Por todos, o por la inmensa mayoría, es sabido que Roger Dubuis representa la única manufactura ginebrina cuyos guardatiempos están certificados al 100% por el prestigioso y exigente Poinçon de Genève. En este caso, cuando nos referimos al guardatiempos, lo hacemos en el más amplio sentido de la palabra, es decir, no solo al movimiento mecánico que late en su interior, sino a la totalidad del conjunto de piezas que lo constituyen incluyendo la caja.

Ya durante la celebración de la pasada edición del SIHH, Roger Dubuis en alegoría a este sello y al escudo de la ciudad de Ginebra, cedió el total protagonismo de su stand a una gran figura de un águila coronada sosteniendo una llave entre sus garras. Ahora, pasados justos tres meses desde que tuviera lugar el evento, la manufactura dedica un video de casi cinco minutos a este Sello. Video que nos acompaña en un breve pero interesante camino a través de las principales características y exigencias que tan sólo son capaces de cumplir 24.000 de los 30 millones de relojes producidos anualmente. De estas 24.000 piezas, 5.000 ó, lo que es lo mismo, responden a la totalidad de la producción anual de Roger Dubuis.

El Poinçon de Genève entró en vigor en el año 1886. Concedido por el Estado de Ginebra a escasos relojeros, ofrece la garantía oficial de que el movimiento mecánico del reloj ha sido fabricado a mano, ensamblado y ajustado en Ginebra, respetando los rigurosos requisitos de la buena fabricación relojera, de acuerdo con doce criterios históricos. Todos los componentes, incluso los ocultos, de un movimiento sellado con el Poinçon de Genève están acabados y decorados a mano.

En 2011, año del 125º aniversario del sello, la entidad independiente del Estado de Ginebra Timelab, Laboratorio de relojería y microtécnica de Ginebra, llevó a cabo reajustes importantes en los criterios de atribución del Poinçon de Genève, con el fin de tener en consideración de manera más adecuada las expectativas del cliente. Si bien las condiciones impuestas hasta entonces se han mantenido, a estas se han añadido nuevos requisitos.

De entre todas las modificaciones introducidas en esta revisión la más importante, sin lugar a dudas, responde a que, desde ahora, se revisa todo el reloj, dejando de limitarse exclusivamente a su movimiento. De esta forma, cada reloj se somete de manera individual a una serie de pruebas rigurosas durante siete días, con el objetivo de comprobar su precisión, su hermeticidad y sus funciones, así como su reserva de marcha.

Para acabar, os dejo con el video.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Sobre el Autor

Ingeniero Técnico Industrial, de formación electrónica con pasión por la micro-mecánica. Co-fundador y editor de Watch-Test. En mi trabajo y en la vida tengo una máxima: Las cosas hay que explicarlas de manera que se entiendan. De lo contrario, el esfuerzo es en vano.

Dejar una Respuesta

¿Te apasionan los relojes?

¿Te apasionan los relojes?

A nosotros también. Mucho, mucho. Por eso queremos ofrecerte gratuitamente e-books, una newsletter semanal y acceso a contenido exclusivo. ¿Te parece interesante?

¡Genial! Ahora, revisa tu email.