Roger Dubuis Excalibur Sorayama Monobalancier

Con el nuevo Excalibur Sorayama Monobalancier, Roger Dubuis pone en pausa momentánea el automovilismo y se centra en el arte urbano.

\\ WT REF 85228 Se lee en 2' 53''
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

El Roger Dubuis Excalibur Sorayama Monobalancier refleja la colaboración de la manufactura ginebrina con Hajime Sorayama. Este mediático ilustrador japonés se convirtió en mundialmente famosos por sus superrealistas «Sexy Robots», lo que le ha llevado a ser invitado a colaborar con los nombres más importantes de sectores tan dispares como son la alta costura, la tecnología y la música. Entre esta colaboraciones podemos destacar el Sony AIBO, el famoso perro robot de la poderosa firma tecnológica japonesa.

Hajime Sorayama

Para plasmar su creatividad, Roger Dubuis y Hajime Sorayama han elegido uno de los relojes icónicos del catálogo de la manufactura suiza; el Excalibur Monobalancier. Salvo casos muy concretos y especiales, como los Hublot Orlinski, estamos habituados a que este tipo de colaboración se limite a variaciones cromáticas del reloj en el que se basan. Al igual que el mencionado Orlinski, el caso del Excalibur Sorayama Monobalancier, ya que lo que aporta al reloj, aunque de carácter estético, es de índole muy mayor.

La prueba la podemos ver en el Excalibur Monobalancier Black Ceramic del que hablamos hace tan solo dos meses en este artículo. Apreciaremos que la geometría básica de la caja y de lo que se ve a través de la esfera son los mismos, pero el diseño de estos elementos es muy distinto.

Roger Dubuis Excalibur Sorayama Monobalancier - carrura

Lo que ha aportado Hajime Sorayama al Excalibur MB no puede calificarse como de un discreto «rediseño» sino de todo lo contrario; literalmente rompe los códigos estéticos de este reloj de vanguardia. Los ángulos rectos, duros y marcados que caracterizan el Excalibur, desaparecen y dan paso a suaves curvas.

Este cambio lo apreciamos en todos los elementos externos del reloj, incluida la caja. La imagen superior nos muestra la delicadeza y suntuosidad que ha aplicado Soroyama a las formas de la carrura al del protector de corona, donde los ángulos cortantes desaparecen totalmente.

Roger Dubuis Excalibur Sorayama Monobalancier - detalle esfera

Otro rediseño suavizado lo encontramos en la esfera del Excalibur donde la icónica estructura en forma de estrella pierde su agresividad y adquiere unas suaves curvas que destellan sensualidad. El gran mérito de Soroyama es que aplica estos cambios a priori extremos sin que el Excalibur pierda ni un ápice de su carácter.

También en la esfera, más exactamente en el anverso del movimiento visible a través de ella, encontramos otro elemento que Soroyama ha rediseñado; el micro-rotor que le concede su condición de reloj automático. El diseñador japonés ha ideado un diseño que recrea una ilusión óptica de «moiré» generada por el giro que originan los movimientos de la muñeca de su propietario.

La lógica del rediseño que ha realizado Hajime Sorayama en todos los elementos del Excalibur es irrefutable. Sus famosos «Sexy Robots» se basan en la sensualidad del cuerpo femenino y si hay algo que no encontraremos en ningún cuerpo humano, independientemente de su género, son ángulos rectos.

Otro aspecto que no se puede pasar por alto es que Soroyama ha optado por el Excalibur dotado con brazalete metálico. Nuevamente se trata de una decisión coherente ya que la sensación «metálica» es indisociable en el acabado pulido de sus esculturas en 3D. En el diseño de este elemento de sujeción, el artista japonés aplica nuevamente los suaves contornos que ya hemos visto en el resto de elementos externos.

La caja del Excalibur Sorayama Monobalancier, de 42 mm de diámetro, está realizada en titanio grado 5, el mismo metal que se emplea para su brazalete. Su producción está limitada a 28 unidades y su distribución está restringida inicialmente a Japón.

Roger Dubuis Excalibur Sorayama Monobalancier

Curiosamente es la misma norma que hemos visto hace poco con el Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Enamel Hokusai «Amida Falls» (artículo). Personalmente, en la tercera década del siglo XXI en la que vivimos, me parece una política incongruente ya que las fronteras comerciales hace mucho tiempo que no existen. Si me presento en un distribuidor japonés de Roger Dubuis y solicito adquirir el Excalibur Sorayama Monobalancier, ¿me lo negarán por no ser japonés?. ¿Y si solicito la compra vía e-mail? ¿Y si llamo por teléfono?…

\\ WT REF 85228
  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp
, el autor

Décadas de pasión heredada por la relojería. 17 años transmitiendo esta pasión por internet. Primero fue MundoPanerai, luego Cronomundi, ahora Watch-Test. Unos proyectos que nacieron bajo una idea muy clara que se mantiene en el tiempo: el lector busca opinión de calidad y fiable. Con toda la subjetividad que conlleva, opinión y crítica razonada es lo que pienso seguir ofreciendo.

Dejar una Respuesta