Conseguir desarrollar un modelo icono es un gran reto y la ambición de cualquier marca de relojes. A lo largo de su dilatada historia, Omega lo ha logrado en dos de sus colecciones: el Seamaster y el Speedmaster. Este último, concretamente el Speedmaster Professional, ha subido incluso el escalón definitivo para alcanzar el estatus de legendario, algo que apenas han logrado una quincena de relojes en la historia.

Desde hace muchas décadas, la colección Omega está claramente definida en cuatro gamas: Speedmaster, Seamaster, Constellation y De Ville. El Constellation ha sufrido múltiples variaciones desde su creación, las últimas de ellas en un claro intento de emular el Nautilus de Patek Philippe o el Royal Oak de Audemars Piguet. Curiosamente, Gerald Genta intervino en la creación de un par de modelos Constellation antes de triunfar definitivamente con el Nautilus y el Royal Oak. Algo que por desgracia de Omega no logró con el Constellation.

La cuarta de las colecciones Omega es el De Ville, un modelo claramente enfocado al clasicismo. Lograr un reloj icono de este estilo es prácticamente imposible, ya que sus características básicas: caja redonda, poco grosor, esfera sobria, correa de piel…. son compartidas por alguna colección de prácticamente todas las marcas que existen en el mercado. Incluso modelos tan afamados como el Calatrava de Patek Philippe no tiene en su diseño externo ningún elemento diferenciador.Es en 2007 cuando Omega parece dar un giro en su estrategia mediante un doble lanzamiento de enorme magnitud. Presenta simultáneamente el Hour Vision con el nuevo calibre manufactura 8500. Pocas veces en la historia de la relojería se da el caso de lanzar un reloj con un diseño partiendo de cero que además equipe un mecanismo manufactura también desarrollado desde cero.
De Ville Hour Vision
Si empezamos por el diseño, vemos que la denominación que Omega da a este nuevo modelo es De Ville Hour Vision. Es decir, a pesar de que su imagen y filosofía de uso son totalmente distintas, se trata de un nuevo De Ville. El hecho remarcable es que no sustituye a los relojes clásicos de la gama De Ville sino que convive con ellos. Esta política, aunque desconcertante, no es nueva en Omega, y a lo largo de las últimas décadas la ha repetido en todas sus colecciones.
Otro hecho evidente, es que este nuevo De Ville, con su clara vocación de reloj polivalente, invade sin tapujos el territorio del Constellation. Del porque Omega no incluye, como parecería lógico, el Hour Vision en la colección Constellation en lugar de en la De Ville, no tengo ni idea. De hecho, hace años que ya he desistido de descifrar algunas decisiones estratégicas de Omega, que aunque siempre respetables, son muchas veces confusas para el cliente. Der todos modos, y siempre desde mi particular punto de vista, lo  más coherente hubiera sido iniciar una nueva colección con la denominación Hour Vision que se apartara específicamente de las otras colecciones de la marca.

Omega Hour Vision caseEl diseño de la caja y de la esfera del Hour Vision no se parece en nada a ningún modelo existente, por tanto, como ya he comentado anteriormente, parte de un cero absoluto en su creación. El primer factor único, no tan solo en Omega, sino en cualquier reloj existente en el mercado, es la arquitectura de su caja.

Habitualmente la caja de un reloj se compone de tres partes: La carrura, o parte central, que alberga el mecanismo. El bisel, en la parte superior de la carrura, que sirve de nexo entre carrura y cristal. Y finalmente el fondo de la caja, que unida a la carrura hermetiza el reloj.

El nuevo Hour Vision añade un cuarto componente a esta estructura y modifica el primero de ellos. Su carrura, que habitualmente debería ser maciza, es hueca en sus cuatro caras,  por lo que de hecho, basa su rigidez en las asas que la unen al fondo de la caja. El nuevo componente, es una sorprendente segunda carrura interna realizada totalmente en cristal de zafiro, que de hecho es la que soporta realmente el mecanismo. El resultado final de estas innovaciones es un reloj por el que a través de su carrura podemos contemplar los laterales del calibre que alberga.

Indudablemente, esta compleja arquitectura externa convierte al Hour Vision en un reloj único e inconfundible, algo que evidentemente pretendía Omega con su nueva creación. En cuanto a la imagen que transmite este diseño, aporta una imagen diferenciadora, incluso llamativa, pero sin caer en la peligrosa extravagancia. Su funcionalidad ya es más discutible, ya que el imperativo grosor que requiere el cristal de esta carrura para obtener robustez y rigidez, inevitablemente penaliza su transparencia. Podemos observar el lateral del calibre 8500, pero no con la claridad que lo vemos a través del habitual fondo de la caja realizado con el mismo cristal de zafiro.

Omega Hour Vision detailLos acabados del Hour Vision son excelentes y en mi opinión superiores a cualquier Omega creado hasta la fecha. En la imagen se puede apreciar la alternancia en sus asas del acabado satinado con el pulido. Esta delicada convivencia de acabados opuestos, requiere necesariamente de una terminación manual ejecutada por personal altamente especializado. El cristal es de zafiro y tiene un tratamiento antireflejos por ambas caras.

El resultado final de todos estos detalles, es una caja de diseño clásico por su geometría, muy homogénea en sus curvas, de unos perfectos 41 mm de diámetro y con un factor único y diferenciador que es su transparencia lateral. La hermeticidad de 10 bares, es idónea y más que suficiente para un reloj con vocación polivalente. Todo ello unido, consigue el fin que Omega pretendía: un reloj de todo uso, con un diseño que probablemente le convierta a medio plazo en un nuevo icono de la relojería. Y quien sabe si Legendario, aunque para llegar a este estatus son necesarias varias décadas.

Omega Hour Vision profil

Todo lo descrito, es más que suficiente para que un nuevo reloj merezca la atención de todo el sector y de todos los aficionados a la relojería. pero Omega va más lejos y lo equipa con un nuevo calibre manufactura, que por si solo ya representa un hito en la historia moderna de la marca.

Hasta la aparición de este nuevo calibre 8500, Omega recurría en todos sus relojes a calibres fabricados por ETA, Valjoux, Lemania o Frederic Piguet. Ello hacía que muchos aficionados, los más puristas, no consideraran a Omega a un mismo nivel que por ejemplo Rolex. El razonamiento esgrimido es que mientras Rolex fabrica sus mecanismos internamente, Omega recurre a proveedores externos. Esta es una opinión respetable, pero a mi parecer técnicamente incorrecta, dado que las cuatro manufacturas que he citado pertenecen al mismo holding empresarial que Omega, el Grupo Swatch. Es más, dentro del grupo Swatch, la marca líder tanto desde le punto de vista de imagen como de negocio es indiscutiblemente Omega. Pero bien, con el nuevo 8500 este debate se cierra, pues incluso desde el punto de vista más extremo, el nuevo Hour Vision es de los contados relojes existentes en el mercado que se puede considerar 100% manufactura.

Omega Calibre 8501

Las soluciones técnicas que adopta el nuevo calibre 8500 son las más avanzadas que existen actualmente en el sector. En primer lugar, emplea dos barriletes montados en serie que le proporcionan 65 horas de reserva de marcha. Además de esta autonomía superior a la norma, esta arquitectura de doble barrilete proporciona una estabilidad de marcha, y por tanto precisión, mayor que la que se puede obtener con un solo barrilete de mayores dimensiones.

La energía que suministra el sistema de doble barrilete se transmite mediante el tren de ruedas al órgano regulador del reloj: el conjunto escape-volante-espiral. Este órgano regulador es el responsable en cualquier mecanismo de su precisión y fiabilidad, y Omega pone en él toda la carne en el asador.

El primer elemento que parte del tren de rodaje, el escape, emplea un diseño del genial George Daniels, lamentablemente fallecido hace unas semanas. Hace muchas décadas que el maestro Daniels diseñó su escape co-axial, y no fue hasta hace pocos años que Omega contactó con el para rescatarlo del olvido e introducirlo progresivamente en todos sus mecanismos. El resultado, es que hoy en día todos los especialistas del sector consideran el escape co-axial de Daniels como un diseño superior y más efectivo que el clásico escape suizo.

La espiral calibre 8500, el elemento crucial de todo mecanismo, está realizada en silicio, un material que aporta la solución a todos los problemas de este delicado elemento. El silicio es inmune a las variaciones térmicas y a las temidas y muy cercanas radiaciones magnéticas. Estos dos factores externos influyen negativamente en el isocronismo y en la amplitud de oscilación del volante, originando irregularidad en la precisión del reloj e incluso grandes desviaciones en su marcha. El volante, de innovador y futurista diseño, es de inercia variable y como tal se regula mediante cuatro cabezas perdidas.

El calibre 8500 es automático, generando su energía mediante un rotor central de carga bidireccional. Hay una variante este calibre, el 8501, que emplea el oro para su rotor y para el puente del volante. El 8501 se emplea normalmente en las variantes de oro del Hour Vision.

En cuanto a las funciones e indicaciones del Hour Vision, son las más habituales. Indicación de horas, minutos y segundos centrales, más un práctico fechador ubicado a las 3 horas. Pero incluso aquí, el calibre 8500 va más lejos, aportando una innovación de una funcionalidad absoluta. El ajuste de la aguja horaria es totalmente independiente de las agujas de minutos y segundos. En la práctica, esto significa que cuando viajamos a otro huso horario, o cuando simplemente se realiza el cambio horario de invierno o verano, solo tenemos que llevar la aguja de las horas al indicador correcto, mientras las agujas de minutos y segundos siguen su curso y permanecen totalmente sincronizadas. Ello nos permite efectuar esta operación de forma fácil y en pocos segundos, en lugar de la siempre incómoda secuencia de esperar a detener el segundero cuando llega  a acero, e intentar (normalmente requiere varios intentos) ajustar la aguja de los minutos en el centro exacto del índice correspondiente.

Los acabados de la esfera son impresionantes y realmente complejos. Los índices de las horas, realizados en oro macizo, no son impresos sino aplicados. Es decir, se elaboran externamente para luego encajarlos con total precisión en la base de la esfera. El mismo proceso se repite con la ventana del fechador. En su conjunto, esta técnica aporta una tridimensionalidad siempre atractiva en cualquier esfera.
Como apreciareis en las distintas imágenes de este artículo, hay diversas variantes de la esfera. La blanca rodeada de un anillo plateado, con una decoración geométrica que a mi me recuerda a los detalles arquitectónicos de la Antigua Grecia. Una segunda versión idéntica pero con la base de color negro y la numeración en rojo. Finalmente una tercera variante, que pertenece al recientemente lanzado Hour Vision Bleu, con una esfera y anillo totalmente azules. La blanca es probablemente la más elegante, la negra le aporta una pizca de deportividad y la azul es posiblemente un punto intermedio entre las dos anteriores.
OMEGA Hour Vision brazalete
Además de las versiones del Hour Vision en acero y en oro, también podemos elegir entre  los equipados con correa de piel de aligator o con un del metal equivalente al de la caja. este brazalete también es totalmente novedoso y creado específicamente para el Hour Vision. La complejidad de su diseño y elaboración difícilmente puede ser mayor.  En la imagen apreciareis que esta compuesto de eslabones de metal con acabado satinado, enlazados mediante unas finas piezas de metal pulido. Esta estructura requiere una producción y acabado individual de cada una de las piezas que componen el brazalete y su posterior ensamblado.

Omega Hour Vision braceletAfortunadamente, y a diferencia de los brazaletes de algunos Speedmaster y Seamaster antiguos, Omega fija los eslabones finales mediante tornillos de generosas dimensiones. Esto nos permite, por poca destreza que tengamos, modificar la longitud del brazalete a nuestra conveniencia y con facilidad, sin tener que acudir a un distribuidor de la marca.

