Hace ya cuatro años, Richard Mille fue la primera firma que se atrevió a fabricar una caja totalmente en zafiro, el RM 056 Felipe Massa, acaparando todo el interés de la prensa especializada durante su presentación en el SIHH 2012. Bisel, carrura y trasera, los tres elementos que componen la típica caja tripartita de Richard Mille, estaban elaborados en zafiro. Un año después, el RM 056-01 lo superaba en cuanto a transparencia gracias a utilizar este óxido de aluminio en platina y puentes. Ahora, su diafanidad se traslada al mundo femenino mediante el nuevo Richard Mille RM 07-02 Pink Lady Sapphire, un guardatiempo que luce una espectacular caja de zafiro rosa, cuyo nombre se inspira en el célebre coctel de los años 30 dirigido a las mujeres de la alta sociedad de Nueva York.

Richard Mille RM 07-02 Pink Lady Sapphire

El zafiro es conocido por su gran resistencia a los arañazos, con una dureza que alcanza los 1800 Vickers. El desafío más grande al que ha tenido que enfrentarse Richard Mille ha sido la mecanización de estas piezas debido a la alta complejidad que conlleva este material. Para obtener esta caja han sido necesarias más de 40 días de trabajo, de las cuales 430 corresponden al trabajo de amoladura y 350 al de pulido para el conjunto carrura/bisel/fondo. Con unas dimensiones de 46,75 x 32,90 x 14,35 mm, la caja está ensamblada mediante nada mas ni nada menos que 24 tornillos spline de titanio grado 5, y es sumergible hasta 30 metros gracias a dos anillos tóricos de Nitrilo. Se entrega con una correa de aligator blanca, que consigue ofrecer un conjunto realmente bello gracias a su acertado contraste con el rosado del zafiro, el oro rojo y los diamantes. El único “pero” lo podemos encontrar en su excesivo grosor, en claro perjuicio de su ergonomía. Pensad que, por ejemplo, el también femenino RM 007, con unas muy similares dimensiones de alto y ancho, tiene un espesor un 25% inferior (10,90 mm). No es que Richard Mille decida hacer el reloj más grueso porque sí, sino que esta dimensión viene marcada por el uso del zafiro, y la búsqueda de la arquitectura que le confiera su adecuada resistencia estructural.

Richard Mille RM 07-02 Pink Lady Sapphire crop 1

La platina esqueletada y los puentes del RM 07-02 están totalmente fabricados en oro rojo de acabado granallado y con ángulos pulidos a la mano y contornos estirados, el mismo material utilizado en el realce externo que incorpora la escala de minutos y los doce índices horarios en forma de lágrima, rellenos con sustancia luminiscente de color rosado. La esfera esqueletada adopta una forma alargada que refleja la geometría tonneau de la caja con un evidente predominio de su componente vertical que, además, se ve realzado por el delicado engastado de 164 diamantes que rodean su esfera central de ónice.

Richard Mille RM 07-02 Pink Lady Sapphire crop 2

El mecanismo encargado de dar vida al Richard Mille RM 07-02 Pink Lady Sapphire es el nuevo calibre CRMA5, un movimiento esqueletado de cuerda automática con horas, minutos y rotor de geometría variable, que disfruta de una reserva de marcha de 50 horas y late a 28.800 alternancias por hora (4 Hz). Sumándose a los impecables acabados de todos los Richard Mille, su elemento más vistoso es su masa oscilante esqueletada y engastada con 52 diamantes.

Richard Mille RM 07-02 Pink Lady Sapphire trasera

AYÚDANOS A MEJORAR. VALORA ESTE ARTÍCULO.
[Total: 0 Valoración: 0]

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.