El 17 de enero del ya pasado año 2011 durante la celebración del SIHH y con motivo del 190 aniversario del cronógrafo, Montblanc hizo la presentación de un nuevo modelo correspondiente a su ya conocida colección de relojes TimeWalker: el cronógrafo TwinFly.
Este nuevo guardatiempos es un claro indicador del firme propósito de Montblanc de completar la gama de capacidades de su manufactura ubicada en Le Locle. Para este modelo en particular los talleres propios de la marca fueron los encargados de todos y cada uno de los pasos que condujeron a la presentación de este cronógrafo: el desarrollo del calibre, el diseño y la ingeniería del conjunto así como el ensamblaje final y el control de calidad de la pieza.
Atractivos adicionales en este reloj son la implementación del sistema del cronógrafo activado por rueda de pilares y la incorporación de la no menos especial complicación Flyback. La caja de 43 mm de diámetro está construida en titanio con tratamiento DLC y, sumándose a la larga lista de las ya existentes en el mercado, la producción es en edición limitada a 300 piezas.
Dada la elevada demanda de modelos de relojes mecánicos que incorporan la complicación de cronógrafo, Montblanc ante el proyecto de desarrollo de un nuevo calibre, se decantó por implementar esta función en el nuevo Calibre MB LL100 de remonte automático. Las principales características de este movimiento por lo que respecta a la función del cronógrafo implementada en construcción modular son su órgano de gobierno por rueda de pilares, el acoplamiento por embrague vertical y la función flyback.

 

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, desde el punto de vista de construcción, los cronógrafos pueden ser integrados o modulares. Mientras que en la construcción integrada los componentes del calibre se montan en un mismo nivel que aúna movimiento base y cronógrafo, en la construcción modular un primer nivel contiene los componentes del movimiento base mientras que, por encima de este, se añade un segundo plano conteniendo el movimiento del cronógrafo. La construcción integrada requiere de un diseño más específico puesto que el total de piezas del calibre es inferior a la construcción modular. Adicionalmente y debido al segundo nivel que incorporan las construcciones modulares, la altura del calibre es superior al de los cronógrafos integrados.
El embrague o acoplamiento vertical implementado en el calibre MB LL100 de este Montblanc anula las dos desventajas principales del acoplamiento horizontal.

En primer lugar se eliminan los problemas de perdida de amplitud en la oscilación del volante al activar el cronógrafo. Los cronógrafos de embrague lateral están construidos sobre el calibre base. Si el calibre base está en funcionamiento, a menudo cuando se activa el funcionamiento del crono, la amplitud (precisión) del conjunto del reloj disminuye debido a que el movimiento está suministrando energía a un mecanismo adicional. La configuración de los cronos de acoplamiento lateral se puede considerar como una aplicación indirecta de la energía del calibre base hacia la rueda del crono. Los elementos adicionales de la rueda motriz, rueda de transmisión, brazo de acoplamiento y rueda de crono pueden ser considerados como un pequeño subsistema similar a aquellos pequeños peces que siguen a las ballenas alimentándose de ellas. En una prueba realizada sobre el Le Chronographe de Maurice Lacroix, se comprobó que el reloj objeto del ensayo marchaba de manera más rápida cuando el crono estaba parado. Con ello se compensaba la pérdida de amplitud experimentada al poner en marcha el crono.

En segundo lugar, el acoplamiento vertical elimina el efecto de backlash también conocido como salto de la aguja del cronógrafo y que consiste en el salto, hacia delante o hacia atrás, de la aguja trotadora antes de iniciar el movimiento. Este salto tiene lugar cuando la rueda de transmisión y la rueda del crono entran en contacto ya que los dientes de ambas ruedas pueden no estar en la posición correcta para un acople perfecto. Como resultado la rueda del crono se mueve ligeramente para permitir un engranaje más preciso. En la parte del dial este proceso se convierte en un pequeño salto de la aguja trotadora hacia delante o hacia atrás.
Una de las características particulares de este calibre es que su construcción permite portar ambas agujas del cronógrafo, la trotadora y la contadora de minutos, desde el eje central del movimiento. Esta disposición fue muy popular en la década de 1970 y permite que las agujas del cronógrafo sean más largas que las existentes en las habituales disposiciones bicompax o tricompax. En el caso del Montblanc TimeWalker TwinFly Chronograph, los segundos se pueden leer en la escala perimetral con una precisión de 1/4 de segundo mientras que los minutos transcurridos en el cronometraje se reflejan en la escala implementada en el anillo interior del dial, por la parte interior de la indicación de las horas y con una graduación de hasta 60 minutos.
Funciones adicionales son la fecha, ubicada en una posición un tanto atípica a las 9 en punto del dial, y la función GMT que permite consultar la hora en un segundo huso horario ubicado en un subdial a las 12 en punto.

 

Otra de las características destacables a nivel constructivo es la integración de dos barriletes que permiten suministrar una reserva de marcha de 72 horas (3 días) al movimiento del reloj. No es extraño en la actualidad encontrar relojes mecánicos con más de un barrilete con el objetivo de maximizar la reserva de marcha disponible. En el caso de un calibre de cronógrafo esta práctica es particularmente ventajosa dado que un mayor valor de reserva de marcha permite compensar las diferencias del par de fuerza suministrado cuando se activa el crono. Esta compensación reduce la diferencia de amplitud que acompaña a la activación y desactivación del cronógrafo. La estabilidad se ve mejorada debido al remonte de tipo automático ya que se da por supuesto que, en condiciones de uso habitual del guardatiempos, la carga de los muelles reales será siempre óptima.
Obviamente dadas las funciones implementadas en el Montblanc TimeWalker Cronógrafo TwinFly estamos ante un guardatiempos de marcado carácter deportivo acentuado por el tratamiento DLC de la caja. Si bien es justo mencionar que el hecho de jugar con únicamente dos colores, el negro y el blanco, aporta cierta sobriedad al conjunto sólo mínimamente alterada por la utilización del rojo en las agujas del crono.
No voy a negar que el hecho de implementar la lectura del cronógrafo con agujas más largas y partiendo del eje central del calibre otorga a este guardatiempos un rasgo distintivo y diferenciador, aunque, en mi opinión la disposición del conjunto de indicaciones ofrecidas es confusa y no facilita en absoluto la lectura de los cronometrajes. Esta apreciación personal se acentúa en el caso particular de los minutos, donde el anillo que incorpora los índices se ve recortado en sus puntos de intersección con los dos subdiales ubicados a las 12 (GMT) y a las 6 (segundos del movimiento base).
El precio de esta edición especial ronda los 9.500 €, aunque existe una versión no limitada en acero cuyo precio está alrededor de los 6.000 €. En mi opinión el precio de la edición no limitada es más que atractivo teniendo en cuenta las funciones que proporciona esta pieza: horas, minutos, segundos, cronógrafo flyback con rueda de pilares y acoplamiento vertical, fecha y GMT.

Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

2 comentarios

  1. “Esta apreciación personal se acentúa en el caso particular de los minutos, donde el anillo que incorpora los índices se ve recortado en sus puntos de intersección con los dos subdiales ubicados a las 12 (GMT) y a las 6 (segundos del movimiento base).”
    No veo lo mismo que tú… ¿dónde ves eso? en todo caso veo que sí se interrumpen los contadores del pequeño segundero a las 6 y del gmt a las 12, o sea lo contrario de lo que describes… a las 3 la escala del contador de minutos se corre hacia adentro un poco para esquivar el nombre de la marca, pero eso es todo.
    Yo estuve jugando un poco con este reloj y de verdad que impresiona. Es un poco más grueso en muñeca que los otros TimeWalkers, y eso es cuestión de gustos. Los pulsadores son suaves de operar, y la corona gira como se debe en un reloj de esta categoría. La versión en acero es apenas más pesada que la de titanio DLC, y ambas se ven bien en muñeca.

  2. Hola Rafael,
    en primer lugar agradezco tu comentario. Al fin y al cabo una de las finalidades principales de nuestro blog es el de compartir distintos puntos de vista.
    Sobre el tema del disco de los minutos del crono es cierto que por lo que a intersecciones de círculos e índices se refiere, la inferior (segundos del movimiento base con minutos del crono) es la que menos afectada se ve. En lo que no estoy de acuerdo contigo es en la intersección superior con el subdial del GMT. Aquí, el círculo blanco que lo delimita, y la parte interior de éste en negro, pasa claramente por encima del anillo de los minutos entre los índices de las 6 y las 18. Es más, en el anillo de los minutos del crono no están los índices correspondientes al 55 y al 5.
    Adicionalmente, sobre el tema de legibilidad de las indicaciones del cronógrafo, éstas se ven gravemente afectadas en cualquier posición donde en el tiempo cronometrado coincidan los minutos con la posición de las agujas de las horas o minutos del tiempo base, puesto que ambas agujas están ubicadas en un plano inferior a las del crono y son los suficientemente anchas como para imposibilitar la lectura del crono (aunque tengan la abertura rectangular en el centro para facilitarla).
    No se trata de una crítica destructiva, es más, entre mi colección cuento con un TimeWalker, sino simplemente de que, en mi opinión, las indicaciones de un cronógrafo deben ser claras y nítidas a simple vista y no deben dar lugar a confusión o requerir de tiempo adicional para una lectura correcta, como es el caso.
    En cuanto a que el grosor de este TimeWalker es superior al de los convencionales, en este caso no es cuestión de gustos sino que es debido a que el calibre que incorpora es el de un cronógrafo de arquitectura modular, lo que indefectiblemente aumenta el grosor del calibre y, en consecuencia, el de la caja.
    Que los pulsadores operen de forma suave es, sin lugar a dudas, gracias a que este mecanismo de cronógrafo está gobernado por una rueda de pilares y no por un mecanismo de leva y palanca.
    Un saludo.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.