La presentación de los nuevos guardatiempos realizada por Montblanc durante la pasada edición del SIHH fue, como siempre, de las más profesionales de todas cuantas tienen lugar durante la celebración del evento y, por lo menos, en cuanto a prensa española se refiere.

Si bien es cierto que las novedades de la marca, en cuanto a piezas mayores se refiere, recaen sobre el rediseñado Villeret ExoTourbillon Chronographe, no lo es menos que Montblanc en este 2013 ha volcado todos sus esfuerzos en los nuevos modelos de la ya afianzada colección TimeWalker. Personalmente, prefiero iniciar el repaso a las novedades de la firma por estos últimos y, en concreto, por el nuevo World-Time Hemispheres.

Versión Northern Hemisphere

La complicación de horas mundiales que alberga este nuevo Montblanc es una de las que, a nivel personal, más me atraen de cuantas podríamos considerar entre las complicaciones convencionales de la relojería mecánica. Más aún teniendo en cuenta la extraordinaria relación calidad-precio que la manufactura ha conseguido no solo en este modelo sino también en los dos restantes de los cuales hablaremos próximamente: el TimeWalker Voyager UTC y el TimeWalker TwinFly Chronograph. En mi opinión, en este 2013 Montblanc será una marca a tener muy en cuenta por todo lo comentado: guardatiempos de calidad con complicaciones atractivas y bien implementadas a precios realmente contenidos.

Versión Southern Hemisphere.

Para todos aquellos que no conozcáis el funcionamiento de la complicación de las horas mundiales en un guardatiempos mecánico intentaré exponerla en unas pocas líneas. El globo terráqueo está dividido en 24 husos horarios delimitados por los meridianos y separados unos de otros por intérvalos exactos de una hora. El meridiano de referencia o meridiano 0 es el que pasa por el Observatorio de Greenwich (GMT – Greenwich Meridian Time). De este modo, si nos desplazamos de oeste a este los husos horarios responden a un avance de hora, es decir, GMT+1, GMT+2 y así sucesivamente. Por el contrario, si nos desplazamos en sentido oeste, el paso por los distintos husos horarios responde a un retraso de hora: GMT-1, GMT-2, … A modo de ejemplo, el huso horario de Madrid es el GMT+1 mientras que el correspondiente a Sydney es GMT+9. Así, para las 12 horas en Greenwich serán las 13 horas en Madrid y las 21:00 horas en Sydney.

La complicación de las horas mundiales plasma toda esta información en el dial del reloj. Mientras que la hora local, la del lugar en el que nos encontramos en un momento dado, viene indicada por las agujas de horas y minutos centrales, el resto de horas correspondientes al resto de meridianos vienen indicadas por la combinación de dos anillos perimetrales al dial: el primero de los anillos, el más externo, incorpora el nombre de una de las ciudades importantes situada en cada uno de los meridianos. El segundo anillo, interno, es el conocido como el anillo de 24 de horas y es el responsable de informar de la hora correspondiente a cada meridiano.

Un reloj dotado de la complicación de horas mundiales se sincroniza del siguiente modo: en primer lugar se sitúan las agujas de horas y minutos en la posición que corresponda a nuestra hora local para, a continuación, hacer girar el disco externo de las ciudades (el interno de 24 horas gira solidariamente con él) hasta que la ciudad que corresponde a nuestro meridiano queda situada en la posición de las 12 en el dial. Una vez realizados estos pasos ya podemos obtener la información horaria de cualquiera de los husos existentes. En el dial de la imagen superior, que corresponde al modelo Southern Hemisphere del cual hablaremos más adelante, la información que podemos leer es la siguiente: el usuario del guardatiempos se encuentra en Auckland (Nueva Zelanda) ya que es la ciudad del anillo exterior ubicada a las 12 y las agujas nos indican que son las diez y diez. Pero, ¿del día o de la noche?. Esta información nos la facilita el disco interior de 24 horas. Observando este disco es fácil identificar que el número que se encuentra a la posición de las 12, sincronizado con la correspondiente ciudad, es el 22. Luego son las diez y diez de la noche. A partir de aquí y siguiendo el mismo razonamiento es fácil deducir la hora para cualquiera de las ciudades restantes, o de cualquier ciudad que se localice en el meridiano equivalente. Por ejemplo, y sirviéndonos de la misma imagen, podremos saber que son las 20:10 en Sydney (dos horas menos) o las 13:10 en Nairobi (siete horas menos).

LAS HORAS MUNDIALES SEGÚN MONTBLANC.