Este es un detalle importante, ya que nuestra muñeca varía su diámetro de forma notable en función de la temperatura ambiente estival o invernal. Si se comparte el reloj con la pareja, también es una operación inevitable de realizar con cierta frecuencia.

Casi siempre que doy mi recomendación sin reservas a un reloj, debo puntualizar algún detalle que lo especializa o que lo hace menos adecuado para ciertas ocasiones. También es frecuente que realice alguna pequeña crítica de alguno de sus elementos, ya sean mecánicos o estéticos. Por más vueltas que le dé, y le he dado muchas, no se me ocurre ninguna objeción al Hour Vision.Su diseño es original, novedoso y personal. Sus acabados, tanto de caja como de esfera, están muy por encima de los relojes de su precio. El calibre que equipa, tanto desde el punto de vista técnico como funcional, es probablemente de los más avanzados que existen en la actualidad. El tamaño es perfecto para cualquier muñeca. Podemos elegir entre dos materiales de caja, tres acabados de esfera y dos tipos de pulsera. Sus 10 bares de hermeticidad nos permiten incluso efectuar inmersiones de baja profundidad.

Omega hour Vision Clooney

¿Que más se puede pedir?… a mi no se me ocurre nada, pero a Omega si. Tal y como mencioné en el test del Planet Ocean, Omega emite una garantía de 4 años para cualquier reloj equipado con sus calibres manufactura. Algo que no se atreve a efectuar ninguna otra firma de relojería. Pero aquí hay que efectuar una puntualización: esta garantía de 4 años solo se aplica a los calibres manufactura equipados con espiral de silicio, detalle de suma importancia en el caso del Hour Vision. La versión “Bleu”, la de más reciente aparición, cumple con dicho requisito, pero las versiones con esfera negra o plateada no la cumplen necesariamente. Solo las series más recientes incorporan la espiral de silicio ya que cuando se lanzó el Hour Vision en el 2007, aun no aplicaba esta tecnología.Así que, a pesar de que se me pueda enfadar algún concesionario, os recomiendo tener muy en cuenta este aspecto cuando vayáis a adquirir vuestro Hour Vision. Olvidaos de lo que os digan, solo tenéis que darle la vuelta al reloj y girarlo hasta que veáis claramente el volante de su mecanismo. Si es de color negro mate y tiene la inscripción Si14 cumple el requisito para otorgar 4 años de garantía. Si no veis dicha inscripción, solicitad amablemente que os avisen cuando llegue uno de más reciente producción.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.
AYÚDANOS A MEJORAR. VALORA ESTE ARTÍCULO.
[Total: 0 Valoración: 0]

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

6 comentarios

  1. Tengo entendido que la razón por la que no se había utilizado el escape coaxial de Daniels residía en la dificultad de lograr las altas precisiones que demandaba el mecanismo para lograr las características únicas de su desempeño. Tiempo después, con los avances de la tecnología fué posible llevar a la práctica el escape coaxial.

    La reflexión anterior me lleva a la siguiente pregunta: ¿Saben si actualmente existen otras innovaciones en los diferentes mecanismos de alta relojería pendientes de que algún avance tecnológico de manufactura les permita por fin formar parte del algún calibre?

    ¿Qué otros personajes como Daniels son considerados como visionarios en la industria y debido a qué contribuciones?

    Saludos!

  2. Tienes razón en el motivo de la no implantación anterior del escape co-axial. Aunque también creo que influyó una cierta reticencia de las marcas por modificar algo que ya les daba buenos resultados.

    En cuanto a otras innovaciones, no conozco ninguna equivalente al escape co-axial, en el sentido de partir de cero en el concepto.

    Hay una serie de innovaciones en cuanto a su aplicación en relojes de pulsera, pero que ya existían en relojes de pared o de pie. Aquí, el máximo exponente es François-Paul Journe con la resonancia o con el remontoir d’egalité. Tambien podríamos incluir a A. Lange & Sohne con el sistema de transmisión por cadena y caracol.

    Las otras innovaciones pendientes tratan de la aplicación de nuevos materiales en componentes ya establecidos. El principal y más importante es la espiral de silicio. Hace unos años, el grupo Swatch, Patek Philippe y Rolex iniciaron un proceso común de investigación en este sentido, que ya está dando sus frutos en el mercado en los más recientes modelos de Breguet, Omega, Patek y Rolex.

    Aunque según parece, el proceso productivo de estas espirales es más complejo de lo esperado, ya que su implantación está siendo más lenta de lo previsto. De todos modes, estoy convencido que dado el gran avance que representa, en una década las veremos en casi todos los relojes de alta gama.

    Saludos

  3. Me llama la atención que en un test no se haga constar cuántos segundos de variación al dia presenta el calibre que se analiza.
    También echo de menos que no se hable de que este sistema co-axial tiene un número de vph inferior al que es habitual, 28.8000, en muchos de los mejores calíbres actuales que se rigen por sistemas diferentes del co-axial. El número de vph tiene que ver con la exactitud, aunque, ciertamente, un calibre con un número de vph inferior a 28.800 puede también ser muy exacto.

  4. Hola Josep Maria,

    ¡Cuántos temas interesantes en tan pocas líneas!

    En primer lugar, es cierto que en este artículo en concreto (que por cierto es de los primeros que se publicaron en Watch-Test en sus inicios allá por finales de 2011), no se habla de la desviación diaria del calibre montado por el Omega Hour Vision.

    Al respecto de este tema, si bien es cierto que en los eventos anuales a los que asistimos – SIHH y Baselworld principalmente, aunque durante el año tengamos oportunidades adicionales gracias a las manufacturas – tenemos la oportunidad de tener los relojes en la mano, también es cierto que con ello podemos permitirnos comprobar muchos aspectos de las piezas, pero quedan otros pendientes – marcha del reloj y comodidad de uso por ejemplo – que son imposibles de testar a no ser que se pueda usar el reloj durante un período de tiempo, diría yo, que podríamos fijar en un mínimo de dos semanas.

    No obstante, por ejemplo, al respecto de la comodidad, hay parámetros que pueden dar una idea muy cercana a la realidad: dimensiones de la caja (altura y diámetro), material de fabricación, tipo de correa, … Si hablamos de la desviación, hay casos en los que queda en el aire, aunque precisamente en el caso que comentas, lo que sí sabemos es que por ser un cronómetro dispone del certificado COSC y que, por tanto, las desviaciones deben moverse necesariamente entre -4 y +6 segundos. El valor que adquiera en su uso dependerá del ajuste y de la actividad particular de cada usuario.

    Siempre que tenemos la oportunidad nos gusta publicar artículos de cronometría. Sin ir más lejos, a principios de esta semana publicamos este sobre el Omega Speedmaster Mark II o, si nos vamos un poco más atrás en el tiempo, los que puedes consultar en este link, en este (segunda parte) y en este (tercera y última parte).

    Al respecto de las alternancias del Calibre Co-Axial. Cierto, en este artículo en particular no se menciona que responden a un valor de 25.200 alternancias por hora (3,5 Hz), aunque es un dato que sí aparece en muchísimos de los artículos que en estos casi 5 años hemos dedicado a los guardatiempos de Omega.

    Exactitud …. ¡y precisión! Conceptos que no tienen el mismo significado y que de poco sirven el uno sin el otro. Pero aquí vamos a dejarlo, porque generaría un diálogo demasiado largo de mantener a base de comentarios. Nada más que afirmar, como bien indicas, que frecuencias de 2,5 Hz (18.000 alternancias por hora) y 3 Hz (21.600 A/h) son todavía muy utilizadas a pesar de que parece que la de 4 Hz es la que gana enteros. Recordar que, de manera adicional a otros temas, la frecuencia de oscilación del órgano de regulación de un reloj está directamente ligada a la energía consumida. A más frecuencia, mayor requerimiento de energía disponible para una misma reserva de marcha.

    Un saludo,

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.