Longines Conquest V.H.P Chonograph, el cuarzo en su máxima expresión

Basándose en su larga experiencia en el ámbito del cuarzo, Longines reinterpreta uno de sus éxitos de los años 80. Con el Conquest V.H.P. Chronograph (Very High Precision), vuelve a una tecnología de la cual es pionera y experta, en particular en materia de cronometraje.

\\ WT REF 47461 Se lee en 6' 45''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Pero el verdadero protagonista es el calibre L289.2 desarrollado por ETA en exclusiva para Longines, que se distingue por su altísima precisión para un reloj analógico de ± 5 segundos por año. El certificado cronométrico del COSC se otorga a aquellos calibres de cuarzo que acreditan no superar los + 0,07 segundos al día, o sea + 25,55 segundos al año. Como vemos, el L289.2 de los Conquest V.H.P. Chronograph se sitúa muy por debajo.

A ello hemos de añadirle su capacidad de restablecer la posición correcta de las agujas después de un golpe. Este sistema recibe el nombre de sistema GPD (Gear Position Detection, o Detección de la Posición de Engranajes). El GPD también actúa combinado con los dos sensores de magnetismo que, ubicados en la parte superior del mecanismo, interrumpen el funcionamiento del reloj cuando detectan que ha entrado en un campo magnético que podría alterar su precisión, volviéndolo a sincronizar cuando detectan que ha salido de él.

La puesta en hora se realiza mediante la corona electrónica inteligente. Mediante ella podemos ajustarla de forma tradicional, pero lo más interesante es que, mediante una rotación rápida y breve de la corona, la manecilla horaria avanza o retrocede una hora, según el sentido de dicho giro. Cuando procedemos a este ajuste, el segundero salta a las doce horas, pero al cabo de unos instantes el sistema GPD que más adelante describiremos la sincroniza y ajusta a su segundo correcto.

Longines Conquest V.H.P. Chronograph L3.717.4.66.6PR

Longines Conquest V.H.P. Chronograph L3.717.4.66.6PR

Por si no fuera suficiente, dispone además de dos «indicadores funcionales «que nos advierten que la carga de la pila se acerca a su fin. No se trata de ningún indicador habitual de reserva de marcha o led que nos lo indique, sino las propias manecillas del reloj: cuando la energía que suministra la pila se acerca a su final de ciclo, la segundera central pasa a moverse a intervalos de cinco segundos, mientras que cuando dicha reserva está al límite, las tres manecillas se juntan a las doce horas y el reloj deja, aparentemente, de funcionar. Y digo aparente porque aún en ese modo de letargo, queda suficiente energía para que el calendario perpetuo siga sincronizado medio año más. Si, habéis oído bien, un calendario perpetuo reducido a la fecha que permitirá olvidarnos de los ajustes casi bimensuales y de los años bisiestos. Además no permite cambios de más de 24 horas, ya que con este abanico abarca los 24 husos horarios.

Respecto a los precios, las referencias de 42 mm se sitúan en los 1.440 €, un pvp que se mantiene casi constante para las de 44 mm: 1.470 €. Sólo como apunte, recordaros que los modelos tres agujas tienen un precio de 880 € para los de 41 mm y de 910 € para los de 43 mm.

Longines Conquest V.H.P. Chronograph L3.717.4.96.6

Longines Conquest V.H.P. Chronograph L3.717.4.96.6

En definitiva, una buena apuesta de Longines que eleva el cuarzo a su máxima expresión gracias a su excepcional precisión de ± 5 segundos por año y su calidad técnica, con soluciones tan inteligentes como el GPD, el avance horario mediante saltos, o las indicaciones de batería baja. Además, su leve restyling ha mejorado bastante respecto a los Conquest Chronograph automáticos, tanto su caja con el rediseño de los pulsadores y protectores de corona y el nuevo armis, como el acertado restyling de la esfera.

Con todo ello, y a pesar de nuestros puristas prejuicios con los relojes de cuarzo, Los Longines Conquest V.H.P. no me parece una mala opción frente a muchos de los relojes mecánicos tradicionales de coste parecido que podemos encontrar en el mercado. Lo que sí espero ver más pronto que tarde es que el diseño de los V.H.P. se traslade a los Conquest Automatic.

Continua leyendo este artículo. Páginas: 1 2
\\ WT REF 47461
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

1 comentario

    Dejar una Respuesta