El año pasado, Richard Mille nos sorprendió con el lanzamiento del RM 056 Felipe Massa, cuya principal y llamativa característica era el uso del zafiro como material para fabricar la caja. Si ya era impactante la transparencia conseguida, con el  RM 56-01 presentado en el pasado SIHH se ha superado con creces, consiguiendo un reloj realmente espectacular.

El nivel de transparencia, nitidez y diafanidad es increible, casi fantasmal. Esta vez no se ha limitado a utilizar el zafiro en la caja… sino también en la platina y puentes. Así pues, retoma esta idea desde que, ya hace cinco años, lanzó el RM 018 Hommage à Boucheron con motivo del 150 aniversario de la inauguración en 1858 de la primera tienda de la famosa joyería, en la que utilizó el zafiro en la platina.

La caja mantiene el diseño tonneau del RM 056, e incluso sus medidas: 50,50 x 42,70 x 16,75 mm (alto-ancho-grosor). El bisel, carrura y fondo del RM 56-01 se han realizado a partir de piezas de zafiro tallados en un solo bloque. Según Richard Mille, su mecanizado ha sido la parte más complicada del proceso de fabricación, habiendo necesitado más de 1000 horas; de hecho, ha requerido la compra de su propia máquina especial CNC. Todos sus elementos han sido mecanizados por un gran especialista en este material, la casa Stettler Sapphire, en Lyss. Debido a que es el elemento clave de este guardatiempos, repasemos brevemente sus cualidades.

El zafiro es, después del diamante, el material más duro y más resistente, con una dureza de 9 en la escala de Mohs y 1800 Vickers. El producto sintético es inerte, transparente cuando se pule, resistente a los ácidos, estable ante variaciones térmicas, de baja conductividad eléctrica, y con un punto de fusión de más de 2000 ° C . Es, por tanto, un material ideal para ser empleado en relojería, aunque generalmente limitado a ser utilizado en la creación del cristal que protege a la esfera.
La fabricación del zafiro sintético tuvo éxito por primera vez en 1902, gracias al trabajo del químico francés Louis Auguste Victor Verneuil, mediante un proceso llamado fusión por llama. Actualmente se sigue utilizando junto con otros métodos, como el EFG o el Kyropoulos. La ausencia total de contaminantes implica que la transparencia del zafiro sintético sea extrema.

Pero volvamos al RM 56-01, cuya principal novedad es, como ya hemos avanzado anteriormente, sustituir la platina por placas de zafiro. Aportando una luminosidad y transparencia increíbles, soporta la totalidad del calibre tourbillon de cuerda manual, consiguiendo que éste “flote” en el interior del reloj, como un mágico efecto visual parecido al conseguido en el Rotonde Mystérieuse de Cartier cuyo Test os presentábamos hace unas semanas.
La rueda primera y el puente central también han sido tallados en zafiro. Este último posee unas nervaduras talladas, claramente visibles desde el fondo, que logran aumentar la rigidez del conjunto a la vez que aligerar la estructura.

Un aspecto crucial para conseguir una visibilidad adecuada era solucionar los múltiples reflejos que toda esta estructura cristalina puede ocasionar. Para ello, tanto la platina como el puente central implementan un tratamiento antirreflejos por ambas caras, al igual que el cristal y el fondo, de 2,50 mm de espesor.


Situados ya en la esfera esqueletizada, un gran barrilete y el tourbillón, dominan la escena a las 12 y 6 horas respectivamente. Entre ellos se sitúan las agujas de horas y minutos en posición central. A ambos lados del barrilete encontramos dos indicadores adicionales en forma de arco: a la derecha, el indicador de par nos informa sobre la tensión del muelle-motor, y a la izquierda, la escala de la reserva de marcha, que en su punto máximo de carga nos marca las 70 horas de que dispone el RM 56-01.
A las 4 horas implementa el tradicional selector de funciones de la corona, con las posiciones W, N y H (remonte, posición neutra y puesta en hora respectivamente), esta vez bajo una estética ciertamente minimalista.

Con un diseño en consonancia con este despliegue de transparencias, la correa que implementa este guardatiempos también merece un punto de atención. En colaboración con Biwi S.A., Richard Mille ha desarrollado el Aerospace Nano, un elastómero que gracias a la nanotecnología ofrece la transparencia y resistencia necesarias para conjugar perfectamente con el RM 56-01.

Lanzado en una edición limitada a 5 unidades, el RM 56-01 cuesta la friolera de 1.300.000 €…. impuestos aparte.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero geólogo, Master en Geología Marina y Master en Restauración Medioambiental, Co-fundador y editor en Watch-test. Opinión, pasión y rigor, son los pilares fundamentales que sustentan la redacción de mis artículos. La clave, disfrutar de una profesión que coincide con mi afición.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.