Una de las novedades presentadas por Montblanc en el SIHH 2013 corresponde, en realidad, a la tercera versión de un modelo ya existente en el catálogo de la manufactura: el TimeWalker TwinFly Chronograph. El primer integrante de esta serie fue presentado a finales de 2011 bajo la misma denominación que el actual y correspondía a una edición limitada a 300 piezas en caja construida en titanio con tratamiento DLC, lo que confería al guardatiempos un aspecto “all black” en la línea de los muchos relojes de distintas marcas que por aquel entonces inundaron el mercado. Recuerdo que en la nota de prensa correspondiente ya se mencionaba la edición de una versión de producción regular, no limitada, en caja de acero. Lo cierto es que nunca más se supo de esa versión … hasta ahora. Aún sin saberlo con toda seguridad, me atrevería a afirmar que el modelo presentado este año corresponde a la versión “perdida” del TwinFly.

2011                                          2012 (GreyTech)                                                           2013

La segunda versión del guardatiempos era presentada hace justamente un año, durante la vigésima segunda edición del SIHH en enero de 2012. Esta vez se le añadía a la denominación original del reloj el término GreyTech aludiendo a la tonalidad cromática de la caja que, continuando con el titanio como material de fabricación abandonaba el acabado DLC por un acabado perlado en la tonalidad original del titanio. También en esta ocasión se trataba de una edición limitada, algo mayor a la anterior y compuesta por 888 unidades. Características de la caja, calibre albergado e indicaciones eran llevadas al dial de manera análoga en ambos guardatiempos con algunas pequeñas diferencias en cuanto a la esfera. Por no extenderme en el artículo podéis consultar los dedicados a los dos modelos anteriores en los siguientes links (TwinFly Chronograph 2011 / TwinFly Chronograph 2012).

Como ya hemos comentado la morfología de la caja continúa respondiendo al modelo TimeWalker de Montblanc constituyendo de este modo, de manera conjunta con el World-Time Hemispheres del que os hablaba hace pocos días, la segunda novedad para el año 2013 en esta colección de la manufactura. Tampoco las dimensiones varían respecto de las anteriores y se mantienen los 43 mm de diámetro por 15,3 de espesor, con una hermeticidad total del conjunto, algo limitada, de 30 metros.

En este caso, el nuevo TwinFly presenta la opción de incorporar correa de piel de caimán en tonalidad café (referencia 109134) o bien un armis de acero (referencia 19133). En ambos casos, el cierre es del tipo desplegable, en acero, y de triple hoja.

La segunda diferencia notable a primera vista con sus antecesores la constituye el color del dial que en este caso adopta una tonalidad plateada en sustitución del gris y el negro de las versiones anteriores.

Si nos centramos en la manera en la que el dial implementa las indicaciones observaremos que éstas no varían en cuanto a su ubicación, aunque podríamos considerar que el diseño de la nueva esfera, cromaticidad aparte, consiste en la combinación de las dos versiones anteriores.

Agujas de horas y minutos, en construcción semi-esqueletizada, se presentan en la habitual configuración de eje central con un pequeño segundero alojado en el dial subsidiario a la altura de las 6. El cronógrafo cuenta tan sólo con contador de segundos y sesenta minutos prescindiendo de un contador de horas. Ambas agujas, la trotadora del crono y el contador de minutos comparten eje central con las correspondientes a horas y minutos del movimiento base. Para facilitar la legibilidad y la identificación de ambas agujas a simple vista, Montblanc utiliza dos recursos: en primer lugar les asigna longitudes distintas, de manera que la trotadora central es la de mayor longitud y apunta a la escala perimetral ubicada junto al bisel de la caja y el contador de minutos, de menor longitud, se ayuda de la escala interior para su lectura. El segundo recurso para esta diferenciación consiste en el color aplicado a cada una de estas dos agujas. Mientras que la trotadora de los segundos es plateada en su totalidad excepto en el extremo donde presenta un pequeño segmento en color rojo, la contadora de minutos adopta este último color en toda su longitud.

A la altura de las 9 y a través de la habitual indicación por ventanilla podemos realizar la lectura correspondiente a la fecha. El conjunto de informaciones que ofrece el nuevo TwinFly Chronograph se completa con la indicación de un segundo huso horario albergada en el dial subsidiario ubicado a las 12. Este subdial incluye una escala de 24 horas perimetral sobre la que se obtiene la información gracias a la aguja esqueletizada. Un pequeño detalle en el grabado interior de este subdial complementa la información ofrecida en cuanto a la indicación día/noche. Mientras que el hemisferio superior presenta un grabado que pretende emular los rayos del sol para las horas comprendidas entre las 6 y las 18 horas, el hemisferio inferior lo hace con un grabado que representa el domo celestial para el intervalo comprendido entre las 18 y las 6.

Personalmente, opino que la nueva versión de este guardatiempos es la que mejor legibilidad presenta de las tres existentes. Esta legibilidad mejorada es fruto, en primer lugar, por el contraste que ofrecen las indicaciones versus el dial al abandonar la tendencia monocromática de los modelos anteriores, sumado al hecho de que las escalas representadas adoptan la mejor solución al combinar las ventajas de cada uno de los relojes existentes.

El calibre que late en el interior del nuevo TwinFly continua siendo, como en los casos anteriores, el manufactura de remonte automático MB LL100 con una frecuencia de oscilación del volante de 28.800 alternancias por hora (4 Hz) y una reserva de marcha de 72 horas suministrada por un doble barrilete. El mecanismo del cronógrafo, gobernado por una rueda de pilares, incorpora la función flyback y está dotado de un embrague de tipo de vertical.

Quizás no es ahora el momento, puesto que nos extenderíamos demasiado en el artículo, de comentar los distintos tipos de embragues o acoplamientos existentes entre el movimiento base de un guardatiempos y su función de cronógrafo. Tan sólo comentar al respecto que, el embrague de tipo vertical presenta dos ventajas respecto del horizontal: en primer lugar no afecta a la amplitud del movimiento base cuando el cronógrafo se pone en funcionamiento, es decir, contribuye a estabilizar la precisión del reloj. En segundo lugar elimina el efecto conocido como “backlash” que se da en el momento de activar el crono y que consiste en el pequeño salto que realiza la trotadora central en el momento del acople de la rueda de transmisión y la rueda del crono en el embrague horizontal.

Como os comentaba en el artículo dedicado al World-Time Hemispheres, en mi opinión, Montblanc en este 2013 ha presentado piezas terrenales que son susceptibles de pasar a aumentar la colección de aficionados a la relojería sin realizar grandes inversiones. Las complicaciones implementadas son interesantes y las calidades de los acabados perfectas. Todo ello conseguido con una relación calidad-precio realmente interesante.

Si la versión del TwinFly en titanio y tratamiento DLC salía al mercado por unos aproximados 9.500 € en 2011 y el GreyTech, en 2012, lo hacía por unos 12.000, la nueva versión en caja de acero presenta un precio de venta recomendado de algo menos de 6.500 €. ¿6.500 € por un movimiento mecánico, con indicación de fecha, segundo huso horario y con cronógrafo flyback gobernado con rueda de pilares y embrague vertical? Si a todo ello le sumamos la calidad a la que Montblanc nos tiene acostumbrados en sus productos y la polivalencia de este guardatiempos, el nuevo TwinFly representa una opción ciertamente interesante.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

1 comentario

    Dejar una Respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.