Omega Speedmaster Calibre 321 Canopus Gold

Omega nos presenta el Speedmaster Calibre 321 Canopus Gold, una nueva y espectacular versión de su exclusiva colección Heritage Calibre 321.

\\ WT REF 80641 Se lee en 7' 29''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Omega Speedmaster Calibre 321 Canopus Gold – el movimiento

Para alegría de todos los apasionados de Omega y de la relojería en general, la manufactura de Biel decidió resucitar su icónico calibre 321 y lo reintrodujo en el año 2019. No se trata de una inspiración sino de una réplica exacta del original hasta las últimas consecuencias.

Omega Speedmaster Calibre 321 Canopus Gold - caseback

Como consecuencia de su extrema fidelidad al original, algunas prestaciones de este calibre 321 son lo que hoy consideraríamos como muy modestas, como es el caso de la frecuencia de oscilación de su volante, de 18.000 alternancias por hora. Por contra, la reserva de marcha de 55 horas que ofrece es superior a la de muchos movimientos modernos.

En el interior del cristal de zafiro de parte trasera de la caja encontramos grabado el caballito de mar, otro de los símbolos históricos de Omega, que se inspiró en los hipocampos de Neptuno de Venecia. Además, esta figura cuenta con la singularidad de que su ojo está reproducido mediante un zafiro azul.

Omega Speedmaster Calibre 321 Canopus Gold - Seahorse

En cierto modo puede resultar un detalle muy especial, que lo es, pero conceptualmente me parece un disparate. Es lo mismo que ya he criticado en diversas ocasiones de los Patek Philippe «Advanced Research» que también grababan (salvo el último) el cristal de zafiro del fondo de la caja. La única y primordial finalidad de utilizar cristal e zafiro en el fondo de una caja de reloj es permitir el deleite de observar el movimiento mecánico de alto nivel que alberga. Si grabamos o imprimimos este cristal, dicha finalidad se ve seriamente perjudicada. Por suerte, esta es el primer y único detalle que considero criticable del Calibre 321 Canopus Gold.

 

Omega Speedmaster Calibre 321 Canopus Gold – conclusiones

La mayoría de apasionados de Omega se centran en el Speedmaster Professional y especialmente en el Moonwatch. No obstante, desde el punto de vista histórico, el «connaiseur» de Omega siente una especial atracción por el diseño de los Speedmaster originales. Dejando de lado el Canopus Gold, esta versión que hoy nos ocupa me recuerda de inmediato al Speedmaster Broad Arrow que ofrecían el catálogo de Omega durante la década de los años 90. Tanto el bisel, con taquímetro realizado en el mismo metal que la caja, como las agujas que le dan su nombre, eran idénticos a esta versión que hoy analizamos.

Omega Trilogy Baselworld 2017

Afortunadamente esta carencia se solucionó en el año 2017 cuando Omega presentó su ya célebre trilogía 57 (artículo). Esta trilogía constaba de un Railmaster, un Seamaster y un Speedmaster, que emulaban a las versiones históricas que se lanzaron simultáneamente en del año 1957. El Speedmaster de este trio ya adquiría de nuevo la configuración del modelo histórico, con todas las peculiaridades que hemos comentado.

La máxima fidelización histórica se logró cuando Omega presentó la gama Calibre 321 que equipaba el movimiento del mismo nombre. Recordemos de nuevo que es un calibre resucitado en el que se ha reproducido hasta el más mínimo detalle la estructura y los elementos del calibre original. Su producción es limitada y en consecuencia su coste es elevado, pero el placer de contemplar esta obra de arte mecánica lo compensa todo.

Omega Speedmaster Calibre 321 Canopus Gold - box

Ahora, este Omega Speedmaster Calibre 321 Canopus Gold añade una tercera versión a esta exclusiva gama y lo hace con el máximo nivel de exquisitez por los materiales oíbles que emplea en la caja y en la esfera. Ello también se revela por el enorme y lujoso estuche, realizado en madera y piel, que resguarda este cronógrafo. Su diseño también se basa en los estuches que recibían los clientes del Speedmaster en el año 1957.

Por el hecho de utilizar dicho calibre, la serie Calibre 321 del Speedmaster ya tiene de por sí un precio más elevado que el de cualquier otro Speedmaster. A ello, este Canopus Gold le añade el hecho de que tanto su caja como su brazalete estén elaborados con oro blanco y que la base de su esfera recurre al ónice, por lo que su precio se dispara hasta los 80.700 €.

Se trata de una cifra inalcanzable para la mayoría de clientes, pero los apasionados a la relojería que dispongan de estos medios no dudarán en invertirlos en esta pieza tan especial. Prueba de ello es que si entramos en la web de Omega y vamos a la ficha de este cronógrafo, veremos el rótulo «lista de espera», lo que implica que, transcurrido un solo día desde su anuncio, la demanda ya supera la producción prevista.

Continua leyendo este artículo. Páginas: 1 2
\\ WT REF 80641
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 15 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad y fiable. Con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta