Longines, caballos y sistemas de cronometraje deportivos son tres mundos que han ido de la mano desde finales del siglo XIX. Ahora, esta asociación se asienta con la presentación del Longines Tracking System.

Longines y Ascot Racecourse han anunciado el lanzamiento oficial del innovador Longines Tracking System de la marca de Saint Imier, inaugurado con éxito durante el prestigioso Royal Meeting celebrado el pasado miércoles 20 de junio. El Hipódromo de Ascot, uno de los más antiguos y grandes premios circuitos ecuestres inglés, se convierte así en la primera instalación equestre en equiparse con el sistema. Este sistema de cronometraje y seguimiento, un estreno mundial en la industria de las carreras de caballos, proporciona datos instantáneos sobre la posición exacta de los caballos durante una carrera, clasificaciones, la distancia entre caballos, y su aceleración y desaceleración. Además, mide la distancia cubierta y restante de los caballos.

Longines Tracking System

Basado en datos GPS, el Longines Tracking System tiene una precisión extrema, y, a diferencia de los actuales sistemas existentes, no requiere ninguna instalación permanente en el hipódromo. Desarrollado en colaboración con Swiss Timing, el sistema representa un avance tecnológico en la industria de las carreras de caballos, ya que permite que los hipódromos más prestigiosos del mundo, incluidos los situados en sitios históricos o naturales protegidos, tengan acceso a tecnologías avanzadas de este tipo.

Longines Tracking System

Juan Carlos Capelli, vicepresidente y director de marketing internacional de Longines, dijo: “Para Longines, invertir en avances tecnológicos es el último paso en su relación a largo plazo con las carreras de caballos. Este sistema de seguimiento ofrece una serie de beneficios para el deporte y es un avance importante para la industria de las carreras. Creemos que los datos de rendimiento en vivo mejoran la experiencia visual y la profundidad de la comprensión del deporte “.

Longines lanzó en 1877 su primer mecanismo totalmente de producción interna, el calibre 18 L, un movimiento Lépine con escape de áncora y remontoir, abandonando así el clásico sistema de remonte con llave. Recordemos que en este tipo de movimientos, la aguja de segundos está colocada en el eje de la tija del remontoir, por oposición al calibre «sabonnette», en que el segundero está situado perpendicularmente al eje de la tija.

Sus esfuerzos se vieron rápidamente compensados gracias al gran éxito obtenido en los Estados Unidos, una consecuencia directa de la influencia que tuvo el mercado americano en la concepción y construcción de sus primeros calibres. En vez de exportar relojes completos, comercializa sólo los movimientos, consiguiendo así reducir las tasas aduaneras a la vez que ofrecer un producto que se adapta a los gustos cambiantes del consumidor local gracias a recurrir al uso de caja de fabricación americana. Como resultado, el porcentaje de movimientos dentro del volumen total de las exportaciones relojeras suizas a los Estados Unidos pasaron de un 11’2% en 1885 al 35’5% en 1890 y al 46,4% en 1900. Para ello resultó clave el hecho de desarrollar los calibres a medida de los relojes americanos más populares, 16 size y 18 size, que corresponden respectivamente a movimientos de 19 líneas y 21 líneas: entre las décadas de 1880 y 1890, Longines fabricó no menos de siete calibres de 19 líneas.

20H2

A finales de los 70, paralelamente a estos guardatiempos destinados al gran público, Longines se lanzó a concebir y comercializar relojes más específicos, como por ejemplo relojes de alta precisión, relojes femeninos o cronógrafos. La colaboración de Alfred Lugrin resultó imprescindible en el desarrollo del primero cronógrafo de Longines, el 20H, presentado en 1878 y rápidamente adoptado para su uso en eventos deportivos, y particularmente en carreras de caballos. Por este motivo, la trasera de algunas series de los 20H lucían un grabado con motivos ecuestres. Los más antiguos anuncios publicitarios conocidos en los que se alaban los productos de la marca del reloj de arena alado se refieren al deporte hípico, y el cronógrafo monopulsante se convierte en el producto estrella. Hay que imaginar que los primeros cronógrafos Longines vendidos en territorio estadounidense no solo sirven a los apostantes para realizar su elección y a los espectadores en las gradas de los hipódromos, sino también a todos los actores del universo del caballo, como las personas interesadas en la compra de futuros campeones o los jinetes. Ya en 1886, Longines equipa a la mayoría de los jueces deportivos neoyorquinos.

Old Fulton NY Post Cards By Tom Tryniski

Posteriormente se desarrollaron otros modelos de cronógrafos, entre los que destaca el calibre 19CH, que podía medir 1/5º de segundo. Lanzado en 1897 bajo una versión ligeramente modificada (19.73), se mantendrá como la referencia de Longines en materia de cronometraje deportivo hasta finales de los años 20.

19.73-1

En 1912, Longines inauguró el primer sistema de cronometraje deportivo electromecánico – con ayuda de cables que cuando se rompen, respectivamente inicia o se detiene el cronógrafo – en el Festival Federal de Gimnasia en Basilea: se había entrado en un nuevo campo tecnológico. A continuación, se utilizó el sistema de hilos rotos en innumerables concursos de muchas disciplinas deportivas como el salto de obstáculos o las carreras de caballos.La marca participó por primera vez como cronometradora en el Concurso Hípico Internacional Oficial de Ginebra en 1926. Siguiendo con una relación de más de 140 años, la participación actual de Longines en los deportes ecuestres incluye el salto de obstáculos, las carreras sin obstáculos y las carreras de resistencia.

CIMG2227 copia

A través de su implicación en la carrera de caballos, competiciones de resistencia y de salto de obstáculos, Longines sigue manteniendo una estrecha relación con el mundo de los deportes ecuestres. Desde el comienzo del siglo XX hasta el año 2012, más de 550 competencias en este campo fueron cronometrados por Longines. Sin duda, sus valores e historia han influido positivamente para que actualmente sea el cronometrador y reloj oficial de la Federación Ecuestre Internacional (FEI).

Más información: www.longines.es

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.