Sin duda alguna, este Calatrava Pilot Travel Time, de referencia 5524G, será la bomba mediática, no solo de Patek Philippe sino de todas las novedades que veremos en Baselworld 2015. La clave de ello es uno de los términos de su largo nombre; el de Pilot. No me imagino a nadie, por visionario que fuera, que pudiese imaginar ver un reloj “de aviador” en el catálogo de la firma ginebrina.

Este nuevo Pilot rompe esquemas en Patek, con un catálogo hasta ahora fuertemente dividido entre relojes de estética clásica (la mayoría) y algunos de estética más “informal”, lease Nautilus y Aquanaut. A partir de ahora, este Calatrava Pilot Travel Time llenará dicho hueco, suavizando la transición entre ambos extremos. La duda es si derivará en una nueva colección estilo aviador o se quedará en solitario.

Patek Philippe Calatrava Pilot Travel Time – Antecedentes

Pero dejémonos de especulaciones y centrémonos en esta insólita pieza de Alta Relojería. Aunque impresionantes, ni su calibre ni las funciones que ofrece son nuevas en Patek Philippe. El módulo de doble huso horario ya lo encontramos en el Aquanaut Travel Time y también en el más reciente Nautilus Chronograph Travel Time. Al carecer de la función de cronógrafo, es precisamente con el Aquanaut con el que este Calatrava Pilot comparte movimiento, concretamente el calibre de carga automática 324 S C FUS.

Calatrava Pilot Travel Time faceLa distribución de todas las indicaciones en la esfera es también idéntica entre el Aquanaut 5160 y el Calatrava Pilot Travel Time. Por su parte, la caja es la clásica de geometría redonda al estilo Calatrava. ¿Donde reside por tanto la diferencia que a buen seguro causará revuelo entre coleccionistas de Patek Philippe? Pues por simple que parezca, en la estética de su esfera, y de los elementos que a través de ella visualizamos: fondo, acabado, color, índices y agujas. El estilo de todos estos elementos son los que en relojería distinguen a un reloj “vintage” dicho “de aviador” de otros tipos de guardatiempo. En consecuencia y coherencia, voy a empezar atípicamente en el análisis de de este elemento y las partes que lo componen.

El más llamativo de ellos, y por tanto el primero que llama la atención cuando lo observamos, son los índices de la horas. Para ellos se recurre al estilo de tipografía característica y común de la mayoría de los relojes de aviador o militares de principios del siglo XX. Se trata de números de un grosor muy por encima de lo habitual, cuya finalidad era incrementar la facilidad de lectura en la complicadas condiciones de pilotaje de la época.

Las agujas, en forma de espada y azuladas al fuego, siguen la misma filosofía tradicional en este tipo de reloj, con una considerable anchura que tiene como fin la misma meta de optimizar la legibilidad. Tanto las agujas como los números que se utilizan como índices horarios, están recubiertos en su parte interna con material luminiscente, aunque ya no se trata del tritio que utilizaban sus ancestros (ahora prohibido por las emisiones radioactivas que pueden afectar a quienes trabajan en su elaboración), sino de la moderna SuperLuminova, que si bien carece de la cualidad auto-luminiscente del tirito, necesitando de la luz solar para “cargarse”, es inofensiva y proporciona una desgaste efectivo en el tiempo mucho menor que el tritio.

Calatrava Pilot Travel Time esfera

Otro elemento distintivo, por no encontrarse en ningún otro reloj Patek Philippe del catálogo actual, es el acabado del fondo de la esfera, que huye de cualquier grabado o decoración guilloché y se decanta por el característico granulado que nuevamente nos recuerda a los primeros relojes instrumento o profesionales de pulsera.

Llegados a este punto, hay que plantearse y aclarar una cuestión que seguro ronda por la cabeza de muchos lectores, que es la “legitimidad” de Patek Philippe para realizar una versión moderna de este tipo de reloj. Obviamente cualquier marca de relojes tiene todo el derecho de “emular” un reloj antiguo aunque nunca lo haya realizado en su historia. Otra cuestión es lo que opinan los puristas, que no sin cierta razón consideran estas prácticas como poco éticas o engañosas.

En este sentido, la casi enfermiza discreción de Patek Philippe en cuanto a su legado se vuelve en su contra, pues pocos, incluso entre los coleccionistas, conocen que Patek fue uno de los pioneros en las primeras décadas del siglo XX en realizar relojes de pulsera profesionales dedicados a los pilotos de aviación. Concretamente se trataba de relojes “ángulo horario”, una indicación imprescindible en una época en que la electrónica y aun más el GPS, brillaban por su ausencia. De la precisión de dichos relojes y del ángulo horario, junto con un sextante y una señal de radio, dependían los pilotos para calcular con una precisión aceptable los rumbos de navegación. El reloj “ángulo horario” también llamado siderómetro, nace de una idea del oficial de la US Navy Philip van Horn Weems, un concepto que luego se perfeccionó con las aportaciones del legendario Charles Lindbergh.

Calatrava Pilot Travel Time origenEn la imagen de la derecha podemos observar uno de estos ejemplares, un reloj Patek Philippe con indicación de ángulo horario que pertenece al Museo Patek Philippe de Ginebra. Esta imagen también permite apreciar sus similitudes con este nuevo Pilot Travel y que se manifiestan especialmente en los elementos de la esfera que hemos analizado. También se puede apreciar el deterioro que causa el paso del tiempo en el tritio de agujas e índices.

Queda pues clara y fuera de toda duda la legitimidad ética de Patek Philippe para  homenajear este tipo de reloj. Ahora bien, también partiendo de la comparación surge la pregunta de el porqué Patek no ha implantado las indicación de ángulo horario en el nuevo 5524G, ofreciendo en su lugar un indicación de doble huso horario.

La respuesta nos la proporciona la misma Patek Philippe, afirmando que el Pilot Travel Time se inspira estéticamente en sus antiguos relojes con ángulo horario, pero que al mismo tiempo quería ofrecer a sus clientes unas funciones que realmente fueran útiles hoy en día. Por tanto, no estamos ante una réplica sino ante lo que podríamos denominar una inspiración. Desde este punto de vista la elección es plenamente válida, pues la indicación GMT, o de segundo huso horario, es de las más útiles que puede ofrecer un reloj mecánico hoy en día, ya que a nadie se le escapa que los avances en los medios de transporte aéreos hacen que cada día sean más las personas que realizan con frecuencia viajes de larga distancia.

Por otra parte, y volviendo a temas de legitimidad ética, nadie tiene más en relojes con indicaciones de diversos huesos horarios como Patek Philippe. Solo recordar que de la mano de Louis Cottier, Patek lanzó en los años 30 sus primeros relojes con indicación de Hora Universal, un diseño estético y mecánico legendario que se mantiene hoy en día en los 5130 y 5131, dos de los relojes más apreciados por los coleccionistas de la marca. Posteriormente, en el año 1959, Patek patenta su mecanismo “Travel Time”, que es el antecesor del calibre 324 S C FUS que equipa este Pilot Travel Time.

Patek Philippe Calatrava Pilot Travel Time – La Esfera

Calatrava Pilot Travel Time detallePero la modernización en este 5524 no se limita a las funciones que se ofrece, sino que también se aplica a ciertos elementos de su signo distintivo que es la esfera. Algunos son de carácter estético o cualitativo, como son los números de los índices horarios que a pesar de la fidelidad que hemos visto mantienen con el original, cambian su forma de implantación.

Para ellos, en lugar de la técnica de estampado típica de los relojes vintage, Patek decide que sean “aplicados”, es decir, realizados en una pieza de metal, en este caso oro blanco, que se fija sobre la base de la esfera. Ello implica una dificultad de implantación añadida y otorga una mayor sofisticación estética, aunque con la “gracia” de no disminuir el carácter “vintage” de este reloj.

Los otros elementos propios hay que atribuirlos a la diferencia de las indicaciones con respecto al modelo en le que se inspira este 5524G. El primero de ellos es una segunda aguja horaria, del tipo esqueleto, que mantiene las misma forma y tamaño que la principal con el fin de quedar oculta bajo ella cuando no se utiliza. Otro elemento evidente es el fechador ubicado a las 6 horas, para el cual, muy acertadamente, Patek ha optado por un esquema clásico de índice y aguja. En el interior de este fechador sí apreciamos una muy discreta decoración circular que se superpone al granulado, aunque para apreciarla hay que recurrir a ampliaciones como la de la imagen inferior.

Pero en esta sub-esfera, que lógicamente nos tiene que indicar 31 posiciones distintas, encontramos un hecho inusual en sus divisiones. Para facilitar su lectura rápida, además de los típicos índices, se implementan algunas cifras árabes distribuidas a intervalos regulares, aunque en este intervalo es donde reside lo atípico.

Calatrava Pilot Travel Time esfera 2

En lugar de implementar las cifras cada 2 horas, Patek decide hacerlo cada 3. La finalidad es que este contador no se vea excesivamente congestionado, lo cual afectaría tanto a su estética como a su legibilidad. Ahora bien, ello implica un inconveniente aritmético que no tiene solución: 31 no es múltiplo de 3. Por tanto es imposible mantener este intervalo en todo el perímetro. La solución de Patek a ello, aunque forzada, es simple y elegante: Tanto el día 31 como el 1 se señalan mediante números. Dicha unión espacial podría provocar confusión, lo que evita Patek recurriendo al color anaranjado para la cifra 1. De este modo se mantiene la simetría y la nitidez de este fechador.

Otro elemento diferenciador con respecto al reloj “ángulo horario” son las dos pequeñas ventanas circulares ubicadas simétricamente en el centro de la esfera. Su función es vital, ya que según su color nos permiten conocer de forma independiente y sincronizada el periodo diurno o nocturno de cada uno de los dos husos horarios.

Finalmente, nos queda un último detalle en la esfera que no tiene nada que ver con las funciones y que la diferencia no solo de los Patek “ángulo horario” sino de prácticamente todos los relojes vintage de aviación. Me refiero a su color azulado, que difiere del negro típico de estos relojes. Seguro que habrá quien lo califique de sacrilegio, pero a mí, que en múltiples ocasiones he manifestado mi predilección por la esferas azules, no puede dejarme más satisfecho. De todos modos, esta no deja de ser una cuestión muy subjetiva, lo que valida cualquier opinión al respecto.

Patek Philippe Calatrava Pilot Travel Time – La Caja

Calatrava Pilot Travel Time cajaDespués de esta autópsia a la esfera del 5524 toca hablar de su caja. Coherentemente con el estilo de este reloj, su geometría es redonda, limpia y simple, ausente de cualquier ornamentación excesiva.

Probablemente los elementos, que aunque externos, más destacan en ella son los dos pulsadores ubicados a la izquierda de la carrura que permiten avanzar o retroceder la indicación del huso horario a saltos exactos de 1 hora. Su estética, en forma redonda acabada con una especie de capuchón y firmemente acanalada, es sumamente atrayente y acertada, tanto desde el punto de vista estético como por la facilidad de manejo que proporcionan.

El diámetro de la caja es de unos generosos pero coherentes 42 milímetros, mientras que su grosor es de tan solo 10,78 mm, lo que garantiza su ergonomía y comodidad de uso. El material elegido para ella es el oro blanco, que aunque esperado y habitual en Patek Philippe, no deja de causarme cierta desazón, y esta será mi única crítica a este Calatrava Pilot Travel Time 5524G. Aquí Patek no puede escudarse en modernización, como es el caso de sus funciones, ni en fidelidad a los originales. Estamos ante un reloj con clara estética y filosofía de instrumento, y por ello, como en cualquier reloj deportivo, no hay materiales menos adecuados para su caja que un metal precioso. Tanto el platino como cualquier variante de oro, aportan unas magníficas virtudes antialérgicas, así como un envejecimiento que no hace más que reforzar su estética. Pero estos metales arrastran dos “contras” que los penalizan gravemente para cualquier uso desenfadado: su enorme peso específico y su escasa dureza, lo que se traduce en una casi inexistente resistencia estética al más mínimo roce.

Tanto desde el punto de vista de fidelidad histórica, como del de funcionalidad y practicidad, no creo que nadie dude de que el material adecuado hubiera sido el acero, con un peso muy inferior y una dureza mucho mayor que el oro. Ello dejando aparte la notable disminución de costes y en consecuencia del precio final del reloj. Pero ya se lo que va a decir Patek al respecto, que con estas u otras palabras vendrá a ser: “Patek Philippe es una firma que histórica y actualmente se asocia con cajas de oro y platino. Los relojes de acero son la excepción de la regla y deben mantenerse como algo muy especial”. Bien, aparte de que no soy nadie para decidir al respecto, es innegable que dicho razonamiento es lógico, comprensible y coherente. Pero también lo es, que no se me ocurre ocasión más excepcional y apropiada para saltarse la regla que este Pilot Travel Time. Aunque mantendré mi innato y muchas veces perjudicial optimismo, no perdiendo la esperanza de que Patek decida algún día obsequiarnos con una versión en acero de este fascinante reloj.

Calatrava Pilot Travel Time movimiento

Cuando le damos la vuelta al reloj, aparte del cristal de zafiro que permite admirarlo, podemos apreciar una nueva muestra de la discreción innata en Patek Philippe. Ni el más mínimo rastro de cualquier inscripción. En muchos relojes de este estilo de otras marcas seguro que nos encontraríamos ante una auténtica novela grabada. Esta ausencia de literatura, me recuerda un detalle aceptable pero no demasiado elogiable que es la hermeticidad de 3 bares que anuncia oficialmente Patek Philippe. Cierto que es un reloj “de aviación” y cierto que no es un reloj pensado para submarinismo, pero creo que no hubiese sido demasiado dificultoso obtener 10 bares de hermeticidad. Aunque probablemente la utilización del oro en la caja también penalice este aspecto, sumado al hecho de que a nadie en su sano juicio, sino es por ganas de aparentar, se le ocurrirá sumergirse en el mar con un reloj de oro.

Patek Philippe Calatrava Pilot Travel Time – El Movimiento

Del movimiento en sí mismo, el calibre 324 S C FUS, poco voy a analizar. Como he comentado al inicio, el módulo de huso horario y por tanto sus funciones, regulación y accionamiento son idénticos al del Nautilus 5990 Travel Time, que ya analicé en profundidad con motivo de su presentación en la feria de Baselworld del año pasado y a dicho artículo os remito para su información detallada.

324 SC FUS anverso

La obvia diferencia es que en el 5990 este modulo de doble huso horario se implementa sobre la base de cronógrafo CH 28-520 y en este Calatrava Pilot, al igual que en el Aquanaut, se hace sobre la base de movimiento automático 324. Solo certificar que este calibre ostenta el Sello de calidad Patek Philippe, y que por tanto, entre otras cosas, nos garantiza una precisión cronométrica de entre -3+2 segundos al día, una espectacular garantía que no dejaré de elogiar y que deberían imitar otras marcas.

Patek Philippe Calatrava Pilot Travel Time – Conclusión

Patek Philippe 5524G

El resumen de mi opinión acerca de este sorprendente Calatrava Pilot Travel Time, coincide con el de prácticamente todos los análisis que realizo de un Patek Philippe. Aparte del tema concerniente al material de su caja, no se me ocurre crítica alguna, ni desde el punto de vista técnico ni del estético. Esto no ha sido siempre así, ya que a pesar de mi apasionamiento por la marca, tengo que admitir que si retrocedo una década en el tiempo, pocos eran los Patek Philippe que me emocionasen desde el punto de vista estético. Pero en los últimos años, este crucial aspecto estético ha sufrido una transformación positiva realmente espectacular. No se el motivo de ello, pero espero y deseo que así continúe. El único problema es que cada vez son más los relojes Patek protagonistas de mis sueños….

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

4 comentarios

  1. Manuel Fortique el

    Excelente análisis. Antes de leerlo, sentí algo de decepción por el uso del oro en su caja lo cual compartí plenamente al final de sus comentarios. Por último, me quedé con la curiosidad sobre el precio del reloj.
    Cordiales saludos!

    MF

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.