Montblanc

Con un prestigio mundialmente reconocido gracias a su tradición en la fabricación de instrumentos de escritura, en 1997 Montblanc, crea la Montblanc Montre, S.A. en Le Locle para iniciar su incursión en el selecto mundo de la Alta Relojería. Ese mismo año, la manufactura participará por primera vez en el SIHH presentando el reloj Meisterstück.

Desde entonces, Montblanc ha conseguido un merecido reconocimiento en su recorrido durante estas tres décadas de historia, no sólo por haber alcanzado el objetivo de ser considerada como una de la integrantes del selecto grupo de manufacturas de Alta Relojería, sino también por haber dedicado parte de sus esfuerzos a desarrollar colecciones con una relación calidad-precio impecables. De este modo, los relojes Montblanc acercan la relojería mecánica a un espectro más amplio de público.

Algunos de los hitos más importantes conseguidos en su time-line han sido la creación del Institut Minerva de Recherche en Haute Horlogerie en Villeret (2007), la presentación en 2008 del calibre MB R100 como primer movimiento manufacturado íntegramente en sus talleres y albergado en el interior del Nicolas Rieussec Monopusher Chronograph, el lanzamiento en 2010 del Metamorphosis como primer desarrollo de Montblanc Villeret o la presentación del Tourbillon Bi-Cylindrique como el primer reloj de pulsera dotado de un tourbillon con doble espiral cilíndrica.