TEST – Longines Avigation Watch Type A-7

El Longines Avigation Watch Type A-7 es una de las piezas más arrebatadoras de Longines, luciendo su exuberancia clásica casi idéntica al modelo original

\\ WT REF 25 Se lee en 5' 12''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
Pasados unos meses desde una primera toma de contacto en Baselworld 2012, Longines presenta en sociedad su nuevo Avigation Watch Type A-7. Esta presentación se enmarca dentro de la celebración de su 180º aniversario. Para conmemorar este acontecimiento, y durante todo el año, Longines ha ido introduciendo una serie de piezas, como por ejemplo el que os presentamos hace unos meses, el Column-Wheel Single Push-Piece Chronograph.
El Longines Avigation Watch Type A-7 se inspira en los modelos desarrollados durante la década de los años 30 por encargo del ejército de los Estados Unidos, destinado a sus aviadores, y que eran reconocidos con la mención Type A-7. Es una réplica casi exacta de este modelo, fabricado en dos tamaños: 49 mm y 51 mm, en 1935 y 1936 . La caja de los de 51 mm era de níquel/cromo, mientras que el de 49 mm era de acero Staybrite. Se hicieron con dos tipografías de números diferentes.
Longines Avigation Watch Type A-7

Los dos modelos Logines Avigator originales. A la izquierda, el de 49 mm, y a la derecha, el de 51 mm.

Tal como vemos en la imagen superior, el diseño del modelo que hoy analizamos es casi idéntico al original de 49 mm. La caja, la disposición atípica de la corona, la esfera desplazada, la disposición vertical de los subdiales…Su característica esfera desplazada no es una idea original de Longines. Vacheron Constantin presentó hace tres años el Historique American 1921, con una caja en forma de cojín de lectura diagonal con la corona desplazada a la una, casi idéntico a un modelo producido en cantidades muy limitadas a principios de los años 20, específicamente para el mercado estadounidense.

El Avigation debe su nombre a la nomenclatura militar estadounidense para nombrar a esos relojes, mezclando “aviation” y “navegation”. Caracterizados por su gran talla, el diseño bicompax de la esfera desplazada 50º lo situaba en el mismo eje visual que los instrumentos de vuelo, permitiéndoles leer las indicaciones sin mover el brazo ni soltar los mandos del avión. Este particular diseño unido al alto contraste que le otorgaban sus grandes números blancos sobre fondo negro, conseguía imprimir una excelente legibilidad. La gran corona acanalada situada a las 12 horas de la esfera, controlaba también la función cronográfica. Su diseño y dimensiones proporcionaban una gran facilidad de uso, incluso llevando unos gruesos guantes como los que llevaban los aviadores de la época. El movimiento, un calibre 18.72 de Longines del 1937 en el modelo de la foto, era visible gracias a que tapa trasera se podía abrir mediante una bisagra y un sistema de abertura.

 Otra característica a destacar era su aspecto de reloj de bolsillo, lo que resulta normal debido a que los relojes de pulsera eran un derivado de los de bolsillo, a los que se les soldaba un par de asas para poder fijar las correas.
Longines Avigation Watch Type A-7
Casi todos estos elementos son exactos al actual Avigator, aunque evidentemente ha sufrido una actualización y puesta al día. El Longines Avigator Watch Type A-7 presenta una caja de acero pulido de 49 mm de diámetro. La esfera sigue la misma disposición de su predecesor de hace 80 años, rotando su eje vertical 50 º hacia la derecha. Las agujas rodiadas de horas y minutos son tipo Breguet, con una longitud bastante menor que la trotadora central. En cambio, en el Avigator de los años 30, las agujas presentaban una longitud bastante superior a la actual, siendo la minutera horaria de igual medida que la trotadora.

Los dos contadores se sitúan en igual lugar. Justo debajo de las 12 horas, el contador de 30 minutos de la función cronográfica implementa índices cada 5 minutos. A las 6 horas, encontramos el contador de los segundos de la función horaria. Una de las grandes novedades es que dentro de él se encuentra un fechador. Personalmente, y para seguir con su diseño histórico, preferiría que hubieran obviado esta modificación. Aunque gana en funcionalidad, pierde atractivo.

Longines Avigation Watch Type A-7

La numeración árabe continúa con la misma tipografía, además de seguir sin estar presentes los correspondientes a las 6 y 12 horas debido al tamaño de los subdiales antes descritos. En el anillo perimetral de la esfera encontramos la escala taquimétrica.Como podéis observar, la palabra “automatic”, a diferencia del original, aparece impresa en la esfera al lado del nombre de la marca. ¿Es necesario esta especificación?. Para mí, no. No aporta nada y ensucia el dial. La única excusa es que los contadores, al tener un diámetro mayor que el modelo de los años 30, impide situar “Longines” entre el eje y uno de dichos contadores, provocando que deba situarse a la derecha; para reequilibrarlo visualmente, se sitúa la leyenda “automatic” a su izquierda.

La sobredimensionada corona estriada se sitúa a las 12 horas, en el mismo eje de los contadores. Recordando que la esfera presenta una rotación de 45º, su posición en una esfera de diseño normal correspondería aproximadamente a la 1 h 40 minutos.

Longines Avigation Watch Type A-7

La gran novedad es el mecanismo que Longines implementa: el Calibre L788 (ETA A08.L11), el más avanzado de la manufactura, utilizado ya en varias piezas, destacando en anteriormente citado Column-Wheel Single Push-Piece Chronograph . Se trata de un movimiento cronógrafo monopulsante que controla su funcionamiento mediante rueda de pilares. Su único pulsador, integrado en el centro de la corona, controla secuencialmente el star, stop y reset de las agujas de la función cronográfica. Es una evolución del L688, el primer cronógrafo con rueda de pilares de Longines, lanzado el 2009.

Longines Avigation Watch Type A-7Este movimiento de carga automática, que late a 28.800 alternancias por hora, tiene un diámetro de 131/4 líneas (30 mm) y una altura de 7,9 mm. Su reserva de marcha es de 54 horas. A primera vista, este calibre queda oculto debajo de fondo grabado y numerado, pero, recuperando otra vez el diseño histórico, este fondo resulta ser sólo una tapa que se abre mediante un pequeño pulsador situado en la parte inferior derecha de la carrura. Cuando lo accionamos podemos admirar el movimiento bajo la protección de un cristal de zafiro. El sistema de obertura y el cristal de zafiro son dos actualizaciones totalmente lógicas, en aras de la funcionalidad y protección del mecanismo. Lamentablemente, Longines no nos ha enviado ninguna foto para poder ilustrar esta característica tan atractiva.

La hermeticidad del conjunto no es uno de sus puntos fuertes: los 30 metros resultan muy escasos, aunque las características y uso de la pieza consiguen que este dato pase a un segundo plano. Se presenta con una elegante correa de aligator de color negro con pespunte blanco, en total sintonía con la esfera. Como alternativa, una correa de cuero envejecida le otorgaría un look mucho más vintage.Por último, remarcar que su precio de venta será de 3.480 €.

 

Esta re-edición del Avigator es una excelente noticia por parte de la marca. En los últimos tiempos, parece que Longines va recuperando el lugar que históricamente le correspondería, y los últimos modelos presentadas son un claro avance en este sentido. Si a su acertado diseño le unimos un buen calibre y un precio asequible, estamos ante una muy buena pieza y excelente opción de compra, aunque pocos se lo lleguen a plantear seriamente. Estoy totalmente a favor de que los fabricantes recuperen sus modelos históricos y que éstos sean lo más fieles posible a los originales en cuanto a sus características estéticas incluyendo su tamaño… aunque estos 49 mm representen un freno importante para sus posibles compradores. Felicidades, Longines.
\\ WT REF 25
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

1 comentario

    Dejar una Respuesta