Longines sigue ampliando la colección Heritage con este homenaje al 60 aniversario del lanzamiento de una de sus referencias históricas más exitosas, el Conquest. Siguiendo la directriz imperante en esta extraordinaria colección, las similitudes dimensionales y estéticas respecto al modelo original ha sido respetadas en casi su totalidad, una fidelidad histórica que resulta su gran virtud. La gran mayoría de firmas relojeras lanzan modelos vintage en los que se limitan a implementar ingredientes históricos para crear algo nuevo que luzca el atractivo de los relojes de época… aunque casi siempre bajo el pincel de un diseño actualizado. Por suerte, Longines se mantiene en sus trece: los cuatro nuevos modelos mantienen los 35 mm de los Conquest de mediados del siglo pasado, a pesar de ser un diámetro muy alejado de los estándares actuales.

El significado histórico del Conquest

Antes de pasar a las nuevas referencias, me gustaría hablar brevemente sobre el nacimiento del Conquest original y lo que significó para Longines. Situémonos en los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial. La marca se enfrenta a un panorama realmente complicado, tanto por la situación económica mundial como por la dura competencia de sus rivales.
En 1944, Alfred Pfister, el director técnico de Longines desde 1918, informó al consejo de administración que su departamento había iniciado una línea de investigación y desarrollo destinada a concebir el primer reloj de remonte automático de la marca.

140426-05

Un año después, en 1945, se fabricó una primera serie de ébauches de movimientos automáticos (calibres 22 y 22AS) que debutaron en el interior de relojes comercializados en los años siguientes. De hecho, en 1951 ya se fabricaron 13.354 unidades, un 5% de su producción, para pasar a los 68.813 piezas en 1957, correspondientes ya al 17,6%.

El 5 de mayo de 1954, Longines registró el nombre Conquest en la Oficina Federal de la Propiedad Intelectual, la culminación comercial del proceso iniciado 10 años atrás. El desarrollo de relojes de remonte automático resultó también una magnífica ocasión de ensayar una nueva política de marketing, con el lanzamiento de referencias destinadas al mercado global. Hasta ese momento, Longines, como el resto de empresas relojeras suizas, desarrollaban calibres para ser implementados en los relojes de diferente manera según las preferencias y gustos de los consumidores locales. Este modelo de localización alcanzaron su punto máximo en el caso de los Estados Unidos, debido a los movimientos que se exportan a Nueva York para ser montados en territorio de los EE.UU..

140426-06Siguiendo estos nuevos principios, el Conquest fue el primer modelo global de Longines. Además, también fue la primera vez que la firma de Saint-Imier bautiza con un nombre específico a una colección de relojes, con la idea de distinguir este producto en el mercado mundial. Se eligió un nombre de resonancia agradable, fácil de pronunciar en todas las lenguas y apropiado para un producto de lujo; en definitiva, el eje sobre el que pivota toda la novedosa estrategia publicitaria unificada a nivel mundial. Siguiendo la estela de su rotundo éxito, al Conquest le siguieron relojes tan significativos para la marca como el SIlver Arrow o el Flagship, lanzados bajo las mismas directrices comerciales los años 1956 y 1957 respectivamente.

.
Los nuevos Conquest Heritage 1954-2014

Un calco del original. No podemos describirlo de otra manera. La sencilla y clásica caja redonda de 35 mm encierra una esfera plateada o dorada con acabado soleil en la que destacan un anillo perimetral satinado sobre el que se ubican los índices aplicados de geometría piramidal doble tan característicos de la época; recordad por ejemplo, los Omega Constellation, uno de sus competidores más directos, que lucían un diseño muy similar al Conquest, no sólo respecto a los índices sino también en lo que se refiere a la caja y esfera.
Las delicadas manecillas dauphine, con una discreta aplicación de Super-LumiNova, acompañan al reloj de arena alado, el logo de Longines. Como era de esperar, la tipografía del nombre del modelo, “Conquest Automatic”, es exacta a la original.

140426-02

Individualizadas gracias al material de la caja y el color de su esfera, las cuatro versiones se lanzan en ediciones limitadas. Las referencias son las siguientes:

L1.611.4.70.4: caja en acero y esfera plateada, limitada a 600 ejemplares.
L1.611.8.70.4:  caja en oro rosa y esfera plateada, limitada a 60 ejemplares.
L1.611.8.70.4: caja en oro amarillo y esfera plateada, limitada a 60 unidades.
L1.611.6.30.4: caja en oro amarillo y esfera dorada, también limitada a 60 ejemplares.

140426-04

.
No sólo la esfera, manecillas, la forma y tamaño de la caja son importantes cuando se recrea un modelo existente en el pasado, también se trata de la trasera. Como algunos de vosotros sabéis, los modelos Flagship y Conquest implementaban un hermoso emblema o medallón esmaltado  de “olas y estrellas”. El re-editado Flagship Heritage ya tenía uno así, y consecuentemente, también lo podemos encontrar en los nuevos modelos Conquest Heritage de oro. El nombre de la referencia está grabado, así como el número individual de la edición limitada. En cambio, el modelo original en acero tenía un emblema diferente, un pez en un mar verde, y como podíamos esperar, Longines lo recupera para el nuevo Conquest Heritage de acero .

140426-03

El corazón de estos relojes es el elemento que, evidentemente, más se aleja de los originales. Si en ellos latían los calibres ASD19, ahora Longines recurre a su L633 (ETA 2824/2), un movimiento de remonte automático de 11 ½ líneas que vibra a 28.800 alternancias por hora y dispone de una reserva de marcha de 38 horas. Sus funciones se limitan a las de horas, minutos y segundero central.

¿A quién van dirigidos los Conquest Heritage?. Debido a su reducido tamaño y diseño exhaustivamente retro, su público se intuye enormemente restringido a aquellos que buscan exactamente este tipo de estética tan fiel a los originales, a coleccionistas de la marca o a nostálgicos de las épocas en que viajar era un lujo al alcance de pocos.
Pero bueno, podemos deducir que visto reducidísimo número de ejemplares que fabricará, Longines no pretende que sea un super-ventas, sino simplemente un homenaje a uno de sus modelos más icónicos. Para proporcionar cifra de negocio, ya dispone de la colección Conquest, mucho más actual y acorde con las tendencias estéticas actuales. Algunos podrían tildar a Longines de falta de ideas al copiar casi literalmente sus referencias históricas, pero yo no lo veo así: hay que ser muy atrevido para lanzar referencias de 35 mm en el panorama actual en que un reloj de 40 mm ya nos parece pequeño. Ojalá más fabricantes recurrieran a este tipo de re-ediciones que retratan fielmente la historia, ¿no os parece?.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.
AYÚDANOS A MEJORAR. VALORA ESTE ARTÍCULO.
[Total: 0 Valoración: 0]

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.