Omega, desde las trincheras hasta Dunkerque.

En este artículo repasamos la historia de los relojes de Omega durante las dos Guerras Mundiales y que dieron paso a la Colección Seamaster.

\\ WT REF 63783 Se lee en 4' 42''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Las dos guerras mundiales fueron, posiblemente, los hechos que mayor huella dejaron en el escenario socio-político (y también, por supuesto, económico) del siglo XX. Ambas condujeron a una división de naciones dejando numerosos episodios devastadores en la historia de la humanidad.

Omega-Publicidad 1916

Publicidad de Omega (1916)

En el seno de estos conflictos estaban los soldados, las personas que arriesgaban sus vidas y que, en muchos casos, acababan pereciendo en defensa de una bandera. Muchos de ellos, de los que se encontraban en el lado aliado, dependieron de sus relojes Omega como instrumento de supervivencia convirtiendo a la marca en uno de los mayores proveedores de relojes durante ambos conflictos bélicos para llegar a desempeñar un papel fundamental.

La Primera Guerra Mundial (1914-1918).

Omega-Publicidad 1945

Publicidad de Omega (1945)

Las cualidades de los guardatiempos producidos por Omega la convirtieron en uno de los proveedores ideales de relojes militares cuando, el 28 de julio de 1914, estalló la conocida como la Gran Guerra. De entre todas estas cualidades, la que posiblemente se situó en primera posición fue la precisión. Omega contaba en su haber con una sólida historia de registros de observatorio que respaldaban esta cualidad.

Otro de los factores determinantes y a la par en importancia con esta precisión, respondió a la capacidad de producción de la manufactura. Este hecho aseguraba el corto plazo en la entrega de grandes cantidades de relojes de pulsera y de bolsillo. Rápidamente, Omega se convirtió en la primera opción para el Ministerio de Defensa de Gran Bretaña y del bando aliado.

Cuando la guerra se trasladó a las trincheras, los cronógrafos de Omega se convirtieron en instrumentos esenciales para los oficiales al mando. La precisión de esta complicación implementada en un reloj permitía medir la diferencia de tiempo exacta que se sucedía entre el destello y el consecuente sonido de los disparos enemigos. De este modo y con esta medición como base, podían calcular la distancia a la cual se encontraban las tropas contrarias y planificar su estrategia.

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La buena reputación de Omega se mantuvo en la Segunda Guerra Mundial (1 de septiembre de 1939 – 2 de septiembre de 1945). Lo demuestran los más de 110.000 relojes entregados a los pilotos, marineros y soldados del Ministerio de Defensa de Gran Bretaña destinados a la Fuerza Aérea y de Marina. Esta cifra supuso más del 50% de la totalidad de los relojes suizos entregados, en tanto que el resto de marcas compartieron la mitad restante. Desde Gran Bretaña hasta los Estados Unidos, pasando por Francia e incluso Grecia, se beneficiaron de las prestaciones y fiabilidad de los instrumentos producidos en Biel.

El modelo CK2129 se convirtió en el reloj Omega más utilizado por el personal de la RAF durante los primeros días de la Segunda Guerra Mundial. Su bisel giratorio se convirtió en un valioso elemento para los pilotos y marinos que, durante sus misiones, precisaban calcular intervalos de tiempo muy específicos y que se convirtieron en cruciales durante los bombardeos. Este bisel giratorio podía bloquearse con la segunda corona del reloj de manera que la sincronización no podía ser alterada por golpes o movimientos accidentales.

Omega CK2129

CK2129

Tom Hardy, en su interpretación de uno de los oficiales de la RAF en la película «Dunkerque» dirigida por Christopher Nolan en 2017, lució uno de estos guardatiempos en su muñeca.

En total y al comienzo del conflicto, fueron 2.000 los CK2129 que se entregaron al Ministerio de Defensa, un reloj instrumento que se concibió para optimizar su legibilidad implementando una esfera en color crema que ofrecía un excelente contraste con sus numerales arábigos de tonalidad oscura.

La variedad de modelos entregados por Omega al Ministerio de Defensa aumentó según avanzaba el conflicto bélico. Posiblemente el UK/CK2292, conocido también como el reloj de los Spitfire, fuera el más famoso y utilizado de todos ellos.

Omega CK2292

CK2292

Estos relojes fueron suministrados a la mayoría del personal de la RAF y  de la Fleet Air Arm (fundada en 1924 y uno de los cinco brazos de combate de la Royal Navy). El motor que alimentaba el movimiento de estos guardatiempos respondía al Calibre de 30 mm que, por aquel entonces, ya había establecido numerosos récords mundiales de precisión en los ensayos de observatorio a los que había sido sometido. Adicionalmente, gozaba de una mayor resistencia a los campos magnéticos debido a la nueva aleación utilizada en la fabricación de la espiral del volante. Esta resistencia al magnetismo fue de extrema utilidad para los pilotos de los Hurricane y de los Spitfire cuyo cockpit se situaba a tan solo sesenta centímetros por detrás de los grandes campos magnéticos originados por sus potentes motores.

El Omega CK2444 entró en servicio durante la última etapa de la Segunda Guerra Mundial, cuando el conflicto avanzaba hacia el Océano Pacífico. Este modelo se hizo famoso por su excelente registro de resistencia al agua.

Omega CK2444 2

CK2444

Fue por este motivo que el Ministerio de Defensa grabó en la trasera de su caja con la leyenda w.w.w. (water resistant wrist watch o, lo que es lo mismo, reloj de pulsera resistente al agua). La marca de flecha implementada en la esfera y en el fondo de la caja, típica del ejército británico, fue otro de los elementos que caracterizaron a este reloj.

Omega CK2444 1

CK2444

El Legado.

Con la guerra ya ganada por el bando aliado, el mariscal de campo Lord Montgomery (héroe de El Alamein y de la Operación Overlord), solicitó poder realizar una visita a las fábricas que Omega tenía en Biel. En los dos viajes que realizó por separado, uno de carácter oficial y otro a título privado, Montgomery expresó su satisfacción por el papel desempeñado por los relojes producidos por Omega durante la guerra y se reunió con representantes de la marca para manifestarles su agradecimiento por la ayuda que la marca les había proporcionado.

Omega-Seamaster-1948-Limited-Editions

Ediciones Limitadas de 2018 del Seamaster 1948 Small Seconds (izquierda) y del Seamaster 1948 Central Seconds (derecha)

Omega seguiría proporcionando relojes militares valiéndose de las lecciones aprendidas durante los dos conflictos bélicos que habían fortalecido su experiencia y capacidad. Poco después de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, en 1948, nacería la Colección Seamaster. Fue precisamente en 2018, coincidiendo con el 70º Aniversario del origen de esta colección, que Omega lanzaría dos ediciones limitadas a 1948 relojes cada una de los modelos Seamaster 1948 Small Seconds y 1948 Central Seconds.

\\ WT REF 63783
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta