Minerva. Latidos con 160 años de historia (2ª parte).

En esta segunda entrega, y última, dedicada a la historia de Minerva abordamos los años más recientes de la manufactura.

\\ WT REF 59868 Se lee en 5' 19''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Visto el recorrido de Minerva desde sus orígenes en 1858 hasta finales de los años 90 en el anterior artículo (leer aquí), seguimos con los años más recientes de la manufactura en esta segunda y última entrega.

El año 2000, coincidiendo de manera precisa con el inicio del siglo XXI, finalizaba el largo recorrido de más de 140 años que Minerva había realizado como empresa familiar. Fue en este año cuando la familia Frey vendió la compañía a un grupo liderado por el financiero italiano Emilio Gnutti.

A pesar de que los nuevos propietarios respetarían la filosofía de la marca, el nuevo grupo invirtió en infraestructuras y maquinaria más modernas además de crear nuevos puestos de trabajo adicionales con el objetivo de reforzar al nuevo equipo que conduciría el rumbo de Minerva. Los líderes de este nuevo equipo serían su director, Beppe Menaldo, acompañado de uno de los más respetados maestros relojeros del momento, Demetrio Cabiddu quien, a día de hoy, sigue ejerciendo el cargo de Director Técnico de la manufactura Montblanc en Villeret.

Historia Minerva 2 MoodLos tiempos habían cambiado, y los procesos de fabricación y manufactura con ellos. Así, a pesar de que la nueva dirección técnica consideraba que los calibres que Minerva había desarrollado hasta la fecha seguían siendo perfectamente fiables, sus características no se adaptaban a los nuevos métodos de fabricación con las nuevas y modernas equipaciones adquiridas. Por este motivo, muchos de los calibres fueron sometidos a un escaneo que permitiría una reconstrucción mediante herramientas CAD orientada a permitir la producción de ciertos elementos mediante la utilización de máquinas de control numérico (CNC).

Con esta filosofía, en el año 2003 se presentaron cuatro de estos calibres modificados. Algunos de ellos son actualmente los utilizados por Montblanc en piezas de su Colección 1858. Dos de estas evoluciones respondían a movimientos de tres agujas, es decir, conducían las agujas correspondientes a las indicaciones de horas, minutos y pequeño segundero, en tanto que los dos restantes implementaban la función de cronógrafo.

El primero de estos calibres, el 16-15, consistió en una versión completamente renovada del original 17-13, un movimiento de remonte manual de 37,9 mm de diámetro y 4,15 mm de altura que se utilizó en importantes piezas de la manufactura Minerva como el reloj de bolsillo que se lanzó para conmemorar el 140º aniversario de la firma.

El Calibre 16-15 aumentaba ligeramente su diámetro hasta los 38,4 mm y estaba integrado por un total de 158 componentes acabados a mano que permitían llevar a la esfera las indicaciones de horas, minutos y pequeño segundero. La frecuencia de oscilación repetía las características 18.000 alternancias por hora aplicadas a la práctica totalidad de los movimientos de la manufactura.

Para buscar el origen de este calibre debemos recurrir de nuevo a un movimiento anterior de la manufactura Minerva. En esta ocasión se trata del 17-29 desarrollado en 1929 que, a su vez, derivaba del 17-13 añadiéndole un módulo de cronógrafo. El 17-29 respondía un movimiento de 17 líneas que implementaba la función de cronógrafo mediante una trotadora central y un contador de 30 minutos a las 3. Los segundos del movimiento base se albergaban en un segundo dial subsidiario a las 9. El diámetro del Calibre 17-29 era idéntico al de su antecesor de tres agujas, es decir, 37,9 mm en tanto que aumentaba su altura hasta los 5,85 mm debido al módulo del crono. La frecuencia de oscilación seguía en las 18.000 alternancias por hora mientras que su reserva de marcha se fijaba en 33 horas.

