de un reloj mecánico avanzar a saltos de un segundo, como si fuera un reloj de cuarzo, puede parecer una tontería, pero precisamente el ser mecánico es lo que implica una gran dificultad técnica para implantarlo. La explicación de todo ello la podéis encontrar en el citado artículo del Patek Philippe.

Si a esta complicación de “segundero muerto” le añadimos la indicación de fecha por aguja y de gran tamaño, el resultado es un reloj impresionante desde le punto de vista técnico y atrayente como pocos desde el punto de vista estético. Todo ello, y aquí esta la gracia, sin perder la elegancia y originalidad característica de la mayoría de relojes Jaquet Droz. El único “pero” que le encuentro a esta pieza es su diámetro de 43 milímetros, lo  que sumado a su casi inexistente bisel, transmite una sensación visual de tamaño aun mayor, a mi parecer excesivo para un reloj de este estilo. Pero como siempre, este tipo de apreciaciones estéticas son meramente subjetivas.

JD GS Dead Beat_02

El responsable de esta maravilla técnica es el nuevo calibre 2695SMR, un movimiento de carga automática que nos ofrece 40 horas de reserva de marcha mediante un solo barrilete. Es importante señalar que además de las complicaciones que conlleva este calibre, utiliza el silicio para su espiral, algo que Jaquet Droz implantó por primera vez en el “Grande Seconde Quantième Ivory Enamel” que he mencionado al inicio.

La buena o mala noticia, depende de como lo miremos, es que como la mayoría de relojes Jaquet Droz, este “Grande Seconde Deadbeat” se emite en edición numerada y limitada a 88 unidades con caja de oro rojo. Es mala noticia desde el punto de vista de la dificultad de acceso a una de estas piezas. Es buena porque sin duda contribuirá a la exclusividad y a la revalorización futura de este magnífico reloj.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.