Este año 2012, Montblanc aumenta su colección Villeret 1858 con el nuevo Vintage Tachydate. Como ya comentábamos en el artículo anterior, hablar de Montblanc y de la vigesimosegunda edición del SIHH, es hablar de cronógrafos. Y esta no va a ser la excepción.

Hagamos un poco de historia para ubicar el leit motiv de esta colección y, para ello, vamos a trasladarnos a la primera década del siglo veinte, años caracterizados por ser los previos a una serie de importantes acontecimientos políticos y sociales. En el año 1916, coincidiendo con el apogeo de la Primera Guerra Mundial, Albert Einstein presentaba en Berna su “Teoría General de la Relatividad” la cual le supondría el Premio Nobel cuatro años más tarde. Tan sólo a 40 kilómetros al oeste, en el municipio de Villeret, los relojeros de la manufactura Minerva equipaban sus cronógrafos con diales estrechamente ligados a las mediciones de velocidad.
Por aquél entonces, los oficiales militares precisaban de guardatiempos fiables para llevar a buen puerto sus propósitos tácticos. Las escalas telemétricas permitían establecer con precisión la distancia a la que se encontraba la artillería enemiga gracias al tiempo transcurrido entre el destello de los disparos y el sonido de la explosión. Las escalas taquimétricas, por su parte, permitían el cálculo de la velocidad de los convoys enemigos desde una distancia segura.
Fue en este año 1916 y coincidiendo con el estudio de la relación espacio-tiempo de Einstein cuando se construyó, en Villeret, un cronógrafo capaz de medir la centésima de segundo.

El nuevo Vintage Tachydate rememora esta época pasada en la que Minerva equipó por primera vez sus relojes con este mecanismo de cronógrafo, a la vez que se trata del primer cronógrafo de la colección Villeret 1858 que incorpora la función de fechador. Para ello Montblanc, tratando de respetar la estética de la época, ha renunciado a la típica indicación por ventana en favor de la correspondiente indicación por aguja en un subdial a las 6. Todo un acierto en mi opinión visto el resultado del conjunto.

La disposición de las indicaciones del cronógrafo es del tipo bi-compax de manera que la trotadora tiene su eje en el centro del dial mientras que los minutos del crono se implementan en el subdial a las 3. Los segundos del movimiento base los podemos encontrar en el subdial a las 9.
La escala taquimétrica está diseñada de manera que el círculo exterior indica las velocidades comprendidas entre 1.000 y 60 mientras que la interior representa las correspondientes al intervalo de velocidades de 60 a 30. Los numerales de ambos círculos son de color rojo coincidiendo con el asignado a la trotadora central del cronógrafo.

El calibre que monta el nuevo Vintage Tachydate es el manufactura de remonte manual y nuevo diseño MB M16.32 con una frecuencia de oscilación del volante de 18.000 alternancias por hora y 50 horas de reserva de marcha. La activación del crono es del tipo monopulsante, el órgano de gobierno por rueda de pilares y el acoplamiento es de tipo horizontal.

Respecto de los otros cronógrafos presentados este 2012 por Montblanc encontramos dos diferencias importantes. En primer lugar la ubicación del pulsador del crono es la habitual de manera que se incorpora en el centro de la corona situada a las 3. Quizás debido al carácter vintage de esta pieza no procede ninguna de las alternativas que habíamos visto en los anteriores, aunque sin lugar a dudas, este hecho le resta practicidad respecto a ellos. La segunda diferencia, importante desde mi punto de vista, es la relativa al acoplamiento horizontal del crono y los problemas de backlash y pérdida de amplitud que conlleva respecto al acoplamiento vertical.
Las dimensiones de la caja son de 43,5 mm de diámetro por 13 de altura y la hermeticidad es de 3 bar. Importante en este punto es el anotar que el dial está fabricado oro.
Este Vintage Tachydate estará disponible, a partir de la primavera de 2012, en dos versiones: en caja de oro rojo de 18K y en caja de oro blanco de 18K. Ambas serán en edición limitada de 58 unidades en referencia a los dos últimos dígitos del año de fundación de la manufactura Minerva.
El porqué se trata de una edición limitada y la razón de escoger los dos últimos dígitos del año de fundación de Minerva y no los tres últimos o el año completo, lo desconozco. Últimamente es difícil encontrar un guardatiempos que no forme parte de una, u otra, edición limitada con la intención, entiendo, de proporcionarle algún tipo de valor añadido a la pieza en cuestión. En mi opinión es un tanto absurdo siempre que no se deba a razones de producción ya que en muchos casos, como el presente, la calidad de la pieza es inherente independientemente del número de unidades que salgan al mercado.

Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.