Montblanc Chronograph Tachymeter

Montblanc 1858 Chronograph Tachymeter

Continuando con la misma filosofía que la aplicada para el movimiento solo hora, la nueva dirección de Minerva en aras de adaptar su producción a las técnicas más modernas, tomó el Calibre 16-15 y le añadió un módulo de cronógrafo para diseñar el Calibre 16-29 gobernado por una rueda de pilares. En esta ocasión las agujas de horas y minutos compartían eje con un segundero central en tanto que los subdiales situados a las 3 y a las 9 recibían a los contadores del cronógrafo correspondientes a 30 minutos y 60 segundos respectivamente.

Montblanc Chronograph Tachymeter Back

Montblanc 1858 Chronograph Tachymeter (Vista trasera)

La activación de la función de cronógrafo era del tipo monopulsante con el pulsador ubicado de manera coaxial en la corona del reloj. De nuevo y como sucedió con el tándem de calibres de tres agujas, el nuevo diseño del crono, formado por un total de 252 componentes, mantuvo la misma frecuencia de oscilación del volante, así como los 38,4 mm de diámetro.

Actualmente, este Calibre 16-29 (bajo la referencia MB M16.29) es uno de los utilizados por Montblanc en algunas de sus piezas de la Colección 1858, como las distintas versiones del 1858 Chronograph Tachymeter.

Se trataba de la modernización del primer calibre de cronógrafo de Minerva de 12 ¾’’’ desarrollado en 1923 y del que hemos hablado antes, el Calibre 13-20. Aunque aparentemente muy similar a su antecesor, el 13-21 se produjo con unas tolerancias menores, mucho más estrictas.

Calibre MB M13.21

Calibre MB M13.21

Formado por un total de 239 componentes, este Calibre 13-21 se mantuvo fiel dimensional y funcionalmente al 13-20 original. En esta ocasión, y a diferencia del 16-29, el único pulsador que gobernaba las funciones del cronógrafo dejaba de ocupar la posición coaxial con la corona para situarse a las 2.

También este calibre de crono se utiliza actualmente, bajo la referencia MB M13.21, en algunos de los guardatiempos de Montblanc en su Colección 1858 como el 1858 Monopusher Chronograph.

Montblanc 1858 Monopusher Chronograph

Montblanc 1858 Monopusher Chronograph

El cuarto y último de estos calibres presentados en 2003 fue el 62-00 que respondía a un rediseño del legendario Calibre 48 (Pythagore). De remonte manual, el Calibre 62 llevaba a la esfera las indicaciones de horas, minutos y pequeño segundero. Sus dimensiones eran de 24 mm de diámetro y 3,9 mm de altura. Estaba integrado por 162 componentes y entregaba una reserva de marcha de 50 horas latiendo a 18.000 alternancias por hora.

En 2005 Minerva presentó el Tourbillon Mystérieuse con el calibre 65-60 de remonte manual y una caja de tourbillon de 20 mm. 280 componentes acabados a mano y una reserva de marcha de 100 horas. La caja de oro rosa de 47 mm presentaba una forma poco habitual con un bisel que alternaba formas cóncavas y convexas a lo largo de sus 360º. El reloj indicaba las horas y minutos en un dial subsidiario misterioso a las 6 utilizando discos de zafiro para las agujas. La trasera de la caja incorporaba el grabado de las iniciales D.C. como tributo a Demetrio Cabiddu, su creador.

Montblanc Metamorphosis II

Montblanc Metamorphosis II (2014)

Regresando a la introducción del primer artículo, en octubre de 2006 Richemont adquirió Fabrique d’Horlogerie Minerva SA. Uno de los resultados de esta adquisición fue la colaboración entre Minerva y Montblanc por la que Minerva se convertía en un departamento de Montblanc bajo el nombre de Institut Minerva de Recherche en Haute Horlogerie.

En 2010 Montblanc presentaría el Metamorphosis, el primer reloj desarrollado por el Instituto Minerva. A este le seguiría el Metamorphosis II en 2014.

Manufactura Montblanc Villeret

Manufactura Montblanc en Villeret

Hoy en día la manufactura de Montblanc en Villeret es la responsable de la producción de la Colección Villeret 1858, inspirada en el legado de Minerva y que respeta estrictamente las operaciones de la relojería tradicional, la mayor parte realizadas manualmente.

\\ WT REF 59868
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta