Omega Speedmaster Moonwatch 321 Platinum.

Coincidiendo con el día del 50º Aniversario del alunizaje, Omega lanza el Speedmaster 321 Platinum, el primer moonwatch en alojar la reedición del legendario Calibre 321.

\\ WT REF 59988 Se lee en 2' 25''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Fue en el mes de enero cuando os avanzamos que Omega reeditaba su icónico Calibre 321, el del Moonwatch. Mantenido en el más absoluto secreto, los detalles del proyecto que por aquél entonces salieron a la luz fueron los justos y necesarios. La nota de prensa acababa con algo similar a un «continuará» de los utilizados en las series de televisión. Pues esa espera ha terminado y Omega aprovecha el día en el que se celebra el 50º Aniversario del alunizaje (creo que el correo con la nota de prensa lo he recibido coincidiendo con la hora), de la llegada a la luna de la misión Apollo 11, para presentarnos el Speedmaster Moonwatch 321 Platinum, el primer guardatiempos en albergar la reedición del nuevo 321.

Omega-Speedmaster-Moonwatch-321-PlatinumBien, de momento y como sucedió en su día con el Calibre 321 la información que nos llega es ciertamente limitada. Pero también es cierto que lo importante es poder mostraros las imágenes y los datos más importantes de este Speedmaster Moonwatch 321 Platinum. El que el 21 de julio haya coincidido en domingo tampoco ayuda … te levantas por la mañana pesando en leer algún periódico, tranquilamente, tomando un café, y te encuentras en la bandeja de entrada con un notición de este tipo. En fin, es de esos relojes que gustan de comunicar, de presentar. De los que uno no puede esperar a escribir sobre ellos aunque solo sea, de momento, para informar de su existencia.

Omega Speedmaster Moonwatch 321 Platinum SoldatProbablemente no diré nada nuevo, nada que muchos de los aficionados al familiarmente conocido como Speedy no sepáis sobre el movimiento original. El Calibre 321 original fue el primer movimiento albergado en el Speedmaster original lanzado en 1957 junto a otros dos iconos de la manufactura: el Railmaster y el Seamaster. Adicionalmente, este calibre fue el que se utilizó en varios de los modelos que se destinarían a las misiones espaciales, como el Speedmaster ST 105.003 (la referencia probada y cualificada por la NASA que usaría el astronauta Ed White durante el primer paseo espacial estadounidense) y el Speedmaster ST 105.012 (el primer reloj utilizado en la Luna, el 21 de julio de 1969).

Omega Speedmaster Moonwatch 321 Platinum Soldat 1El Speedmaster Moonwatch 321 Platinum cederá, como no podía ser de otra manera, parte de su protagonismo, a esta reconstrucción del calibre 321. Para ello la trasera de la caja construida en una aleación especial de platino y oro (Pt950Au20) y con un diámetro de 42 mm, montará un panel de cristal de zafiro a modo de ventana por la que asomarse al movimiento.

Por lo que respecta a la morfología de la caja, la del Speedmaster Moonwatch 321 Platinum toma como referencia la asimétrica del Speedmaster de 4ª generación (ST 105.012) con asas curvadas. La correa es de piel en color negro con hebilla del mismo material que la caja. El bisel utiliza la cerámica negra como material y la escala taquimétrica que siempre ha caracterizado al Speedmaster se ha implementado utilizando esmalte blanco.

Omega Speedmaster Moonwatch 321 Platinum Caseback

Pero los detalles no acaban aquí. La esfera se ha manufacturado en ónice, de un negro intenso que combina y contrasta de manera perfecta con el oro blanco utilizado para los índices y las agujas respetando de este modo la legibilidad que históricamente ha caracterizado al Speedmaster. Los tres contadores, por su parte, toman láminas reales de meteorito lunar para su fabricación.

Seguro que no tardaremos en volver con más detalles sobre este Speedmaster Moonwatch 321 Platinum … y sobre alguno de los nuevos modelos adicionales que, sin duda alguna, se añadirán en un futuro a los que albergarán al nuevo Calibre 321.

\\ WT REF 59988
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta