Los que nos leéis habitualmente ya habréis notado que en los TEST más recientes se ha producido un cambio significativo, que afecta a la desaparición de la tabla de puntuaciones que antes se encontraba al final del artículo. En su lugar ahora aparece un resumen de PROS y otro de CONTRAS.

Este no es un cambio fortuito ni aleatorio, y aunque cueste de creer es la decisión final a un debate interno entre los miembros del equipo que nos ha llevado literalmente “de cabeza” durante dos años. Lo consecuente es que ahora os razonemos el porqué de esta decisión.

Ya en los pasos previos a la creación de www.watch-test.com teníamos claro un concepto al que no íbamos a renunciar y que sería el pilar de base de nuestro proyecto e incluso de nuestro nombre: debíamos opinar. Ya en los principios de estos largos años en el sector de la comunicación en Alta Relojería me sorprendió un aspecto generalizado en prácticamente todos los medios. Nadie opinaba ni criticaba. Todo se limitaba a comunicar las novedades de turno.

En prácticamente cualquier otro sector, ya sea automoción, informática, sonido, o un largo etcétera de temáticas, los medios analizan y critican los productos, y ello es el motivo por el que la mayoría de lectores se interesan por dichas publicaciones. Con la, por fin, normalización del medio internet en Alta Relojería, esta lógica se acrecienta. Las páginas web oficiales de las marcas ya no son antidiluvianas, pues se han adaptado a los tiempos, aportan un gran dinamismo y además informan profusamente de sus productos y novedades. En consecuencia, a nadie le interesa un medio independiente que se limite a informar. Lo que busca el aficionado, el apasionado, el coleccionista, o simplemente quien quiere adquirir un buen reloj sin más, es que alguien le aconseje y le razone las virtudes e inconvenientes de la enorme cantidad de relojes que le ofrece el mercado actual.

TEST_05_1280

Todo este razonamiento se resume en una sola palabra; opinión. Pero toda opinión independiente y honesta comporta inevitablemente críticas negativas y por ello casi todo el mundo de este sector nos vaticinó un fracaso. ¿Como se iban anunciar en Watch-Test las marcas a las que criticábamos ciertos aspectos de sus productos?. Pues bien, por suerte el tiempo nos ha dado la razón y firmas del prestigio de Patek Philippe, Vacheron Constantin, Audemars Piguet, Girard Perregaux, Chopard, Roger Dubuis, Christophe Claret, Longines, Graham y otras que pronto veréis en nuestras páginas, han confiado en nosotros. Y además, os puedo asegurar que en ningún momento hemos recibido de ellas la más mínima queja cuando no dejamos excesivamente bien parado alguno de sus relojes. Aunque parezca una perogrullada, se trata de empresas altamente profesionales, cuyos responsables incluso agradecen y valoran las críticas. Saben que los artículos donde todo son maravillas no son creíbles y por tanto carecen de interés para sus potenciales clientes.

Una vez expuesta la base de nuestra filosofía, vamos a entrar en el motivo de este artículo. Teníamos y tenemos claro que debemos opinar. El quid de la cuestión es como objetivizarlo al máximo. Decidimos ser extremos y plasmar una evaluación final en cada test en forma de tabla con puntuaciones del 0 al 10 para diversos aspectos del reloj.

Aquí es donde se planteó el debate ya que este método, aunque muy definitorio, plantea diversos inconvenientes. El de la subjetividad es inevitable, pues aspectos como la estética de un reloj son por definición altamente subjetivos. Pero el problema es que la puntuación de ciertos aspectos claramente objetivos puede llevar a confusión. La clave de este conflicto es decidir si cuando puntuamos una característica objetiva de un reloj, lo hacemos con referencia relativa a relojes de precio y características similares o lo hacemos de forma absoluta.

PP RM 6002_05

Pongamos un ejemplo con una característica absolutamente objetiva y cuantificable como es la hermeticidad de un reloj.  Si tomamos un reloj con repetición de minutos, con todo lo que ello conlleva, con una hermeticidad de 1 bar y lo puntuamos en términos absolutos, el resultado sería un 1. Si lo hacemos en términos relativos a relojes con esta complicación, la puntuación lógica sería de casi un 10. El problema es que ambos métodos pueden llevar a confusión. En el caso del método absoluto, que conlleva una puntuación de 1 sobre 10, puede transmitir una imagen nefasta cuando no es la realidad. El método relativo, que le otorgaría un 10, puede escandalizar a quien lea en otro Test que puntuamos con un 5, o incluso un 4 a un reloj tipo “diver” con 10 bares de hermeticidad.

Este mismo problema se plantea en otros aspectos como son los acabados o el movimiento. Podemos analizar por ejemplo los acabados de la caja de cualquier Patek Philippe, o de otra marca de su nivel, y obviamente serán perfectos, de 10. Pero si lo comparamos con la complejidad de la caja del 6002 de la imagen superior ya no le podemos dar un 10. Como mucho lo podríamos puntuar de 6 o 7, lo que a su vez implicaría que una magnífica caja de marcas situadas un peldaño inferior no podrían pasar de un 5, algo que puede dar la impresión de que sus acabados no son muy loables, cuando no es así.

Estos razonamientos son prácticamente aplicables a cualquiera de los parámetros que puntuábamos, ya que incluso los más objetivos no dejan de ser relativos. Debido a ello, finalmente hemos tomado la decisión de eliminar el cuadro de puntuaciones y sustituirlo por un apartado de pros y contras. Ello nos permite realizar ciertas puntulizaciones o matizaciones que un simple número no permite. Espero que este método os resulte más útil para sacar vuestras propias conclusiones de los relojes que analizamos en nuestros test.

… Y sí. La imagen del 6002 está tomada “en vivo”. Todo un privilegio que Patek nos ha concedido recientemente. Una pista más para la próxima y muy especial serie de artículos, que ya hemos insinuado en otras entradas, que publicaremos sobre una temática relojera muy concreta.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

50 años de pasión heredada por la relojería. 10 años transmitiendo mi pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad. Y con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.