Northern Hemisphere

Montblanc aporta una nueva interpretación de la complicación de horas mundiales en su nuevo TimeWalker World-Time Hemispheres y por este motivo son dos y no una las novedades que supone este modelo: el Northern Hemisphere y el Southern Hemisphere. ¿La diferencia entre ambos?. Como muchos de vosotros habréis deducido ya, el primero toma como referencia el hemisferio norte del globo terráqueo y, el segundo lo hace con el hemisferio sur.

La caja en la que estos guardatiempos toman vida es la TimeWalker de Montblanc fabricada en acero y caracterizada por sus asas esqueletizadas, su bisel delgado y su particular forma decreciente desde el dial hasta el fondo. Las dimensiones en este caso son de unos acertados 42 mm de diámetro por unos, quizás algo excesivos, 12,05 mm de altura que pasan ciertamente desapercibidos gracias a la morfología de la caja, de mayor diámetro en el dial cuyo valor decrece en su carrura hasta su base. La estanqueidad en todos los casos es de 30 metros. En lo que a construcción y materiales de la caja se refiere, el único elemento que distingue a ambos modelos es el bisel: en acero para el Northern Hemisphere y en titanio satinado para el Southern Hemisphere.

A nivel estético y fuera ya de la caja, el segundo componente que distingue a ambos modelos es la correa. Mientras que el modelo dedicado al hemisferio norte incorpora una correa en piel de becerro en color negro con pespuntes azules, el que corresponde al hemisferio sur va equipado con un armis, o brazalete, de acero con eslabones centrales en titanio.

Centrémonos ahora en el dial y en el calibre de cada uno de ambos guardatiempos.

Northern Hemisphere.

El dial de la versión Northern Hemisphere es de color plateado y representa el globo terráqueo tal y como lo veríamos si estuviéramos ubicados en el Polo Norte. Así pues, cada una de las 24 ciudades grabadas en el anillo perimetral corresponde a una ciudad relevante del meridiano correspondiente y que está ubicada en el hemisferio norte del globo. El fondo de la caja, ciego, incorpora en forma de grabado la visión del hemisferio contrario al representado en el dial.

La interpretación particular de las horas mundiales que hace Montblanc no afecta tan sólo al dial, sino también al calibre que alberga cada una de las versiones. En ambos casos, el calibre base es el de remonte automático MB 4810 que late a una frecuencia de 28.800 alternancias por hora (4 Hz) y que presenta una reserva de marcha de 42 horas con indicación de fecha por ventanilla a las 6. También aplicable al sistema desarrollado por Montblanc es el elemento manipulable para la sincronización del guardatiempos: mientras que la gran mayoría de relojes con horas mundiales disponen de dos coronas, una a la izquierda para hacer girar el anillo de las ciudades y otra en la posición convencional de la derecha para la sincronización de las horas, el TimeWalker Hemispheres permite ambas manipulaciones a través de la única corona disponible que, en función del sentido de giro, actúa sobre el anillo de las ciudades o sobre las agujas de horas y minutos.

En la versión Northern Hemisphere, la variante del calibre MB 4810 es la 412, es decir, el nombre completo del movimiento mecánico es el MB 4810/412 el cual se caracteriza por lo siguiente. Si estamos ubicados en el hemisferio norte y viajamos hacia el este, lo haremos hacia los meridianos que representan un huso horario mayor, así pues, el disco de 24 girará en sentido contrario a las agujas del reloj.

Southern Hemisphere.

En este caso, el dial es de color antracita y representa el globo terráqueo tal y como lo veríamos si estuviéramos ubicados en el Polo Sur. En contraposición a la versión Northern Hemisphere, cada una de las 24 ciudades grabadas en el anillo perimetral corresponde a una ciudad relevante del meridiano correspondiente y que está ubicada en el hemisferio sur del globo. El fondo de la caja, ciego, incorpora esta vez en forma de grabado la visión del hemisferio norte.

En cuanto al calibre responde a la variación MB 4810/410. Conservando el resto de parámetros mecánicos y de funcionamiento, en este caso el disco de las 24 horas gira esta vez en sentido horario.

Volviendo a lo que os comentaba al inicio del artículo ambos guardatiempos suponen una opción muy a tener en cuenta, no tan sólo por su atractivo diseño y buena calidad de acabados, sino también y en perfecta combinación con todo ello, por su ajustado precio teniendo en cuenta la complicación que implementan. El precio de venta recomendado para el modelo Northern Hemisphere, en correa de cuero, es de 3.790 €, mientras que el correspondiente al Southern Hemisphere, en armis de acero y titanio, es de 4.390 €.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

1 comentario

    Dejar una Respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.